«Quiebre militar» cada vez más lejos: militares que apoyaron a Guaidó denuncian abandono

“Caí en un saco y estoy en el fondo. Perdí todo: mi familia, mi casa. Lo que hice no valió nada. No veo una salida"

“Caí en un saco y estoy en el fondo. Perdí todo: mi familia, mi casa. Lo que hice no valió nada. No veo una salida”, declaró el mayor del Ejército Hugo Parra (PanAm Post).

Militares que salieron de Venezuela y reconocieron a Juan Guaidó como presidente interino, enfrentan serias dificultades en el exterior y denuncian haber sido abandonados por el líder opositor.

Un reportaje especial publicado en la web de Telemundo reseña los testimonios de militares desertores y señala que la promesa de protección y garantías por parte de Guaidó no se cumplieron a tal punto de que algunos estarían detenidos en Estados Unidos.

“Caí en un saco y estoy en el fondo. Perdí todo: mi familia, mi casa. Lo que hice no valió nada. No veo una salida”, declaró el mayor del Ejército Hugo Parra quien se encuentra privado de libertad en el Winn Correctional Center, una de las cárceles designadas por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, para retener a miles de migrantes.

“Había mucha esperanza, pero no hubo el apoyo necesario de Guaidó y su gente para aniquilar al Gobierno de Maduro. Él tuvo que haber sido más contundente, más radical”, aseguró.

Parra fue el oficial de mayor rango en llamar a Juan Guaidó presidente encargado de Venezuela; sin embargo ahora se encuentra a la deriva y a la espera de que en Estados Unidos se tome una decisión sobre su caso.

El caso del mayor, es solo uno, de cientos de militares que huyeron del país suramericano bajo la promesa de que serían resguardados por el Gobierno interino y recibidos por los países amigos de la democracia.

En Colombia varios han sido atendidos por el Gobierno de Iván Duque tras haber cruzado la frontera en el instante en que desconocieron a Maduro como jefe de Estado.

La embajada de Panamá en Caracas decidió asilar a un puñado de militares que se deslindaron del chavismo para apoyar a Juan Guaidó y desde entonces, están siete meses en vilo debido a las amenazas contra su seguridad.

La situación de estos militares «podría alejar a potenciales aliados dentro y fuera del territorio venezolano y desalentar a otros militares para futuros alzamientos», señaló a Telemundo el exteniente de la Guardia Nacional Bolivariana de Venezuela José A. Colina, exiliado en Miami y presidente del grupo Venezolanos Perseguidos Políticos en el Exilio (Veppex).

Hasta el momento el Gobierno interino no se ha manifestado en relación con estos casos y se desconoce si está haciendo las diligencias pertinentes para solventar el problema de los militares detenidos en EEUU.

Al tiempo en que se dan a conocer los casos de los «militares abandonados», también se conoció que hay unos casos que han logrado resolverse.

El pasado 9 de diciembre, el mismo Guaidó anunció que oficiales de la Fuerza Armada que desertaron y se mantenían resguardados en la Cancillería panameña habrían «recobrado la libertad»; sin embargo se desconoció el destino.

«Informo al país que los militares patriotas del 30 de abril se encuentran en libertad, luego de que logramos con éxito la salida de los funcionarios que estaban en la Embajada de Panamá», escribió Guaidó.

Expresó, una vez más, seguir en la lucha que se propuso el pasado mes de enero de poner en libertad a los que, a su juicio, «son torturados por la dictadura».

«Seguiremos pueblo de Venezuela, comunidad internacional y los patriotas de nuestra Fuerza Armada, hasta lograr la libertad», culminó.

En abril, PanAm Post entrevistó a varios militares desertores quienes señalaron que todo lo que sucedió el pasado 23 de febrero cuando se intentó ingresar la ayuda humanitaria, fue de manera improvisada.

Contaron que tras salir de Venezuela el Gobierno colombiano les otorgó la calidad de refugiado y aseguraron que esa condición les impide trabajar.

«El gobierno interino de Juan Guaidó tiene que ser consciente de que nosotros estamos dejando un trabajo allá con familia. Nosotros no estamos pidiendo que nos mantengan, nuestra prioridad es que nos den un estatus legal para poder trabajar y traernos a nuestras familias que están siendo perseguidas y pasando hambre. Entonces que se avoque a resolver nuestra situación, porque somos nosotros los que si se decide, vamos a dar la vida por la causa, por la libertad», señalaron.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento