Cuarentena a oscuras: venezolanos pasan hasta 24 horas sin luz

La semana pasada 15 estados sufrieron una baja de tensión intermitente

 

Ante la pandemia del coronavirus los venezolanos están obligados a quedarse en sus casas en paupérrimas condiciones y bajo el gran riesgo de un nuevo apagón nacional (EFE)

En plena cuarentena decretada por el régimen de Nicolás Maduro, los venezolanos sufren un encierro sin los servicios básicos. Cortes eléctricos han llegado ha superar las 24 horas mientras que la falta de agua es prácticamente permanente en todo el país.

Ante la pandemia del coronavirus los venezolanos están obligados a quedarse en sus casas en paupérrimas condiciones y bajo el gran riesgo de un nuevo apagón nacional. La semana pasada 15 estados sufrieron una baja de tensión intermitente.

La Asamblea Nacional (AN) de Venezuela de mayoría opositora alertó que el país está «a las puertas de un nuevo apagón general como el ocurrido en el año 2019″.

“Varios estados del país están enfrentando racionamientos eléctricos mínimo de seis horas. Hay el caso de los estados Trujillo, Táchira, Mérida y Zulia, pasan la mitad del día sin electricidad» expresó el diputado Avilio Troconiz.

Zulia y Táchira son unos de los estados más afectados por los cortes de luz, ciudadanos pasan hasta 24 horas sin electricidad. Otras zonas solo tienen luz de cuatro a cinco horas al día. A esto se le debe sumar el estrés por la falta de gasolina, agua y gas para cocinar, sobrevivir una cuarentena sin acceso a servicios básicos es una tortura.

La ONG Comité de Afectados de los Apagones en Venezuela, ha calculado que en lo que va del año 2020 se han registrado más de 40 mil fallas eléctricas en todo el territorio nacional y el año pasado más de 100 mil fallas, producto de la falta de mantenimiento e inversión.

Durante los gobiernos de Hugo Chávez y Nicolás Maduro, entre los años 2010 y 2013, se destinaron unos 120.000 millones de dólares para proyectos de electricidad; y sin embargo el país se mantiene con constantes apagones.

El sistema eléctrico nacional se encuentra prácticamente en ruinas; el régimen de Nicolás Maduro se ha dedicado a canibalizar los equipos y las subestaciones eléctricas que suministran el servicio a la mayoría de los estados del país.

Desde hace más de 16 años el Estado venezolano no ha efectuado las inversiones necesarias en el sistema de generación termoeléctrica. Las plantas están trabajando a un 10 % o 20 % de su capacidad. Por esta razón, desde Caracas hasta estados en el interior del país sufren de apagones diarios y simultáneamente.

20 años de retroceso

El chavismo en Venezuela logró convertir el sistema eléctrico del país suramericano en uno de los más subdesarrollados y abandonados del mundo.

Miguel Lara, ingeniero electricista especialista en sistemas de potencia, quien durante 30 años trabajó en la OPSIS, oficina responsable hasta 2004 de coordinar la operación y planificación del sistema eléctrico venezolano, señaló a PanAm Post que en Venezuela el deterioro del sistema eléctrico se ha profundizado principalmente porque su generación ha venido descendiendo a tal punto de que hoy se genera en el país mucho menos de lo que se producía hace 20 años.

«No solo hay una disminución en el sistema de generación eléctrica, sino que también los equipos de transmisión y distribución presentan serias fallas; las líneas de transmisión se están cayendo, están corroídas, los transformadores explotan, etc.; todo esto evidencia un mantenimiento prácticamente nulo», señaló.

Con Venezuela a oscuras el chavismo iluminó 12 países

Una investigación realizada por El Pitazo, el International Center for Journalists y la plataforma latinoamericana de periodismo Connectas señaló que mientras Venezuela se sumía en las penumbras, los régimenes de Chávez y Nicolás Maduro ayudaron con millonarios recursos públicos a iluminar 12 países del continente.

“Con los USD 13 000 millones financiados afuera, si se hubiesen invertido bien aquí, desde 2008 hasta la actualidad, Venezuela no hubiera padecido de apagones de ninguna clase”, comentó el consultor internacional José Aguilar.

«Los financiamientos fueron de aproximadamente USD$ 13 000 millones que canalizó Venezuela en la década para fines eléctricos en otros países (…). Los principales beneficiarios de esos flujos fueron Cuba y Nicaragua, con los gobiernos de Fidel y Raúl Castro y Daniel Ortega respectivamente. La lista incluye también a Bolivia bajo la presidencia de Evo Morales, además de islas caribeñas donde Chávez y Maduro se propusieron expandir su influencia política para ganar votos en organismos internacionales: Haití, República Dominicana, San Cristóbal y Nieves, Jamaica, Granada, Guyana y Antigua y Barbuda», señala el reportaje.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento