60 personas detrás del robo orquestado de 13 mil millones de dólares a Venezuela

27 exfuncionarios de Pdvsa, banqueros, empresarios de maletín y otros, suscribieron contratos de financiamiento con la estatal petrolera pagando sobornos.

Claudia Díaz Guillén, Álex Saab, Alejandro Betancourt y Raúl Gorrín; son algunos de los rostros de la corrupción en Venezuela. (Fotomontaje PanAm Post)

Seis países de Europa y América investigan 15 casos de corrupción en Venezuela con los que empresarios y funcionarios del chavismo se hicieron del patrimonio público venezolano. Se trata de compañías, altos ejecutivos y hasta de un excongresista en Florida que participaron en una red de soborno y lavado de dinero internacional.

Los quince casos suman más de 13 mil millones de dólares que involucran a más de 60 personas vinculadas en una compleja red de tráfico de influencias.

Un informe de Transparencia Venezuela señala que 27 exfuncionarios de Pdvsa, banqueros, empresarios de maletín y otros, suscribieron contratos de financiamiento con la estatal, pagando sobornos a funcionarios. «El mecanismo fue que Pdvsa recibió financiamiento (se endeudó) en bolívares y el pago de la deuda lo realizó en dólares a tasa preferencial», señala el documento.

Asimismo Estados Unidos adelanta las investigaciones por sobornos y lavado de dinero en Citgo, el mayor activo de Venezuela en el exterior. Las indagaciones implican a compañías estadounidenses, altos ejecutivos y hasta a un excongresista de Florida.

Un informe de Insigth Crime resume lo que se convirtió en la mayor red de sobornos y lavado de dinero en la historia de Venezuela a través de la estatal petrolera Pdvsa y Citgo, su filial en EEUU.

La investigación tiene su origen en la detención de Abraham José Shiera Bastidas y Roberto Rincón-Fernández en 2015, quienes están acusados de pagar sobornos a Pdvsa y a su filial Bariven, para asegurar negocios para sus empresas con sede en Estados Unidos. Ambos se declararon culpables. El caso también implicó a José Manuel González Testino, contratista de la estatal petrolera venezolana. González Testino admitió haber pagado sobornos a cuatro directivos y un alto ejecutivo de Citgo.

En agosto de 2020, José Luis De Jongh Atencio, exgerente de Citgo, se convirtió en el primer directivo acusado en Estados Unidos por violación de la Ley de Prácticas Corruptas en el Extranjero (Foreign Corrupt Practices Act, FCPA).

De Jongh presuntamente recibió USD$ 2,5 millones de dólares en sobornos a cambio de acceso preferente a contratos de Citgo, los cuales blanqueó por medio de empresas en Panamá y Suiza. Junto a él también fueron acusadas otras 27 personas por sobornos. Veinte de ellas ya se declararon culpables.

Puede calificarse que este escándalo es el caso de corrupción más grande en la historia de la región, y supera con creces al de Lava Jato, pues la constructora Odebrecht reconoció haber pagado sobornos por USD $788 millones, mientras que en el caso de Venezuela, uno de los implicados en el desfalco del Estado reconoció haber recibido más de USD $1 000 millones en pagos por realizar actividades ilegales. Esto evidenciaría que el desfalco al país suramericano podría representar un importante porcentaje del PIB venezolano.

Algunos de los empresarios venezolanos cómplices del desfalco de Venezuela, hacedores de la crisis humanitaria que enfrenta el país suramericano, están en manos de la justicia internacional. Hombres que de la noche a la mañana se convirtieron en multimillonarios, con propiedades de lujo repartidas por diferentes ciudades, con aviones, yates y “medio mundo” a sus pies, pasaron a ser reos y prófugos de la justicia, tras haber lavado miles de millones de dólares del Estado venezolano en compenetración con el chavismo.

Algunos de los involucrados en corrupción en Citgo

David Rivera: El excongresista republicano David Rivera, firmó un contrato de tres meses por 50 millones de dólares con Pdvsa para mejorar la reputación de la estatal petrolera ante los ojos del Gobierno estadounidense.

Rivera está bajo investigación federal en Estados Unidos por posible violación de leyes relacionadas con la corrupción de funcionarios extranjeros, y por no registrarse como agente del régimen venezolano. Por su parte el excongresista ha asegurado que utilizó sus ingresos del contrato para ayudar a la oposición a derrocar a Nicolás Maduro.

Rivera ha dicho que parte del dinero que recibió estaba destinado a la oposición de Venezuela, pero hasta ahora no ha ofrecido evidencia o explicación para respaldar esa afirmación.

Un reportaje del diario estadounidense El Nuevo Herald reveló que Raúl Gorrín, acusado por Estados Unidos de lavado de dinero, habría recibido parte de los 15 millones de dólares que obtuvo Rivera por su contrato con Pdvsa.

José González Testino: El empresario González Testino se declaró culpable hace más de un año, en Estados Unidos, de participar en una red de sobornos en la estatal petrolera PDVSA.

