Contradicciones del régimen de Maduro sobre masacre en cárcel venezolana

Una protesta por comida robada por Guardias Nacionales habría sido la causa de la masacre que dejó 47 presos fallecidos

899
Saab admitió que los hechos en la cárcel de Guanare se produjeron por reclamos de los presos que no fueron atendidos, sin aclarar que se trató de una protesta por comida. (Youtube)

Luego de 12 días de silencio tras una masacre en el Centro Penitenciario de los Llanos (Cepella), la dictadura de Nicolás Maduro anunció la detención del director del penal y cinco funcionarios. Esto en medio de contradicciones y falta de información sobre el hecho que dejó 47 presos muertos.

El fiscal chavista Tarek William Saab señaló que la masacre surgió por la «actuación de líderes negativos» durante la visita en el penal. Sin embargo, sus declaraciones contradicen a las de la ministra de Prisiones, Iris Varela, quien habría denunciado un supuesto «intento de fuga».

Saab admitió que los hechos en la cárcel de Guanare se produjeron por reclamos de los presos que no fueron atendidos, sin aclarar que se trató de una protesta por comida. Asimismo, atribuyó los asesinatos a otros presos que estaban armados y no a funcionarios que habrían disparado.

El ilegítimo fiscal del chavismo también omitió que Cepella es una cárcel construida para 750 reclusos, pero que en la actualidad su población penal está cerca de los 2 500 presos.

Un reportaje de la agencia de noticias Reuters reveló que el pasado 1 de mayo se registró una masacre en el estado Guanare luego de que guardias comenzaran a robar el alimento que familiares les llevaban a los presos. Cuando los reclusos reclamaron los custodios habrían empezado a disparar. Según Reuters, los soldados ejecutaron a varios de los heridos en el suelo.

El chavista Ministerio de Asuntos Penitenciarios había esgrimido que lo ocurrido fue un motín por intento de fuga, una pelea entre los internos y un enfrentamiento con los custodios. Por su parte Varela dijo que era “falsa, de toda falsedad” la versión de la protesta de los presos por comida.

«Todos murieron o resultaron heridos dentro de las instalaciones del centro penitenciario, es decir, fueron masacrados por disparos provenientes del personal uniformado, ya que, dado el alto número de víctimas muertas o heridas, es evidente la desproporcionalidad de la reacción utilizada por los funcionarios hacia los presos», reseña un documento del Observatorio Venezolano de Prisiones (OVP).

«Para el momento de la tragedia se encontraban 2 500 personas privadas de libertad en el recinto que, de acuerdo con estándares internacionales, implica un 333 % de hacinamiento crítico», agrega el OVP.

Las cárceles de Venezuela se encuentran entre las más violentas del mundo, según registros del OVP. En el 2011 ocurrió una masacre en el Rodeo I que dejó un saldó de 22 reos muertos. Un año después, en 2012, hubo otro evento similar en Yare II, que resultó con 25 fallecidos.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento