Virales

Newsletter

Todos con María Corina Machado

Por: Contribuyente - Dic 4, 2014, 4:07 pm

EnglishUna incansable luchadora por las ideas de la libertad, una mujer admirable. Esta podría ser una breve descripción de María Corina Machado, la exdiputada venezolana y opositora política del chavismo.

Golpeada por funcionarios públicos venezolanos favorables a la dictadura chavista, víctima de amenazas tanto a su persona como a su propia familia, insultada y vilipendiada en un sinfín de ocasiones, y ahora falsamente acusada e imputada por “elaborar un plan de magnicidio” y “conspirar” contra el dictador Nicolás Maduro. Sí, dictador, no presidente.

Así y todo, esta “dama de hierro” a la venezolana, se ha enfrentado siempre poniendo por delante sus principios, sin ceder ni negociar con dictaduras o políticos sin valores.

Esta semana, la fiscalía le imputó el delito de conspiración, siguiendo el artículo 123 del Código Penal, el cual dice que “cualquiera que, dentro o fuera del territorio nacional, conspire para destruir la forma política republicana que se ha dado la nación será castigado con presidio de 8 a 16 años”.

Primer punto, los dictadores quieren hacer cumplir leyes que ellos mismos atropellan. Si en Venezuela hay alguien que ha conspirado para destruir precisamente la forma política republicana de gobierno, es Nicolás Maduro. Algún día, los juzgados —y con un sinfín de pruebas— serán los defensores de esta dictadura calcada del diseño cubano.

Resulta casi una burla que estos déspotas adjudiquen a su favor un concepto tan denigrado por ellos mismos como lo es el de “república”. Que una dictadura se crea una república deja en vista la gran farsa que han montado y el modo en que se burlan del pueblo venezolano.

La realidad afirma y deja más que claro que Nicolás Maduro no tiene límites de poder, no respeta ninguna libertad individual, y no fue elegido por los ciudadanos venezolanos, sino que las elecciones fueron absolutamente manipuladas por el chavismo. A Maduro no lo eligió el pueblo, lo eligió Fidel.

Hoy es más que evidente que el chavismo siempre ha tenido su deseo de silenciar a una voz tan fuerte, clara y verídica como la voz de María Corina Machado. Si generar conciencia y hacer reaccionar a un pueblo oprimido y carente de libertad es “conspirar”, entonces a seguir “conspirando”.

Acumular presos políticos opositores es uno de los pasatiempos de toda dictadura, porque no olvidemos que la verdad es traición –o “conspiración”— en el imperio chavista de las mentiras. Y así han silenciado a Leopoldo López, y a otros tantos. Ahora quieren ir por María Corina, pero no podrán. No dejemos que lo hagan.

Lilian Tintori, esposa del líder opositor encarcelado Leopoldo López, da su apoyo a María Corina Machado. (@LilianTintori)
Lilian Tintori, esposa del líder opositor encarcelado Leopoldo López, brinda su apoyo a María Corina Machado. (@LilianTintori)

Las dictaduras no son para siempre, ni el régimen venezolano de Hugo Chávez, ni el régimen de Nicolás Maduro. A esto hay que llamarlo por su nombre y sin miedo. Lo que hay en Venezuela es una dictadura comunista.

América Latina y el mundo están haciendo caso omiso a la situación que acontece en Venezuela. Es necesario gritar lo que está sucediendo, expresar los deseos de libertad del pueblo y reportar los abusos que comete la dictadura chavista.

El que sabe lo que está aconteciendo en Venezuela y mira hacia otro lado, se convierte en un cómplice más. Nada de Gobierno democrático, nada de república, estamos presenciando una dictadura viva y nadie hace nada.

Empero, algún día esta dictadura caerá, y veremos una verdadera república, sin populismo, sin socialismo y sin represión. María Corina y Leopoldo López son quienes están sacando adelante a todo un pueblo, a todo un país que busca libertad.

Algún día —sea en dos meses, en dos años o en dos décadas— Venezuela volverá a sentir los aires de libertad, pero para eso es necesario que no bajemos los brazos y no nos autocensuremos ante el miedo, asimismo es necesario que la comunidad internacional repudie a esta dictadura.

María Corina y Leopoldo López te necesitan, ¿vos qué vas a hacer?