¿Quiénes son los norteamericanos de la operación Gedeón capturados por Maduro?

Luke Denman y Airon Barry se encontraban en una lancha pesquera y buscaban, junto con decenas de ciudadanos venezolanos, capturar a Nicolás Maduro

Tanto Denman como Barry son exmiembros del Grupo 10 de las fuerzas especiales de EE. UU. (Twitter)

Al menos dos ciudadanos norteamericanos fueron detenidos por la dictadura de Nicolás Maduro tras una «incursión fallida» llamada Operación Gedeón, con la que se buscaba derrocar al régimen. Se trata de dos exmilitares estadounidenses veteranos que participaron en misiones tanto en Irak como en Afganistán.

Luke Denman y Airon Barry se encontraban en una lancha pesquera y buscaban, junto con otros ciudadanos venezolanos, tocar tierra firme para presuntamente formar parte de un plan con el que capturarían a Maduro. Sin embargo, este lunes 4 de mayo fueron detenidos por la tiranía.

Según Jack Murphy, quien se identifica como ex-ranger de Estados Unidos, señaló que tanto Denman como Barry son exmiembros del Grupo 10 de las fuerzas especiales de EE. UU.

Los dos ciudadanos norteamericanos se encontraban junto al oficial de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB) Antonio Sequea y al hijo del General Raúl Baduel, Josnars Adolfo Baduel, quienes fueron trasladados en helicóptero desde el estado Aragua hasta Caracas.

A través de su cuenta en la red social Twitter, Murphy relató que los detenidos se mantuvieron ocultos durante ocho días cruzando la frontera para llegar a Venezuela y reveló que en Jamaica la CIA habría tratado de persuadirlos para que desistieran de la operación, debido a que esta no era oficial.

Murphy criticó también que sus colegas llevaran con ellos sus documentos de identificación militar: «Mi hermano, ¿quién lleva su tarjeta de identificación militar con ellos en un trabajo de mercenario para deshacerse de un gobierno extranjero?», señaló.

Este lunes 4 de mayo Maduro presentó las pruebas de la participación de los dos ciudadanos estadounidenses y afirmó que los extranjeros capturados se identificaron como “miembros de seguridad de Donald Trump”. Sin embargo, el mandatario de EE. UU. negó la vinculación: “no tiene nada que ver con nuestro Gobierno».

Los exmilitares estadounidenses serían parte del equipo de Jordan Goudreau, un militar estadounidense retirado que recibió tres veces la Estrella de Bronce por su valentía en Irak y Afganistán, y quien se atribuyó junto al capitán venezolano Javier Nieto Quintero los hechos ocurridos este domingo en Macuto, estado Vargas, como parte de lo que denominaron la Operación Gedeón.

Goudreau, también presidente ejecutivo de Silvercorp, dijo al diario The Washington Post que dos estadounidenses que actuaban dentro de un grupo mayor fueron capturados el lunes, junto a seis venezolanos, después de lanzar una operación para infiltrarse en Venezuela. Goudreau también informó que otros miembros de la Operación Gedeó fueron capturados o asesinados el domingo.

El ministro de Interior, Justicia y Paz, Néstor Reverol, informó el domingo que “intentaron hacer una invasión por vía marítima un grupo de mercenarios terroristas procedentes de Colombia”. Según Reverol, el grupo intentó ingresar en lanchas rápidas por las costas de La Guaira, con la finalidad de llevar a cabo “un nuevo intento de golpe de Estado”.

Las embarcaciones rápidas que usaron miembros de la Operacion Gedeón fueron detectadas desde el aire por la Aviación Naval Bolivariana de Venezuela.

No era invasión, era una misión fallida desde el principio

Daniel Blanco, periodista especialista en sucesos, informó en una entrevista para PanAm Post que la Operación Gedeón es una realidad a pesar de que muchos actores políticos busquen negarla.

Blanco relató que el grupo que buscaba derrocar a Maduro perdió «casi todo el equipo táctico» y además cayeron los dos grupos de asalto. «Parte del fracaso se le debe otorgar a la pobre planificación y el mal entrenamiento. Associated Press incluso reportaba la semana pasada que los militares y mercenarios entrenaban con palas de escoba como si fueran fusiles de asalto», señaló.

Agregó que el plan también habría fallado debido a «la nula seguridad operacional con la que se manejaron. Dando cuanto detalle y secreto pudieron cada vez que hablaban con la prensa», esto en referencia a Goudreau.

«Cualquier militar sabe que en medio de una acción de este tipo no se habla de nada con nadie afuera del círculo. Obviamente acá este no fue el caso. Jordan Goudreau dijo en vivo desde el número de soldados en la operación hasta los puntos por los que ingresarían. Pensando en ganar prestigio como mercenario a costa de las vidas de su equipo», agregó Blanco.

El periodista informó que toda la operación estuvo infiltrada «de pies a cabezas»: «Ejemplo de esto es que hace un mes una patrullera venezolana chocó contra un crucero extranjero en busca de mercenarios estadounidenses. También está la incautación de armas en la frontera hace cinco semanas», añadió.

En relación con la vestimenta de los exmilitares y voluntarios de la operación, Blanco informó que iban vestidos como pescadores, lo que demuestra que «era una infiltración y no un asalto». Agregó que el objetivo era capturar a Maduro.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento