Exclusiva: diputados opositores avalaron bajo cuerda bonos con que Maduro hipotecó Citgo

De acuerdo con el testigo, Rafael Guzmán y Julio Borges aseguraron al principal tenedor de bonos que "no se necesitaba la aprobación de la Asamblea Nacional" para la operación

PanAm Post contactó al diputado Rafael Guzmán quien admitió que sí existió una reunión con Ashmore el principal tenedor de los bonos venezolanos (Wikipedia)

Nota de autor: El diputado Alfonso Marquina y Julio Borges, respondieron al PanAm Post luego de publicado este artículo. Sus comentarios fueron agregados.

Dos diputados de oposición venezolana avalaron «bajo la mesa» la negociación que hizo el régimen de Nicolás Maduro con los tenedores del bono Pdvsa 2020, según testigo de las negociaciones. Esto representa una violación a la Ley contra la Corrupción y a la Constitución del país suramericano.

Se trata de los diputados Rafael Guzmán y Julio Borges de Primero Justicia quienes presuntamente aseguraron en septiembre de 2016 al principal tenedor de bonos, Ashmore Group, del Reino Unido, que podían negociar el canje con el chavismo debido a que supuestamente «no se necesitaba la aprobación de la Asamblea Nacional».

El artículo 187 de la Constitución venezolana establece que corresponde a la Asamblea Nacional «autorizar al Ejecutivo Nacional para celebrar contratos de interés nacional, en los casos establecidos en la ley. Autorizar los contratos de interés público municipal, estadal o nacional con Estados o entidades oficiales extranjeros o con sociedades no domiciliadas en Venezuela».

Lo que escandaliza de la declaración de Xin Xu es que el principal tenedor de bonos 2020 entró en la operación con la Pdvsa de Maduro tomando en cuenta las promesas que le dieron dos dirigentes políticos de oposición.

La información surgió tras la declaración jurada que hizo Xin Xu, gerente de Ashmore, en un juicio abierto en la Corte del Distrito Sur de Nueva York donde se discute la nulidad de los Bonos Pdvsa 2020 y la garantía que el régimen entregó como Citgo de colateral. El juicio fue emprendido por el Gobierno interino de Guaidó para declarar la nulidad de dichos bonos.

En el juicio el gerente de Ashmore reveló que viajó a Caracas en septiembre de 2016 gracias a las diligencias del economista Francisco Rodríguez, quien presuntamente organizó un encuentro con el diputado Guzmán y quien en nombre de la Asamblea Nacional le habría asegurado que el canje de los bonos Pdvsa 2020 no ameritaban la aprobación del Parlamento.

PanAm Post contactó al diputado Rafael Guzmán para conocer su reacción ante las aseveraciones de Xin Xu; el parlamentario, aunque dijo que no es conveniente emitir declaraciones sobre el tema, admitió que existió una reunión con el gerente de Ashmore; también confesó que se trató de una «opinión personal».

«No voy a opinar sobre eso mientras el juicio esté abierto. Pero puedes ver de esa misma declaración que no hay ninguna promesa, ni mía ni de Borges (…) Sobre todo el último párrafo, opinión personal», señaló.

Al preguntarle por segunda vez si la opinión que emitió a Xin Xu fue que no era necesaria la aprobación de la Asamblea Nacional, el diputado respondió:  «Estando el juicio en curso no voy a emitir opinión sobre esa declaración».

Finalmente se le consultó si se trató de una reunión privada debido a que no existe un acta de la Comisión de Finanzas y el diputado respondió: «Todas mis reuniones han sido publicas, formales o no, pero siempre publicas». Pero al consultarle quiénes estuvieron presentes, no respondió.

Para conocer si efectivamente existió dicha reunión con toda la Comisión de Finanzas, PanAm Post contactó al diputado Alfonso Marquina quien en esa oportunidad presidía la Comisión; Marquina aseguró que no hubo reunión alguna con la Comisión «ni de manera formal, ni informal»; y aseveró que de ser así habría quedado constancia.

Asímismo PanAm Post intentó verificar si tras existir dicha reunión se dejó constancia del encuentro, pero pero en el balance realizado por Transparencia Venezuela de ese año, no quedó evidencia ni del viaje de Xin Xu a Caracas, ni del encuentro con la Comisión de Finanzas ni la reunión con Guzmán.

De acuerdo con la declaración de Xin Xu en el juicio, Ashmore basó su decisión de participar en la operación ilegítima gracias a las opiniones favorables del economista Francisco Rodríguez y el diputado Rafael Guzmán.

Asimismo, según Xin Xu, el diputado Rafael Guzmán sí estuvo presente en la reunión; mientras que la aparición de Borges solo se habría dada bajo la mención del economista Francisco Rodríguez. El economista aseguró que Borges prometía a Ashmore que la aprobación en la Asamblea Nacional fue solo una «declaración política»

El gerente de la empresa también mencionó que Rodríguez le aseguró que no tenía nada de qué preocuparse porque presuntamente el diputado Julio Borges también le prometió que la oposición venezolana no emitiría ninguna declaración en contra del canje de bonos impulsado por el régimen de Maduro.

No es primera vez que Rodríguez organiza reuniones y participa como intermediario ante bonistas e inversionistas. En 2015 el economista también participó en un encuentro entre Xin Xu y Diosdado Cabello, el segundo hombre más poderoso del chavismo.

El PanAm Post también contactó al diputado Julio Borges, quien negó haberse reunido con el gerente de Ashmore y también negó haberle afirmado a Rodríguez que la aprobación de la Asamblea Nacional haya sido solo un «acto político» como lo asevera Xin Xu en su declaración jurada:

«En fecha 28 de septiembre de 2016, un día después de la aprobación, recibí una llamada del señor Francisco Rodríguez, sobre la resolución. Le comenté, en su momento, que no había participado en ese debate ni emitido opinión al respecto. Por consiguiente, no es cierto que me haya reunido con algún representante de Ashmore en relación con esta resolución ni hecho promesa alguna sobre el tema, porque, como ya mencioné, mi intercambio con el economista Rodríguez fue posterior a la aprobación. Quiero señalar y dejar claro que es falso esto y también lo expresado por el empleado de Ashmore en su declaración jurada ante la justicia estadounidense», dijo Borges.

«Hacemos un llamado a no especular sobre este tipo de acontecimientos, ya que la república tiene, en este momento, un juicio abierto, donde se están tratando de preservar los intereses del país. La posición de Primero Justicia está expresada en el instrumento aprobado por el Parlamento, sin embargo llama a la atención que un escrito de un juicio que se está llevando en Estados Unidos, haya sido filtrada por una de las partes a la prensa», agregó.

 

Foto publicada por Caracas Chronicles de la reunión de Xin Xu con Diosdado Cabello y Francisco Rodríguez

¿Qué son los Bonos Pdvsa 2020 y por qué son ilegítimos?

Hacia el último trimestre del año 2016, la estatal petrolera Pdvsa estaba afrontando problemas para pagar la deuda que contrajo durante el régimen de Hugo Chávez, quien quintuplicó la deuda no solo nacional sino también de la estatal petrolera. La escandalosa cifra de la deuda de Pdvsa es cerca de 35 mil o 40 mil millones de dólares.

La Asamblea Nacional que había entrado en funciones en enero de 2016 dijo que Pdvsa tenía que refinanciar su deuda  bajo el control de la Asamblea Nacional, pero como Maduro decidió desconocer al Parlamento, único poder legítimo del país, lo que hizo fue que se limitó a solucionar su problema más urgente que eran los bonos con vencimiento en 2017 y que tenían un costo de 7000 millones de dólares.

Como Pdvsa no tenía tal cantidad de dinero, ofreció a los bonistas un canje difiriendo el pago de esos bonos por tres años. De ser bonos Pdvsa 2017, pasaron a ser bonos Pdvsa 2020.

