Virales

Newsletter

Las falacias más destacadas del Gobierno ecuatoriano

Por: Contribuyente - Ago 26, 2015, 9:37 am

EnglishPor Jorge Emilio Lince

Hoy, mientras desayunaba, recordé el altercado entre el ministro de Defensa Nacional de Ecuador, Fernando Cordero y la presentadora María Josefa Coronel, por lo que quise verlo de nuevo para analizarlo. Al vivir en un país en el que, prácticamente han regulado la diversión, ver perder la cabeza a los mismos políticos responsables de aquello es el mejor entretenimiento de los días laborables. Después de ver el replay de la entrevista descubrí muchas inconsistencias.

Al comenzar, la entrevista no se desenvuelve con tensión, pero sí revela errores de razonamiento en las palabras de Cordero. Mientras él cita artículos de la Constitución ecuatoriana para defender su posición, no hace más que demostrar, inconsciente e indirectamente, que estos no son más que palabras impresas en un papel para el Gobierno.

Por ejemplo, cuando menciona el deber del Estado de velar por la paz, la seguridad y la no-discriminación de los ciudadanos; no hace referencia alguna a los insultos y la prepotencia del presidente, al excesivo uso de fuerza de los militares y policías, ni a las acusaciones y amenazas por parte de los demás burócratas del oficialista Alianza País.

Además, mientras hace énfasis en los “diálogos” que ha propuesto el Gobierno y a resolver “democráticamente” las discrepancias, tampoco menciona que el mismo Gobierno se negó a la consulta popular acerca de la reelección indefinida y las nuevas leyes emitidas. Sin embargo, ese no es el punto clave de la entrevista.

La tensión comienza a crecer desde que acaba el primer video sobre las protestas indígenas durante el pasado sábado 15 de agosto. Cordero, con tono arrogante y prepotente, califica a las manifestaciones como “brutales”; asimismo, da a entender que las manifestaciones no son legítimas, sino un levantamiento violento en contra del Gobierno, sin razón de ser.

Además de desacreditar a las manifestaciones, el ministro no logra dar con la causa de estas, la cual es muy simple de identificar: la pésima gestión gubernamental. Es realmente mediocre e iluso inculpar a los manifestantes de “golpistas”, cuando estos forman parte de más de una región, ciudad, sistema ideológico, clase socioeconómica, etc. Es prácticamente imposible que tantas personas de grupos tan diferentes se hayan puesto de acuerdo en tan poco tiempo para tumbar al presidente.

Al finalizar la intervención de Fernando Cordero, se presentó otro video de la misma manifestación; solo que, en este video, se mostraba a policías y militares lanzando piedras y exagerado gas lacrimógeno a las casas de los civiles. Una vez terminado el video, María Josefa Coronel preguntó el porqué de los ataques a las casas de los civiles, si el deber de los uniformados es la protección. Fue aquí cuando Cordero explotó.

El ministro Cordero, como buen burócrata, intentó revertir el argumento al cuestionar si él y la conductora del programa habían visto el mismo video. Además, el ministro cuestionó la actitud de los manifestantes, evadiendo la pregunta que se le había hecho. Como respuesta, la conductora del programa no tardó en condenar los actos de violencia, y reiteró que la respuesta del ministro no era correspondiente a la pregunta que se había hecho.

De todas formas, Fernando Cordero no hizo caso. Al quedarse sin más respuestas y ante la insistencia de la conductora, el ministro argumentó que fallas técnicas no lo dejaban escuchar bien. María Josefa Coronel, dada la pausa, aprovechó para repetirle la pregunta, pero en lugar de responderla, el ministro Cordero acusó a la conductora de “querer invertir” la evidencia.

El festival de falacias (mayoritariamente ad hominem) inaugurado por Fernando Cordero se resume así:

¿Hasta cuándo la desinformación? Estar frente a un canal todos los días no le da ningún derecho sobre ningún ecuatoriano… Entonces eso también es una actitud prepotente.

Falacias: ad hominem, conclusión irrelevante, por asociación.

Usted está en este caso del lado de los violentos: de los que cierran carreteras, de los que disparan, de los que creen que las lanzas son indumentarias ancestrales… ¡son armas letales! ¡Las lanzas matan!

Falacias: ad hominem, contradicción (ya que los policías también tienen armas), hombre de paja, falsa equivalencia.

Una cosa es ser opositor, otra cosa es ser alentadora de la violencia. En pleno siglo XX, ¿una entrevistadora de televisión alentando la violencia?

Falacias: ad hominem, red herring, evasión del punto.
Horror: es el siglo XXI, no el XX.

Su canal y los medios libres (…) que tienen todas las facilidades, que investiguen.

Falacias: supuesto, victimización, evasión del punto.

Usted ve que la piedra que lanza la señora, bien lanzada; pero las bombas de gas, forma inteligente de dispersar… no.

Falacias: ad hominem, hombre de paja.

“[…] Para que el país no caiga en manos de estos forajidos, de estas personas que, en definitiva, sin ideas…”

Falacias: ad hominem.

La política ecuatoriana es un chiste. No hay razones para creer lo contrario. Cada argumento que viene de los miembros de Alianza País está cargado de errores, falta de lógica, rencor, odio, descalificación, insultos, prepotencia y arrogancia. Fernando Cordero no hizo más que comprobarlo. Si así pretenden cambiar al país, dudo de que el cambio sea para bien.

La similitud de formulación entre los argumentos del ministro Cordero y la de los demás integrantes del partido oficialista, es muy notoria, pero no igual. Aunque es usual escuchar el mismo advertising del Gobierno, en este caso, el ministro agregó un poco de lo suyo. Gracias a él, conocemos una nueva falacia: la ad corderum. Esta falacia consiste en sacar los cuernos e intentar embestir a quienes hacen preguntas mientras se recita propaganda oficialista.

Para mala suerte de los ecuatorianos, no nos será fácil deshacernos de esta falacia. La cancha política tiene demasiados huecos, así que todos los partidos serán sucios. Fuese bueno que esté totalmente equivocado, pero, según lo que veo en la TV, no creo que lo esté. Falaces gobernando solo nos llevarán a la ruina.

Jorge Emilio Lince es guayaquileño, amante de la libertad enemigo del Estado. Es estudiante universitario, miembro del Movimiento Libertario del Ecuador y coordinador de campus de Estudiantes por la Libertad Ecuador. Síguelo en @jorgelincep.