COVID-19 en Venezuela: diariamente procesan 500 pruebas del entorno de Maduro

Una fuente del Instituto Nacional de Higiene reveló que 25 % de las muestras diarias pertenecen al chavismo y "se les debe dar prioridad"

El régimen tiene un real desastre en el modo de hacer vigilancia epidemiológica; ha decidido acaparar pruebas retrasando los resultados del COVID-19 en Venezuela (EFE)

Las cifras oficiales del COVID-19 en Venezuela anunciadas por Nicolás Maduro, tienen unos 15 días de retraso, por lo que el número de contagiados y fallecidos es mucho mayor al reportado por la tiranía.

El régimen tiene un real desastre en el modo de hacer vigilancia epidemiológica y además ha decidido acaparar pruebas retrasando los resultados de los venezolanos que están a la espera.

Delcy Rodríguez, usurpadora vicepresidenta del régimen, informó este miércoles sobre la muerte de cinco venezolanos a causa del COVID-19. Sin embargo, minutos más tarde corrigió la cifra y aseguró que el número real eran tres fallecidos.

“Corrección || Lamentablemente, tenemos el penoso deber de informar el fallecimiento de 3 compatriotas por esta enfermedad: 1 hombre de 63 años en el estado Miranda (Baruta) 1 hombre de 57 años en Dtto. Capital (El Valle) 1 hombre de 58 años del estado Carabobo (Tocuyito)”, escribió en Twitter.

Causa suspicacia que el régimen anunciara solo tres fallecidos; al PanAm Post llegó información de que también hubo un fallecido en el estado Anzoátegui. Se trata del doctor Alexis Moya quien falleció en su casa luego de no haber recibido atención en cuidados intensivos; porque las UCI están colapsadas.

Para conocer a profundidad qué sucede con las cifras ofrecidas por el régimen, PanAm Post contactó a una fuente del Instituto Nacional de Higiene (INH) que informó sobre el retraso en la entrega de muestras, los resultados, el acaparamiento por parte del régimen, los paupérrimos salarios de los bionalistas, biólogos y personal técnico; asó como la baja cantidad de laboratorios disponibles.

15 días de retraso: un laboratorio principal y dos «anexos»

Desde hace aproximadamente dos semanas la cantidad de muestras que llegan al laboratorio principal del Instituto Nacional de Higiene aumentó de manera exponencial; por lo que actualmente existen unas 4.000 muestras a la espera de procesar.

Los 15 días de retraso se deben en su mayoría al envío tardío de muestras y a la entrega de resultados; y no solo al procesamiento.

La fuente del INH reveló que el laboratorio principal del Instituto Nacional de Higiene recibe diariamente de 2.000 a 2.500 muestras diarias provenientes de todo el país; sin embargo allí solo hay capacidad para procesar unas 1.700, quedando rezagadas 300 muestras diarias.

«Desde hace dos semanas no nos damos abasto, diariamente van quedando 300 muestras por procesar, lo que significa un total de 4.000 que aún no han sido procesadas. Trabajamos día y noche, nos esforzamos y tratamos de hacer lo mejor que podemos. Los pasos previos y posteriores al proceso pueden acortarse para ser mas eficientes en la entrega del resultado», dijo la fuente en calidad de anonimato para evitar represalias del régimen.

«Si procesamos un máximo de 1.700 y cada día llegan 2.000, diariamente van quedando unas 300 muestras sin procesar y tenemos dos semanas así. 2.100 muestras que se acumulan semanalmente», resaltó.

Tras más de tres meses en cuarentena, la tiranía no se preparó para la gran cantidad de pruebas que se necesitan implementar en el país.

Actualmente solo hay tres laboratorios procesando las muestras del COVID-19 para todo el país: está el laboratorio principal del INH al que recientemente le sumaron un anexo; y  esta semana inició operaciones el Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (IVIC)

«La incorporación del Laboratorio del IVIC al proceso de diagnóstico permitirá aumentar el número de pruebas moleculares. Nos centramos en la calidad del diagnóstico, garantizamos las condiciones de bioseguridad», dijo Lesbia Muro, presidenta del INH a Maduro.

Sin embargo el laboratorio del IVIC solo tiene capacidad por ahora de procesar unas 300 muestras diarias que se van haciendo insuficientes para el aumento exponencial de contagios.

También se espera que inicien operaciones otros dos laboratorios; uno en Guarenas administrado por personal cubano y otro en el estado Yaracuy, pero según la fuente, aún no están listos.

Pero la cantidad de centro de procesamiento no es lo único alarmante;  la falta de personal y la ineficiencia del Ministerio de Salud hacen que el paciente en Venezuela se entere del resultado de su prueba unos 13 días o dos semanas después de haberse efectuado la toma de la muestra.

«A veces las muestras tardan en llegar de 3 a 4 días; por la gran cantidad de muestras tardamos hasta 5 días en tener los resultados. Por otro lado, cuando entregamos el reporte, el Ministerio de Salud no está entregando los resultados a tiempo», denunció la fuente.

«4 días más o menos tarda en llegar la muestra, depende del estado de procedencia, un aproximado de cinco días tarda en procesarse y cuatro o más para que ellos den los resultados. O sea son unos 13 días que pasan los pacientes sin conocer si tienen o no el virus. Entonces las personas pueden pasar 13 días en cuarentena obligatoria en los hoteles o centros dispuestos por el régimen y puede ser que lo haya hecho en vano», agregó.

Tráfico de influencias en el chavismo

Como si no fuera suficiente la falta de bioanalistas y de laboratorios; el régimen de Nicolás Maduro también le agrega un problema al procesamiento de las pruebas: acapara entre 300 y 500 muestras diarias a las que le llaman «lista prioridad». El personal del INH debe procesar en cuanto llegan al laboratorio sin importar cuántos venezolanos en el país están a la espera de sus resultados, retrasando aún más el proceso.

«Las muestras que están quedando también se deben a las «listas prioridades». (…) los ministros, viceministros, la Vicepresidencia, la Presidencia, la Guardia Nacional y familiares se toman muestras constantemente y quieren los resultados lo antes posible», denunció la fuente.

La fuente explicó que todos los días hay listas prioridades que no solo retrasan el proceso sino que restringen el diagnóstico, hacen que se pierdan las estadísticas epidemiológicas y se dificulte la vigilancia del avance del virus en el país.

«Por ejemplo, han llegado unas 60 muestras de Presidencia, en otra oportunidad llegaron unas 100 de VTV, muchas de militares. Esto disminuye nuestro trabajo, el personal pierde tiempo en buscar y preparar las muestras para ser procesadas, disminuye la productividad diaria porque estamos todos los días atendiendo las listas prioridades», denunció.

Esto explica por qué las cifras oficiales de la tiranía son inexactas e increíbles; además explica por qué Caracas continúa siendo el foco de la enfermedad sin reflejarse realmente cómo evoluciona el contagio del virus en el país.

«Se dañan los datos epidemiológicos porque si procesamos 20 a 25 % de muestras de ellos diarias y son 2.000 muestras procesadas a nivel nacional, quiere decir que ese porcentaje está enfocado en la region capital. Obviamente la cantidad de casos en Caracas va a ser mayor porque se están procesando mucho más muestras en la capital, mientras se están dejando de hacer diagnósticos en otros estados (…) Entonces no es posible ver cómo va avanzando el virus; no se está haciendo la vigilancia epidemiológica de manera correcta», sentenció.

Salario insuficiente

La fuente señaló que el trabajo adentro del INH es arduo, trabajan hasta 24 horas sin parar y el Estado solo paga USD 2$ la jornada de 6 horas sin parar; mientras que la noche son solo USD$ 5, en total 7$ el trabajo de 24h contínuo

«Esa es la razón por la que no hay personal suficiente, bioanalistas prefieren trabajar en clínicas donde el pago es mejor y el trabajo es menor; y así no trabajar en el INH  bajo sueldos miserables y arduas horas de trabajo», señaló.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento