Virales

Newsletter

UE-Mercosur: Prácticas europeas para problemas latinoamericanos

Por: Sofía Ramírez Fionda - Dic 26, 2013, 3:31 pm

Las negociaciones entre la Unión Europea (UE) y el Mercado Común del Sur (Mercosur) tienen una historia que está por cumplir 20 años. Luego de la firma del Tratado de Asunción en 1991 que constituyó el Mercosur (en ese entonces, solo con el aval de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay), la cooperación entre ambos bloques comenzó en el año 1995 con el Acuerdo Marco Interregional de Cooperación.

En el año 2000, comenzó a negociarse un Acuerdo de Asociación UE-Mercosur, el cual comprende tres capítulos: diálogo político, cooperación y relaciones comerciales. En el año 2004, estas negociaciones se suspendieron por diferencias en el capítulo de relaciones comerciales, y se retomarían 6 años después, en la Cumbre UE – América Latina y Caribe.

Adicionalmente, la UE ha demostrado siempre un interés especial en que el Mercosur profundizara su proceso de integración, por lo cual también brindó asistencia técnica a las estructuras del organismo latinoamericano a través de un Acuerdo Interinstitucional, con el fin de reforzar la integración.

El Documento Estratégico Regional 2007-2013 (DER) de la UE para el Mercosur, también persiguió este objetivo. Siendo el segundo DER dedicado al Mercosur, destinó EUR 40 millones para apoyar la institucionalización del organismo, la aplicación del Acuerdo de Asociación entre ambos bloques y la participación de la sociedad civil en los procesos regionales de integración.

Pero, en el medio de estos esfuerzos de cooperación, la integración regional latinoamericana no avanza, y el Mercosur no es la excepción: la falta de compromiso de los Estados para ceder su soberanía en pos de la integración contrasta ampliamente con los esfuerzos hechos por los Estados europeos luego de la Segunda Guerra Mundial y que actualmente han constituido la integración más importante de la historia contemporánea, uniendo bajo el mismo mercado 28 Estados con 24 lenguas diversas. Con todas sus fallas, pocos Estados en el mundo han hecho esfuerzos tales por liberalizar el comercio, sobre todo de forma conjunta.

El Mercosur, por su parte, a 22 años de su conformación aún no ha cumplido su objetivo de una unión aduanera y las relaciones entre sus miembros están más sujetas a las voluntades políticas de los líderes de turno que a los tratados firmados en estas décadas de historia. Así, por ejemplo, se aceptó la incorporación de Venezuela y se suspendió a Paraguay a pesar del Protocolo de Ushuaia – quizás, en la época de su firma, nadie pensó que era tan necesario definir la palabra democracia.

Por este atraso, también se ha mencionado la posibilidad de que tanto Brasil como Uruguay avancen en la negociación con la UE, dejando de lado a sus compañeros del Mercosur o manteniendo negociaciones paralelas. No es una novedad que Argentina posee serias dificultades internas para asegurar un comercio libre en sus fronteras, incluso en los primeros productos acordados. Durante los últimos años, las importaciones al país fueron bloqueadas y su reapertura es parcial y escasa en programación; tanto Estados Unidos como la UE han denunciado al país frente a la Organización Mundial del Comercio.

La inestabilidad de uno de los miembros del Mercosur – que no implica que el resto sean paladines del libre comercio – obliga al resto de sus miembros a permenecer en la indefinición, desde que en la práctica el organismo no está concebido como una estructura supranacional – como la UE – sino en un foro de negociaciones entre sus miembros, donde se toman decisiones de forma unánime.

La firma del acuerdo se sigue dilatando – ahora, se haría en enero de 2014. Y durante los vaivenes en las negociaciones descriptos previamente, surgieron dos hechos que deberían apremiar al Mercosur a concluir el acuerdo y avanzar en una cooperación más profunda.

Por un lado, la Alianza del Pacífico avanza, con objetivos de libre comercio y desarrollo mucho más claros y un historial de cumplimiento del pacta sunt servanda entre sus miembros mucho más fuerte que la de los Estados del Mercosur, y será cuestión de tiempo antes de que se integre plenamente al comercio europeo. En este marco además, México avanza a Brasil en su disputa por el lugar de potencia regional en América Latina. Por otro lado, la UE y Estados Unidos continúan sus negociaciones para firmar un Tratado de Libre Comercio (TLC) y constituir así lo que sería un espacio de libre comercio sin precedentes en la historia de los Estados Nación.

Ambas situaciones podrían bloquear la inserción de los Estados del Mercosur en los mercados europeos y en la economía mundial, generando una competencia a nivel de productos y servicios difícil de rivalizar.  Sin embargo, estos Estados, influenciados por Venezuela y absorbidos paralelamente por la Alianza Bolivariana – han optado por el camino que asegura que la libertad y la estabilidad jurídica representan una amenaza para los pueblos de nuestra América. Quizás resta confiar en que tanto Brasil como Uruguay continúen acompañando en su retórica a Maduro, pero en los hechos empujen hacia las negociaciones con la UE. Ya es tiempo de que América Latina abandone viejos esquemas y apueste por la libertad. 

Sofía Ramírez Fionda Sofía Ramírez Fionda

Basada en Buenos Aires, Argentina, Ramírez Fionda es ex editora en español y periodista de PanAm Post. Posee títulos en Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales. Síguela en Twitter: @SofiFionda.