Virales

Newsletter

Nuevos operativos policiales incentivan la venganza en Venezuela

Por: Thabata Molina - @Thabatica - Jul 30, 2015, 7:30 am
El sacerdote Salesiano Alejandro Moreno calificó lo ocurrido en la Cota 905 de Caracas como una "masacre". (Analítica.com)
El sacerdote Salesiano Alejandro Moreno calificó lo ocurrido en la Cota 905 de Caracas como una “masacre”. (Analítica.com)

Si alguien conoce a fondo cómo fue aumentando la violencia en Venezuela, con la llegada de la era del chavismo, es el sacedorte salesiano Alejandro Moreno, quien lleva más de 40 años viviendo en sus barrios.

Es psicólogo, teólogo y filósofo, pero dentro de su vocación tiene intrínseca la necesidad de ayudar a quienes lo buscan, para sobrevivir ante los embates de la violencia en Petare, una de las barriadas más peligrosas y grandes del continente.

Hoy alza su voz para advertir que la estrategia emprendida por el Gobierno, mediante la aplicación del plan Operación Liberación del Pueblo (OLP), no es ninguna solución al problema de la violencia.

Considera que con este tipo de operativos solo se exacerbará la necesidad de venganza entre la población, pues mientras unos ven con buenos ojos que se mate a los delincuentes, la verdad de fondo es que lo ocurrido el pasado 13 de julio en la popular zona de Caracas conocida como la Cota 905, fue un hecho cargado de excesos policiales. Ahora tiene la certeza de que se replicará en otros sectores del país.

¿Cómo describe la situación actual de la violencia en Venezuela?

– Terrible, estamos en una situación cada vez peor. En un espiral de violencia que crece más, donde las instituciones comienzan a ser más violentas que los mismos delincuentes.

¿Cómo se llegó hasta ahí?

Cuando la gente está en una situación crítica, llega al extremo previo a toda posibilidad de asistencia jurídica. Se regresa al más absoluto primitivismo de las pasiones desencadenadas, entonces domina en la mentalidad de la gente la necesidad de venganza y no la de seguridad. Pero con la venganza no se consigue la seguridad, se consigue con el control, con la posibilidad de poner a los malos en la imposibilidad de hacer maldad. Entonces, se llega a esta situación porque no hay autoridad, no hay un verdadero Estado que se encargue de proteger y defender, y por lo tanto, la gente indefensa recurre a lo más primitivo.

¿Cómo se cambia la mentalidad de la gente frente a la tolerancia ante este tipo de acciones?

Se puede hacer toda clase de consideraciones, de ponernos a pensar en el discurso de los medios de comunicación, de las redes, pero eso es poco eficaz mientras no actúe quien tiene que actuar, defendiendo y dando seguridad. Cuando hay seguridad se respetan mucho mejor los derechos humanos, y la gente no empieza a pensar en barbaridades. Por situaciones como las que estamos viviendo, ahora tenemos los linchamientos más feroces y más brutales.

¿La OLP es la solución para lo que sucede en los barrios?

Es una violencia excesiva. Violencia simple y llanamente, porque si en un enfrentamiento mueren 15 personas, y no hay ni un solo herido, quiere decir que esas 15 personas fueron ejecutadas, no hay otra explicación. En un enfrentamiento siempre hay más heridos que muertos, y hay heridos de ambas partes. Esta vez no hubo heridos de ningún lado, pero es que ni un rasguño en una camioneta.

Y eso lo hace el ministro –Gustavo González– para dar a entender que sí se preocupan, haciendo algo que tenga mucha resonancia, entonces el Gobierno puede pensar que la gente va a empezar a pensar bien de él. Es todo un desastre. Toda mentira y falsedad.

¿La OLP es una solución reactiva de cara a la campaña electoral?

Es que eso no es una solución. Ni reactiva ni no reactiva. Al contrario, empeorar el problema.

¿Por qué se empeora la situación?

Porque por un lado la gente aplaude y se llena de venganza y de odio y de explosión de las pasiones más negativas. Por otro lado, la gente que ha sufrido la injusticia se vuelve violenta contra aquellos que la han ejercido. La violencia se exacerba por ambos lados. Por la actitud de unos, y la práctica de los dolientes

¿En Petare actualmente, la gente teme que la policía se meta con la OLP?

Por supuesto. Todos estamos inseguros. Pero no solo en el barrio, sino en las urbanizaciones también. Cuidado con eso. Porque si encuentran motivos o razones para dar una imagen de lo que ellos consideran positivo, en una urbanización lo harán.

¿Cuál debe ser la actitud de la ciudadanía frente a acciones como la OLP?

La actitud de la ciudadanía debe ser optar por la razón. Optar por la política y no por la violencia y la represión. Además, optar por salir de un sistema y de un régimen como este que no tiene corrección. Ni está interesado en corregirse y además, no quiere corregirse y lo que quiere es profundizar la misma injusticia cada vez más.

En estos enfrentamientos con la policía los líderes de las bandas lograron escapar. Dicen que es por complicidad con los mismos policías.

Eso siempre sucede. Ha sucedido siempre en Venezuela, en la relación con los pranes y los operativos. Y en este caso, ellos dijeron que habían matado al pran principal y se había escapado, y no solo él, sino los suyos, la noche antes. ¿y quién les da esa información? Ellos están súper dateados y los datos le vienen de la policía, del Gobierno, o de la misma gente del Ministerio. De cualquier parte, para que ellos se defiendan y que sigan haciendo sus fechorías.

¿Este plan cree que será usado también para perseguir a la disidencia política?

Pero por supuesto. Es que eso ya lo han hecho. Esto apenas tengan una oportunidad o un resquicio por dónde meterse lo van a hacer. La represión es la característica para mantenerse en este Gobierno y es la represión del opositor.

¿Por qué considera que las autoridades llegaron a este punto, después de mantener un discurso de respeto a los derechos humanos y no represión?

Ellos van a seguir con ese discurso. Lo que pasa es que ahora quieren desviar la atención a los supuestos paramilitares y le van a echar la culpa desde Obama y Uribe. Resulta que ahora en todos esos lugares hay paramilitares que tiene que ser eliminados pues. Ellos seguirán con el discurso de los derechos humanos y van a decir que no tiene más remedio, que la culpa no es del Gobierno, sino de los paramilitares. De esa manera tienen que defender la población. Pero eso no va a durar mucho, eso serán dos o tres meses. Eliminarán a unos cuantos para obtener alguna ventaja en las elecciones –que es lo que buscan– y nada más, porque su connivencia con el delito es estructural. Ellos son tan delincuentes como los delincuentes.

¿Cuál es el perfil del delincuente actual en Venezuela?

Eso no se puede responder en unas cuantas palabras. El delincuente en la Venezuela actual es el más violento, el que no tiene absolutamente ningún control emocional, ningún control ético. Es el que actúa simplemente para conseguir lo que desea sin mirar para ningún lado y sin tener ningún tipo de control interno o externo.

¿El delincuente venezolano está consciente de la impunidad y de las pocas probabilidades de ser castigado?

Por supuesto. Si tenemos hasta 91% de impunidad, el delincuente sabe muy bien que no lo van a castigar. Ellos lo saben, que en Venezuela se puede delinquir y no pasa nada.

Thabata Molina Thabata Molina

Thabata Molina es una periodista venezolana especialista en temas de seguridad, violencia y conflictos penitenciarios con 12 años de experiencia en periódicos venezolanos, entre ellos El Nacional y El Universal. Oriunda de Caracas, actualmente reside en Panamá. Síguela @Thabatica.