En esa negociación por parte del régimen, Maduro también entregó el 50,1% de las acciones de Citgo como garantía de pago a los bonistas. Una operación con la que la tiranía hipotecó el principal activo que Venezuela tiene en el exterior.

En cuanto Pdvsa anunció el canje, todos los analistas financieros aseguraron que la estatal petrolera tarde o temprano incumpliría la deuda; pero que además era un acuerdo ilícito debido a que la operación ameritaba la aprobación de la Asamblea Nacional de Venezuela.

Pese a eso, Ashmore decidió conocer la opinión del Parlamento para saber si participaba o no en la operación; y fue allí donde tanto el economista Francisco Rodríguez, como los diputados Borges y Guzmán habrían dado luz verde al tenedor de bonos para que aceptara el canje propuesto por Maduro.

«Obviamente Ashmore ya tenía la palabra de Pdvsa de que supuestamente la operación era constitucional, pero Ashmore quería tener la seguridad de que la oposición venezolana no cuestionaría el bono», explicó al PanAm Post una fuente cercana a la transacción .

«Ashmore confiando en esa promesa de Guzmán se devuelve a Londres y siguen adelante negociando con Pdvsa», aseveró.

Pero como si no fuera poco el hecho de que los diputados hayan avalado la operación ilegítima de Maduro «bajo la mesa», también se conoció que Ashmore ya contaba con la garantía de Citgo como colateral también había exigido el pago en efectivo de mil millones de dólares como «prima». Eso significó que a todos los que iban a canjear el bono 2017 por el 2020, Pdvsa le iba a pagar efectivo.

Contradicción en el Parlamento

Días después de que Guzmán se reuniera con el gerente de Ashmore, el 27 de septiembre de 2016 la Asamblea Nacional de Venezuela aprobó de manera unánime un acuerdo en el que rechazó el canje de los bonos 2017 por los bonos 2020.

En dicho acuerdo el Parlamento rechazó categóricamente que Pdvsa entregara a Citgo como colateral porque se trataba de un contrato de interés público nacional que de acuerdo con la Constitución venezolana tenía que ser previamente autorizado por la Asamblea Nacional.

«Para Ashmore eso fue un balde de agua fría, habían viajado a Venezuela, Rafael Guzmán le había prometido que no iba a pasar nada y a las dos semanas la AN aprobó un acuerdo rechazando la operación», señaló la fuente.

La información coincide con la declaración jurada de Xin Xu quien señaló que para ese entonces Francisco Rodríguez le dijo que no se preocupara porque habló con el diputado Julio Borges quien le prometió que la Asamblea Nacional no cuestionaría el bono y que solo se trataba de una «decisión política».

Pese a que los diputados no respondieron las preguntas del PanAm Post hay que recordar la posición del economista Alejandro Grisanti, miembro de Primero Justicia, quien en una carta pública argumentó que «las acreencias del bono Pdvsa 2020 representa tan solo 1% del total de las deudas que confronta el Estado venezolano».

Grisanti, en nombre de Primero Justicia, dijo no estar de acuerdo con que el Gobierno interino de Juan Guaidó a través del entonces procurador José Ignacio Hernández demandara a los bonistas por participar en una operación ilegítima.

Las declaraciones del economista, que actualmente es director de la junta de administración ad hoc de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), coincidirían entonces con el modo de actuar de Borges y Guzmán que se habrían mostrado a favor del ilegítimo canje emprendido por Maduro.

De ser ciertas las declaraciones juradas del representante de Ashmore en juicio en Estados Unidos quedan preguntas por responder: ¿Por qué Rafael Guzmán tuvo una reunión privada con un tenedor de bono hablando en nombre de la Asamblea Nacional y comprometiendo el ejercicio de las facultades de control del Parlamento?, ¿es verdad que Julio Borges luego del acuerdo de la Asamblea Nacional volvió a prometer que no iba a suceder nada?

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento