Haití vuelve a la hambruna por corrupción en Petrocaribe y crisis en Venezuela

El presidente haitiano Jovenel Moïse admitió recientemente que su país "está a las puertas de una crisis humanitaria" y pidió ayuda internacional para superarla

5.709
Los fondos que se ahorraban gracias a la alianza con Venezuela debían destinarse a infraestructuras públicas y programas sociales. Sin embargo, la población haitiana nunca vio esos beneficios. (Global voices.org )

Haití, el país más pobre de América Latina, volvió a la hambruna en medio de la crisis económica sin precedentes que enfrenta Venezuela. Sus carencias estarían directamente ligadas a la corrupción en Petrocaribe y a la escasez de combustible por la falta de envíos por parte del régimen de Nicolás Maduro.

Durante una década los regímenes de Hugo Chávez y Maduro lograron comprar las consciencias de los países miembros de Petrocaribe con el constante envío de crudo que de algún modo les permitía sustentarse; sin embargo, con la llegada de la crisis humanitaria en Venezuela, la escasez de dólares en efectivo y la caída en la producción petrolera, el país suramericano decidió abandonar dicha alianza y con ella desnudar la realidad y la corrupción en naciones como Haití.

Petrocaribe es una alianza petrolera de muchos países caribeños con Venezuela para comprar petróleo bajo condiciones de pago preferencial. La alianza fue lanzada en 2005 y ocho años más tarde PetroCaribe acordó vínculos con la Alianza Bolivariana para las Américas (ALBA), para ir más allá del petróleo y supuestamente «promover la cooperación económica».

El presidente haitiano Jovenel Moïse, quien ganó en unas presuntas fraudulentas elecciones, admitió recientemente que su país «está a las puertas de una crisis humanitaria» y pidió ayuda internacional para superarla.

En virtud de acuerdos con Venezuela, Haití llegó a recibir unos 60 000 barriles de crudo al día en condiciones mucho más favorables que las del mercado. Más de la mitad de los costos del petróleo, que se vendía con un fuerte descuento, podían devolverse a 25 años con un interés del 1%, lo que supuestamente permitía que el Gobierno utilizase estos beneficios para fomentar el desarrollo económico.

A cambio, Haití respaldaba a Venezuela ante Estados Unidos en foros regionales como la Organización de los Estados Americanos.

De acuerdo con las investigaciones, los fondos que se ahorraban gracias a la alianza con Venezuela debían destinarse a infraestructuras públicas y programas sociales. Sin embargo, la población haitiana nunca vio esos beneficios. El escándalo de Petrocaribe se suma además a la falta de combustible desencadenada por la crisis en Venezuela.

De acuerdo con France 24 «uno de cada tres haitianos necesita asistencia urgente para cubrir sus necesidades alimentarias diarias. Eso equivale a más de tres millones y medio de personas, pues el 60 % de la población vive con menos de dos dólares al día y el PIB per cápita es de 870 dólares, ocho veces menos que en República Dominicana, su país vecino».

Jovenel Moise «hasta el cuello»

En junio la Corte Superior de Cuentas de Haití envió al Parlamento su informe final sobre la investigación que realizó sobre los actos de corrupción relacionados con Petrocaribe; la investigación arrojó que una compañía del presidente haitiano, Jovenel Moise, recibió millones de dólares para la ejecución de varios proyectos que nunca se ejecutaron a pesar de haber recibido el dinero.

El reporte de la Corte Superior de Cuentas califica de «grave» la manera en que varios Gobiernos han gastado más de 2 000 millones de dólares de los fondos de Petrocaribe entre 2008 y 2016, la mitad de los recursos generados por el programa durante ese período.

Asímismo de acuerdo con la agencia de noticias EFE,  existe una red de funcionarios dentro del Gobierno haitiano que gestiona la obtención de contratos para amigos del expresidente del país Michel Martelly, así como para el exministro ministro Laurent Lamothe.

A raíz de la crisis humanitaria y la corrupción descubierta, los haitianos se han mantenido en la calle manifestando su descontento contra el Gobierno de Moise; exigen su renuncia y nuevas elecciones.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento