Virales

Newsletter

¡Atención! Adoctrinamiento y educación en América Latina

Por: Contribuyente - Ene 4, 2016, 1:09 pm
El adoctrinamiento está presente desde muy temprano en los colegios públicos y privados de América Latina.
El adoctrinamiento está presente desde muy temprano en los colegios públicos y privados de América Latina. (Radio Faro)

Incontables son las ocasiones en las que, como defensores de las ideas de la libertad, debemos hacer frente a un sinfín de prejuicios y reglas generales impuestas por el populismo latinoamericano; populismo intelectual que ha dado paso a que el Estado se atribuya roles que, por su naturaleza, no le corresponden.

El Estado ha agigantado de un modo descomunal su participación en la vida diaria del ciudadano, y a la larga, una gran parte de la sociedad cae en la trampa ideológica y lingüística, cediendo sus libertades a esta entidad que se ha convertido en algo similar a una mezcla entre un líder mesiánico y un padre; es decir, el Estado.

Resulta irrebatible observar que una de las armas más poderosas que han tenido en sus manos los gobiernos populistas —no sólo de la historia latinoamericana, sino también de la historia mundial—, es la estatización de las ideas, es decir, la tergiversación del lenguaje.

Todo este proceso tiene sus bases instaladas de un modo claramente estratégico por parte de los Gobiernos de este corte, manipulando a los ciudadanos desde la más temprana edad.

Este proceso tiene sus inicios en la educación primaria, donde desde hace largas décadas, en la región latinoamericana —lamentablemente sometida a los incansables gobiernos populistas—, se inculca un alto nivel de ideología socialista para desmembrar la enseñanza y orientarla hacia donde los Gobiernos de turno lo desean.

Lo más particular es que en la mayoría de los casos, esto acontece no solamente en colegios estatales, sino también en colegios privados, en los que el Gobierno tiene una alta interferencia en términos de programas de estudio, imposiciones y regulaciones. Durante esta etapa los niños aprenden a leer con contenido socialista.

“Pueblo Feliz”, libro de lectura para alumnos de segundo grado de Argentina, del año 1952. (Antonella Marty)
“Pueblo Feliz”, libro de lectura para alumnos de segundo grado de Argentina, del año 1952. (Antonella Marty)

A continuación, durante la educación secundaria, momento en que los niños continúan con el desarrollo del pensamiento crítico, la situación se va agravando cada vez un poco más. El pensamiento crítico e individual de cada niño comienza a ser desmoralizado por parte de los profesores, quienes también han pasado por el mismo proceso durante su juventud y que además, caen en la trampa de la dictadura intelectual populista de izquierda, que ha tomado cada área de la cultura y la academia.

En este sentido, y para ser directos, el maestro aniquila el pensamiento del alumno para orientarlo hacia las ideas o ideologías que el mismo maestro cree correctas, en su mayoría, ideas que promueven el odio hacia los “yanquis”, al “capitalismo salvaje”, al “imperio” o a los “neoliberales”.

Algunos años después, durante la educación universitaria, este proceso se acentúa para llegar a fijar las bases de las ideas que han sido inculcadas desde la educación primaria. Lo que aquí acontece es que los jóvenes, ya no tan adolescentes, no sólo tienen devastado su pensamiento crítico e individual, sino que también comienzan a devastar el de sus pares o conocidos. Es decir que durante esta etapa, los jóvenes comienzan a transformarse en militantes de la ideología que se les ha inculcado desde pequeñitos.
[adrotate group=”8″]
El mismo caudillo Juan Domingo Perón expresó abiertamente el plan de adoctrinamiento hacia el pueblo argentino en Conducción Política:

Nuestro trabajo es unificar e inculcar nuestra doctrina en las masas (…) Debemos formar apóstoles de nuestra doctrina; por eso yo no digo enseñar doctrina, digo inculcar la doctrina (…) Hay que efectuar una capacitación indirecta de la masa. Nosotros no trabajamos aquí para la masas en forma directa, sino indirecta, dándole a los hombres nuestro concepto, ya sea en los conocimientos de orden intelectual, como también en las cualidades de orden moral que hay que poseer y que hay que desarrollar en la masa peronista (…) Tenemos que encaminar los valores morales de los hombres y su acción intelectual y material en una dirección única, además de actuar sobre el corazón de los hombres (…) Nuestra arma es la persuasión, hay que tomar uno por uno e irlos persuadiendo (…) Dentro del Peronismo es necesario formar esa multitud de hombres jóvenes y estudiosos que son los que llenarán después las bibliotecas con la exposición de nuestras teorías.

A pesar de todo, la presencia de las ideas socialistas en el desarrollo y crecimiento de los niños pasa desapercibida, y si los padres no colaboran a la evolución del pensamiento crítico de sus hijos, no sólo sucederá que la izquierda tomará cada vez más lugar en la academia, la cultura y las tantas áreas en las que ya se encuentra establecida, sino también que sus hijos padecerán el adoctrinamiento, la ceguera populista y perderán algo que quizás jamás vuelvan a recuperar: la libertad de pensar como un individuo único e irrepetible, para pasar a formar parte de las masas o del colectivo socialista.