Un reportaje de la agencia de noticias AP publicó que el Gobierno interino de Juan Guaidó emprendió una demanda contra González Testino y su empresa Petroleum Logistics Service Corp por otorgar regalos como dinero en efectivo, joyas, obras de arte, vuelos y hasta un apartamento, a altos ejecutivos de Citgo cuando la estatal estaba en manos del chavismo.

De acuerdo con AP, los directivos le pagaron a González 20 millones de dólares entre 2014 y 2018 para proveer de bienes y servicios a precios inflados a la matriz de CITGO, PDVSA.

González Testino fue arrestado a su llegada al aeropuerto internacional de Miami en 2018 por pagar sobornos por 629 000 dólares al exdirector general de Bariven, la subsidiaria de suministros de PDVSA. González también admitió haber canalizado sobornos a funcionarios de PDVSA y CITGO.

Gonzalo Morales: El empresario venezolano Gonzalo Morales Divo «se declaró culpable» en una trama de sobornos y blanqueo de capitales vinculado a Citgo. Según la acusación del Departamento de Justicia, Morales Divo conspiró con su socio, José Manuel González Testino, para favorecerse enormemente de contratos con la petrolera venezolana PDVSA.

Francisco Convit: Socio de Alejandro Betancourt y Pedro Trebbau en la empresa Derwick Associates, compañía que ha sido señalada en investigaciones periodísticas y judiciales de enriquecerse aprovechándose de la crisis energética de Venezuela que inició en 2009.

Convit cuenta con al menos 7 empresas registradas, 3 cuentas bancarias y propiedades en 7 distintos países.

Matthias Krull: Alemán y residente de Panamá (banquero de alto nivel en Suiza) gestionó actividades de “banca” para numerosos oficiales venezolanos y cleptócratas, según la acusación. Krull fue sentenciado por el Tribunal de Florida a 10 años de prisión.

Admitió haberse puesto de acuerdo con hombres identificados como ‘Los Chamos’ para lavar 200 millones de dólares. Krull prometió ayudar a los fiscales en su proceso de ampliación de la investigación y ha brindado detalles de sus encuentros con los conspiradores en Caracas, y en su condominio en la exclusiva isla de Fisher con vistas a la Bahía de Biscayne en la que discutieron la transferencia de fondos de petróleo malversados al banco europeo, según los documentos de la corte.

Abraham Ortega: Exdirector ejecutivo de planificación financiera de Pdvsa, fue detenido por las autoridades estadounidenses. Ortega pagó una fianza de USD$ 1 000 000 para lograr el beneficio de arresto domiciliario en su residencia en el sur de la Florida, con un monitoreo electrónico 24 horas al día. Solo puede movilizarse para acudir a citas médicas y audiencias en la corte.

Alejandro Andrade: La parte de las ganancias ilícitas de Andrade nunca se le envió directamente; en su lugar, Raúl Gorrín, Leonardo González Dellán y el cuñado y socio de negocios de Gorrín, Gustavo Adolfo Perdomo Rosales, compraron activos y pagaron los gastos de Andrade relacionados con numerosos aviones y yates, propiedades en el extranjero, caballos de campeonato múltiples y numerosos relojes de alta gama. La compra de todos estos bienes y el cableado de los pagos se ocultó detrás de una red sofisticada de empresas extranjeras que ocultaban la titularidad real de los individuos.

Claudia Díaz: Exenfermera de Chávez, también estuvo al frente de la Oficina Nacional del Tesoro (ONT). Díaz y su esposo, el capitán Adrián Velásquez Figueroa, presuntamente recibieron unos 65 millones de dólares de la cuenta personal de Raúl Gorrín en el HSBC Private Bank (Suiza) y desde las cuentas de las empresas registradas en Panamá.

Según las investigaciones realizadas hasta ahora, Díaz acumuló una gigantesca fortuna durante su paso por la Tesorería Nacional de Venezuela y el Fondo de Desarrollo (Fonden), entre 2011 y 2013.

Díaz era prácticamente desconocida hasta que ella y su esposo aparecieron en 2016 en la filtración de documentos financieros secretos conocidos como los Papeles de Panamá. Ella y su esposo, Adrián Velásquez, viven actualmente en Madrid, y aseguran que las acusaciones en su contra forman parte de la persecución de Nicolás Maduro.

«(Ella) Niega rotundamente haber tenido lingotes de oro o cuentas bancarias de ningún tipo en Liechtenstein», dijo a AP Ismael Oliver, abogado de la pareja.

Se trata de miembros de la llamada “boliburguesía” venezolana, una élite que ha amasado fortunas durante la revolución bolivariana que inició Chávez y que están bajo intensa investigación de los fiscales estadounidenses.

Desde hace más de una década en Venezuela se aplican rígidos controles de cambio que han alentado la corrupción, al permitir que unos pocos privilegiados le compren divisas al Gobierno al tipo de cambio oficial y las revendan en el mercado negro obteniendo de manera instantánea enormes beneficios.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento