Sin gasolina: médicos en Venezuela se mueven en bicicleta para tratar coronavirus

Ante la escasez de combustible, médicos venezolanos se movilizan en bicicletas para atender enfermedades

2.506
Venezuela llegó a ser el país petrolero con las más grandes reservas del mundo, en la actualidad en esta contingencia del COVID-19, ni siquiera hay gasolina. (Cibercuba)

Venezuela, el país con las mayores reservas de petróleo del mundo, se convirtió también en el único país donde sus médicos se ven obligados a trasladarse en bicicleta para atender la pandemia del coronavirus y otras enfermedades.

«Venezuela llegó a ser el país petrolero más grande del mundo, en la actualidad en esta contingencia del COVID-19, ni siquiera hay gasolina. Se están dando 20 litros para médicos en contingencia (…) el resto de médicos tenemos que tratar de apañarnos como podamos», dijo un doctor a través de las redes sociales mientras se grababa manejando en bicicleta.

Otros médicos venezolanos han publicado a través de sus redes sociales el modo en que se han visto obligados a trasladarse gracias a la escasez de combustible, la bicicleta es el medio de transporte.

Por otro lado, algunas farmacias del país se han visto obligadas a cerrar sus puertas debido a que sus trabajadores no tienen cómo movilizarse.

Personal de salud sin gasolina, sin trabajo

El diputado a la Asamblea Nacional, José Manuel Olivares, informó que por la escasez de gasolina causada por el régimen de Nicolás Maduro, 62 % del personal de salud no pudo asistir a sus puestos de trabajo.

Olivares agregó que 84 % de los médicos en el país no pudieron surtir sus vehículos y 66 % pasó entre ocho y 20 horas en cola para echar gasolina.

El país suramericano, que desconoce las cifras reales de contagio de coronavirus tras ser manejadas por el régimen de Nicolás Maduro, podría estar inmerso en una total mentira en relación con los contagios.

El parlamentario denunció que el 29 de marzo Jorge Rodríguez, dijo que se habían realizado 37 mil pruebas tipo PCR y 50 mil pruebas rápidas; el 26 de marzo, Delcy Rodríguez, informó que el número total de pruebas realizadas es 1 836. “Es decir, en 3 días desaparecieron más de 80 mil pruebas”, señaló.

Olivares señaló que ante esta emergencia, no solo preocupa la falta de camas y de toda la estructura de las terapias intensivas, también que 70 % de los centros de salud en el país no tiene agua, 60 % no tiene jabón y 66 % no cuenta con los insumos básicos como guantes y mascarillas para la protección del personal médico.

Y es que además de estar en un limbo informativo sobre los contagios, y en medio de un sistema de salud decadente, Venezuela enfrenta una escasez de combustible que impide el traslado de médicos, de pacientes y hasta de servicios de urgencia como las ambulancias.

En teoría solo los médicos, militares y transportistas de alimentos tendrían acceso al combustible; sin embargo esto ha sido desmentido por los mismos trabajadores de la salud.

Para Cuba sí, para Venezuela no

El pasado 30 de marzo se conoció que en medio de la emergencia sanitaria por la propagación del coronavirus, el régimen de Nicolás Maduro envía tanqueros cargados de combustible a Cuba.

De acuerdo con el periodista Casto Ocando, según el reporte de PDVSA, «los envíos de combustible obsequiados por Maduro a Cuba en plena mega-crisis venezolana, llegaron a los siguientes puertos: Cienfuegos, La Habana y Santiago de Cuba».

Venezolanos denuncian que la Guardia Nacional está vendiendo a 2 dólares el litro, lo que se traduce en hasta 100 dólares para llenar un tanque de un vehículo mediano, mientras el sueldo mínimo mensual en el país no sobrepasa los 10 dólares.

El régimen de Maduro es el encargado de la distribución y producción de gasolina, es el chavismo el que maneja las refinerías y las exportaciones; por lo que solo la dictadura es responsable de lo que sucede con el combustible y la elevada escasez.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento