Diálogos fallidos, deslealtad con los aliados y corrupción: las diferencias de Calderón Berti con Guaidó

Calderón Berti, quien fungía como legítimo embajador de Venezuela en Colombia, evidenció que el ser transparente y crítico pudo haber sido la razón de su salida

7.477
Calederón Berti defendió el trabajo del PanAm Post por haber dado a conocer el caso del «Cucutazo»,  resaltó que «esa debe ser la labor de los medios de comunicación». (Twitter)

Humberto Calderón Berti, quien fungía como legítimo embajador de Venezuela en Colombia y fue destituido sorpresivamente por el Gobierno interino de Juan Guaidó, ofreció una rueda de prensa donde evidenció que el ser transparente y crítico pudo haber sido la razón de su salida: «No tengo idea de qué fue lo que produjo mi destitución. Si las denuncias sobre lo de Cúcuta. Mi punto de vista sobre Monómeros o sobre los diálogos. La relación se interrumpió y yo nunca tuve una llamada de Guaidó. Le escribía y no me respondía».

Calderón Berti, quien representó al Gobierno de Guaidó informó que nunca tuvo comunicación directa con el mandatario interino, y que a pesar de haberle enviado «algunas cosas» nunca obtuvo respuesta; sin embargo, señaló que su relación fue diferente con el diputado Julio Borges quien sí fue «generoso, considerado y respetuoso»: «No estoy metiendo a Borges en el mismo saco de los demás», agregó.

Informó que en los últimos seis meses él sacó de su bolsillo para costear el funcionamiento de la embajada, mientras dejó de lado la atención a su familia para dedicarse a ejercer como embajador de Venezuela.

Hizo énfasis en que hace unos meses le había mandado a decir a Guaidó que ejerciera la Presidencia sin titulazgos.

La salida de Calderón Berti generó polémica en Venezuela y el mundo, sobre todo, porque fue uno de los principales funcionarios que siempre se manifestó en contra de los diálogos con el régimen de Nicolás Maduro, además fue el primero en ordenar una investigación transparente acerca del caso «Cucutazo» que reveló PanAm Post.

Sobre el Cucutazo

En la rueda de prensa Calderón Berti fue enfático en señalar que en cuánto se enteró del manejo irregular del dinero destinado a ayudar a los militares venezolanos en Cúcuta, informó al Gobierno de Guaidó lo que sucedía, mandó a hacer una auditoría en Caracas y además pidió a la Fiscalía colombiana una investigación exhaustiva.

«Yo tenía que presentar eso frente a los organismos competentes de Colombia. La Fiscalía está estudiando el caso y no ha sido mi responsabilidad que se haya tomado tanto tiempo», dijo.

De forma indirecta defendió el trabajo del PanAm Post al haber dado a conocer el caso del «Cucutazo» y resaltó que «esa debe ser la labor de los medios de comunicación».

«Debo decir responsablemente que yo no filtré esa información, que hubo un manejo indebido del dinero y que la prensa está en su obligación de informar; ¿por qué tengo que criticar que la información se sepa?», señaló.

«He sido siempre respetuoso de los medios de comunicación ese es su trabajo, los medios no pueden dejarse manipular. El hecho fue que ocurrió; la lucha contra la corrupción no puede ser materia prima y tiene que ser testimonio permanente del servidor publico», agregó.

Calderón Berti dijo además que nunca supo de dónde venían los recursos malversados: «Las autoridades colombianas me dieron la alerta. Donde hablaban de prostitutas, manejo indebido de los fondos (…) esa auditoría estaba en Caracas y lo sabía Leopoldo López. Luego salió el reportaje del PanAm Post», recordó.

«El problema no fue que se filtró. El problema fue que ocurrió. Que hubo un manejo indebido. La prensa tiene que hacer su trabajo. Lo triste no es que se haya sabido, sino que haya ocurrido (…) Tampoco se trata de que el monto haya sido pequeño. No es un problema de monto. El hecho fue que ocurrió. Y eso había que sancionarlo», sentenció.

Por último denunció que el segundo informe de Amnistía Venezuela sobre el «Cucutazo» fue manipulado gracias a presiones: «la segunda versión fue manipulada». Agregó que efectivamente funcionarios de Guaidó malversaron millones de pesos.

Sobre los diálogos fallidos y la deslealtad hacia los aliados

Durante la rueda de prensa, el ahora exembajador de Venezuela en Colombia dijo que siempre estuvo en desacuerdo con los diálogos de Oslo y que siempre lo manifestó públicamente.

