Virales

Newsletter

“Revolución ciudadana”, políticas GLBT y lobos vestidos de ovejas

Por: Contribuyente - Oct 15, 2015, 7:26 pm
El presidente Rafael Correa con los colectivos GLBT luego de una reunión. (La República)
El presidente Rafael Correa con los colectivos GLBT luego de una reunión. (La República)

EnglishPor: Cristina Villagómez

El 10 de septiembre del 2015 se registró la conformación de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBT. Este fue el resultado de una iniciativa llamada “Dialogo Nacional” e impulsada por el Gobierno del presidente Rafael Correa. Para la conformación de esta Federación se contactó a casi 2000 miembros de la comunidad GLBT y a 60 colectivos de todo el territorio nacional. El Ministerio de Justicia, Derechos Humanos y Cultos, como representante del gobierno, presidió las actividades llevadas a cabo.

La Federación tiene como objetivo principal el de “construir políticas públicas que favorezcan a la comunidad GLBT”. Según la página web oficial del Ministerio de Justicia ya se formó un Directorio y se designó a Diane Rodríguez como presidente, Francisco Albornoz como vicepresidente y a Ximena Lukas y Giovanny Jaramillo como voceros de la naciente organización.

Esta parecería ser una iniciativa gubernamental que pretende promover la inclusión de sectores relegados en la sociedad y así promover sociedades más saludables, tal como afirma Lenny Zúñiga, ministra de Justicia, cuando afirma “somos iguales pero diferentes. La búsqueda de la equidad y la igualdad profundiza la democracia”.

Suena bien, ¿no?

Diálogo Nacional entre revolucionarios

Los miembros del Directorio de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBT coincidencialmente son partidarios del Gobierno central y apoyan la gestión de la “Revolución Ciudadana” sin chistar. Además, todos los colectivos con los que se llevó a cabo el Diálogo Nacional son, al igual que el Directorio, afines al Gobierno.

Existen colectivos como Matrimonio Civil Igualitario, Todo Mejora, Fundación Ecuatoriana Equidad, y muchos más que no son afines al Gobierno de la revolución ciudadana y no fueron llamados a ser parte de los diálogos ni de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBT. Algunos de estos colectivos tienen más de una década de vida. Líderes reconocidos del movimiento GLBT en Ecuador, como Pamela Troya, Silvia Buendía y Efraín Soria han sido excluidos de todo diálogo con el Gobierno. Seguramente esto también es una coincidencia.

Camuflando la estrategia de fondo

En el mes de agosto de este año la asambleísta Lourdes Tibán y la Fundación 1000 Hojas lograron filtrar varias partes de un informe presentado por el excanciller de la República, Ricardo Patiño.

El informe contiene una serie de actividades, planes y estrategias para recuperar la perdida fuerza y credibilidad del Gobierno. Este está dividido en tres partes: una de estas se titula Lineamientos Estrategicos para desactivar el proceso desestabilizador y fortalecer la capacidad de movilización social. El nombre de esta sección lo dice todo, no obstante es pertinente analizar su contenido.

El cuarto objetivo de este informe es “relacionarse con organizaciones sociales”, como lo son los colectivos GLBT, para construir alianzas políticas en todo el territorio. Estas alianzas deben generar afinidad con el programa de la Revolución Ciudadana y permitir la desmovilización de los “grupos descontentos” con el Gobierno.

Comienza a dejar de parecer extraño que dos meses después de la aparición de este informe se haya formado una federación de organizaciones GLBT afines al Gobierno central.

[adrotate group=”8″]

Un Gobierno progresista de gobernantes conservadores

Resulta bastante extraño que el Gobierno tenga interés en fortalecer y empoderar a los colectivos GLBT. En más de una ocasión, miembros de la cúpula se han expresado de forma despectiva y burlona sobre la comunidad.

En el Enlace Ciudadano No. 354 el Presidente de la República del Ecuador se refirió a la ideología de género como una teoría que “no resiste el menor análisis”, que atenta contra las leyes de naturaleza; y dice barbaridades sobre la misma. En otra ocasión, Correa aseguró no estar de acuerdo con el matrimonio civil igualitario. Así mismo indicó que el reconocimiento legal de los transgéneros es una estrategia para llegar al “matrimonio gay”. Concluyó su intervención indicando que la adopción debería darse únicamente “entre familias tradicionales, hombre, mujer, niño”. En otras palabras, el Primer Mandatario está supeditando la identidad de género a una idea paranoica de que los gays solo sueñan en casarse, que las feministas son extremas y desarrollan teorías barbáricas, entre otros sinsentidos. Irónicamente la Presidenta de la Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBT es transfemenina.

El 28 de octubre de 2014, Mónica Hernández, actual directora del Plan Familia y asesora de Correa para ese momento, envió un análisis al Ministerio de Salud Pública, en el cual emite su opinión sobre los cuadernos metodológicos que se utilizaban para impartir Educación Sexual. El contenido de este documento oficial es vergonzoso, pues cristaliza la ignorancia de Hernández. Entre sus opiniones con respecto al “Cuaderno Metodológico 1” se encuentran:

  1. No está de acuerdo con la existencia de la intersexualidad pues es poco frecuente.
  2. La idea de que el sexo y el género no son lo mismo es falso porque las mujeres menstrúan.
  3. El creer y que en efecto existan personas trans va contra la naturaleza y es ilógico.
  4. Las feministas radicales han infiltrado la teoría de género.

Los cuadernos que Mónica Hernández analizó dejaron de estar en circulación para ser corregidos.

Conclusiones

Si conectamos todos los cabos, podremos contemplar que la Federación Ecuatoriana de Organizaciones GLBT es una herramienta política del oficialismo y nada más. El que la Federación esté constituida y dirigida por militantes de Alianza País y la exclusión de líderes y activistas no afines al Gobierno no son coincidencias.

No se podía esperar más de un gobierno que ha manifestado su rechazo a los colectivos GLBT. Seguramente la labor de la Federación radicará en disimular la fobia gubernamental frente a las minorías de la diversidad sexual mientras apacigua las aguas con talleres y propaganda en vez de luchar por la igualdad ante la ley o la violencia contra la comunidad.

Todo este montaje ha sido criticado por varias organizaciones y varios activistas del movimiento LGBT en el país. Se ha seleccionado a una persona como cabeza de una Federación cuya labor es servir de canal entre la comunidad y el Gobierno. Pero, ¿cómo logrará su labor si no nos representa?

Cristina Villagómez es ecuatoriana, estudiante de Jurisprudencia, activista GLBT. También es Directora del Movimiento Libertario del Ecuador y fundadora de LGBTQIA Ecuador. Síguela en @crisvillavera.