Virales

Newsletter

Diálogo en Venezuela, no en Bambilandia

Por: Contribuyente - Mar 14, 2014, 8:18 am

El Gobierno de Nicolás Maduro, rehén de sus propios excesos y desaciertos, trata de ganar tiempo para que el descontento popular en Venezuela por la inseguridad personal, la inflación, la escasez, el desabastecimiento y la corrupción generalizada, no desaten el tsunami que lo barrería. En busca de oxígeno propuso la Conferencia Nacional de Paz. Intenta construir una plataforma que permita el diálogo en Venezuela demandado por distintos actores que han reaparecido con fuerza en el escenario nacional: la Iglesia Católica, los empresarios, las víctimas de la violencia.

Maduro pensó que podía escaparse por la tangente proponiendo un parlamento desabrido, como si viviésemos en Bambilandia, en el que se hable de paz, concordia y reconciliación en abstracto, obviando las causas que han originado la enorme polarización y fractura que dividen a Venezuela. Quiere maquillar el rostro de dictador que le ha dejado un mes de protestas populares. La respuesta de los líderes políticos, estudiantiles, eclesiásticos y empresariales más importantes, fue categórica: diálogo, desde luego, pero a partir de una agenda que contemple los puntos álgidos; esos que han convertido a Venezuela en una sociedad erizada, convulsa, inviable.

Venezuela: Estudiantes protestan pacíficamente frente a cordón de la Policía Nacional Bolivariana.
Estudiantes protestan pacíficamente frente a cordón de la Policía Nacional Bolivariana. Fuente: Staff de PanAm Post.

Los temas más resaltantes que han sido presentados por la oposición de Venezuela los resumo a continuación.

1. Amnistía: libertad inmediata de todos los presos políticos, incluidos Iván Simonovis, Leopoldo López y los estudiantes encarcelados durante las protestas; castigo a los responsables de la feroz represión y los asesinatos cometidos durante las recientes semanas; retorno al país de los exiliados políticos.

2. Restablecimiento pleno del Estado de Derecho: nombramiento de un CNE independiente de las órdenes de Miraflores; designación de un Fiscal, un Contralor y un Defensor del Pueblo, autónomos del Poder central; escogencia de una Corte Suprema soberana; respeto a los derechos de propiedad y desmontaje progresivo del andamiaje legal y de los controles punitivos que coartan y asfixian la actividad económica privada y la libre iniciativa.

3. Despolitización y descubanización de la Fuerza Armada Nacional, y desarme inmediato de los grupos paramilitares que actúan como fuerzas ilegales de choque del Gobierno nacional.

4. Castigo para los responsables de las “empresas fantasmas” que se apoderaron, según cifras del propio Gobierno, de más de 25.000 millones dólares, monto superior a las reservas internacionales de la nación.

5. Reconocimiento de la oposición, incluidos los estudiantes y jóvenes en general, como sector que debe ser respetado y consultado porque representa, al menos, la mitad del país; esa aceptación incluye a la bancada opositora en la Asamblea Nacional, agredida y maltratada de forma permanente por el oficialismo, a pesar de que en las elecciones legislativas de 2010 obtuvo la mayoría de los votos populares.

En ese apretado inventario se incluyen los asuntos inaplazables, sin los cuales resulta imposible pensar en un intercambio de iniciativas honesto y creador, y en la paz y estabilidad del país. La resolución de esos nudos críticos crearía la atmósfera para que puedan resolverse las dificultades en las demás áreas.

Ni siquiera Reinaldo Do Santos sabe cuál será el destino de las protestas que sacuden  a gran parte de Venezuela. Sin embargo, sí podemos tener la certeza de que esa agitación no se origina en los desvaríos de una juventud descarriada. Los jóvenes expresan el malestar global de una población cansada del saqueo de las finanzas públicas en medio de la mayor bonanza petrolera de la historia, la incompetencia de un Estado hipertrofiado, la cubanización progresiva de la nación, la ineficacia generalizada, el deterioro de los servicios públicos y de la infraestructura, la escalada de precios que pulverizó el poder adquisitivo, la escasez, el desabastecimiento y la inseguridad jurídica y personal.

Estos problemas, entre otros, han sacudido de la modorra a los venezolanos. El Gobierno ha demostrado incompetencia para resolverlos  o, peor aún, su directa intervención con el fin de generarlos. El encuentro entre el Gobierno y el país obliga a enfrentar las dificultades y las causas que las general de manera conjunta. Un “diálogo” que no trate de explorar la fuente de los males servirá para acompañar al régimen en su rodada hacia el abismo, pero no para corregir el rumbo. A los dialogantes opositores los convertiría en cómplices  de la desgracia o, en el mejor de los casos, en comparsas, jamás en protagonistas de los cambios que Venezuela tanto reclama.

Este artículo fue originalmente publicado en Ideas de Babel.