«Cuando se iniciaron los diálogos yo tuve mis reservas, creo que a los representantes del gobierno de Guaidó los están manipulando… eso molestó a muchos», señaló.

«No hay que decirle a la gente que hay que salir a la calle y por debajo dialogar. Y qué pasó con el diálogo: fue un fracaso, pero peor que los diálogos fue haber tenido desconsideración con nuestros aliados. No hay derecho que Colombia se haya enterado de esto por la prensa. No estoy planteando que se le pida permiso pero sí que exista consideración», agregó.

«Me consta el malestar que eso generó en detrimento de nuestra confiabilidad y la transparencia que hay que tener con los aliados. Lamentablemente esos diálogos no funcionaron», criticó.

«A mí me educaron, me enseñaron a ser leal, tengo 60 años trabajando y siempre he tenido frente a mis superiores respeto, transparencia y lealtad. Yo no soy indisciplinado, lo que no soy es sumiso. Cuando veo algo que está mal lo digo», dijo Calderón Berti en una fuerte crítica al Gobierno de Juan Guaidó a quien consideró desleal por iniciar diálogos con el chavismo a espaldas de los venezolanos y de Gobiernos amigos como el de Estados Unidos, Colombia, Chile o Argentina.

Sobre Monómeros

Monómeros Colombo Venezolanos S.A. es la empresa líder en Colombia que provee productos químicos básicos e intermedios para la industria y el sector agropecuario. La compañía ahora está en manos de Juan Guaidó quien investiga actos de corrupción en la empresa estatal.

Calderón Berti dio a conocer que el encargado de designar a las nuevas autoridades de la empresa fue el Gobierno de Guaidó y que allí «metieron la mano los partidos políticos». Criticó que la nueva junta directiva esté conformada por gente sin preparación.

«Los partidos metieron la mano en Monómeros y metieron gente no calificada y de poca reputación. No puede haber en las empresas públicas rebatiña ni reparto partidista», dijo.

«Hay muchos partidos venezolanos que son stalinistas. Nosotros no podemos salir de esto para que haya algo peor. Los venezolanos quieren regresar a su país. Pero no a un país de intolerancia y plagado de corruptos. No un país en el que todos se financian de los saqueadores», agregó.

«Yo presencié en una oportunidad una reunión donde había dirigentes políticos maltratando a la junta directiva. Yo me retiré», concluyó.

Sobre la transición en Venezuela y posibles elecciones

Calderón Berti aprovechó la oportunidad de criticar la posibilidad de que próximamente se lleven a cabo elecciones en Venezuela y dejó claro que él no participó en la redacción del nuevo «Estatuto de Transición».

«Yo no participé en la redacción del Estatuto de la Transición, eso lo aprobó la Asamblea Nacional (…) Con Maduro al frente, el Plan República, el CNE actual y sin supervision internacional no pueden haber elecciones libres. Mientras Maduro esté al frente del país no hay garantías de elecciones libres», dijo.

Agregó que los cimientos de la democracia se van a asentar durante la transición: «no debe ser un reparto entre partidos políticos y debe estar integrada por los mejores hombres del país», agregó.

Dijo además en una especie de mensaje indirecto al Gobierno interino que «la gente tiene que sentir que sus gobernantes no están haciendo las cosas a sus espaldas y que no se están enriqueciendo».

«Le recomendaría al presidente Guaidó que viera con quién se rodea. La transición no puede ser una rebatiña. Yo no tengo ninguna relación con él desde hace meses. No he hablado con él (…)Si la transición no se hace bien hecha va a haber pantomimas de la democracia», sentenció.

Sobre «falso» documento de conspiración

Recientemente se dio a conocer un documento donde supuestamente Calderón Berti habría conspirado contra el Gobierno legítimo de Juan Guaidó y lo vinculan con los chavistas Vladimir Padrino López y Maikel Moreno; ante esta situación, el exembajador de Venezuela en Colombia lo negó.

«Yo no conozco a Padrino ni Maikel Moreno, no participé en la hazaña militar del 30 de abril», sentenció.

Y es que el documento parece una copia del acuerdo que habrían firmado el Gobierno de Guaidó, Padrino López y Maikel Moreno el pasado 30 de abril, donde acordaban que los funcionarios chavistas formaran parte de la transición en Venezuela.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento