Es falsa la tesis de la normalización: Venezuela continúa desmoronándose

Desde firmas encuestadoras relacionadas con el chavismo se busca crear la impresión nacional e internacional de que la crisis en el país suramericano "se normaliza"

5.338
Mientras que la economía se encuentra completamente estatizada, con férreos controles y sin capacidad para producir riquezas, el país no podrá salir del hueco en el que se mantiene (Foto: Cortesía de @EmmaRincon)

Desde firmas encuestadoras relacionadas con el chavismo, como Datanálisis en Venezuela, se busca crear la impresión nacional e internacional de que la crisis en el país suramericano «se normaliza» y que supuestamente la calidad de vida está mejorando; sin embargo la realidad es opuesta en la nación con la inflación más alta del mundo y los salarios más bajos de la región.

El director de Datanálisis José Gil Yepes dijo a través de su cuenta en Twitter que en existe un supuesto «repunte económico» tras observar que en Caracas «reapareció el tráfico, las motos y hasta los taxis».

«… Me alegro por los que vamos teniendo mejores condiciones de vida. Espero que el gobierno siga abriendo la economía», señaló.

Pero la verdad es que la tiranía de Nicolás Maduro no «está abriendo la economía»; de hecho el precio del dólar sigue en aumento, el salario que además es en bolívares no supera los USD 5 mensuales, la mayoría de los venezolanos no tiene acceso a divisas, y la inflación en Venezuela sigue en repunte.

La economía de un país no se normaliza si existe una hiperinflación récord; de hecho un estudio de la Asamblea Nacional de Venezuela señala que en noviembre se ubicó en 13.475,8 %. En lo que va de año, la inflación acumulada es de 5.515,6 %, informó el diputado Ángel Alvarado.

Mientras que la economía se encuentra completamente estatizada, con férreos controles y sin capacidad para producir riquezas, el país no podrá salir del hueco en el que se mantiene; en ese sentido la burocracia ha ido cumpliendo el rol de arruinar la iniciativa privada.

No se puede decir que se está abriendo la economía, si en el país suramericano producir un producto cuesta tres veces más que importarlo.

De acuerdo con la Confederación Venezolana de Industriales (Conindustria) la competencia “desleal” de productos importados fue el quinto factor que más afectó la producción de bienes entre julio y agosto de este año. “Se está favoreciendo a productores en el extranjero que traen una cantidad de productos al país que muchas veces ni siquiera cumplen las condiciones de calidad. Mientras tanto nosotros tenemos que cumplir con una serie de normas sanitarias que no las tienen muchos de esos productos y pagar impuestos”, afirmó Adán Celis, presidente del gremio empresarial.

A esto se suma que en Venezuela se mantienen vigentes la Ley de Costos y Precios Justos, y la Ley del Trabajo que también impiden el buen funcionamiento de las empresas privadas e impulsan al cierre de miles de compañías.

Tampoco existe una economía abierta cuando el país se dolariza mientras que la mayoría de los ciudadanos no tienen acceso a dólares. Los salarios se mantienen en bolívares y no logran cubrir el 2% de la canasta básica alimentaria.

Tal y como lo aseguró el economista Henkel García, esta Navidad en Venezuela se caracterizará por la cantidad de productos importados, el poco poder de compra y la escasez de gasolina.

La nación gobernada por el régimen de Nicolás Maduro no solo enfrenta una crisis económica sin precedentes, sino que además teniendo las mayores reservas de petróleo lidia con una histórica escasez de gasolina donde los ciudadanos en todo el país pueden pasar varios días en colas esperando para llenar los tanques de sus vehículos.

Esa situación no ha parado, y por el contrario empeora en todo el territorio nacional. Los estados fronterizos son los más afectados y ahora en la capital venezolana la situación se repite.

Mientras la crisis se mantenga en el país suramericano, los venezolanos deberán seguir enfrentando una economía improvisada donde solo los que tienen acceso a divisas logran sobrevivir, y quienes no, viven en la miseria, pues con el paso de los días los precios de los alimentos aumentan en dólares y en bolívares, disminuyendo no solamente la capacidad de compra, sino el poder adquisitivo de los ciudadanos.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento