Políticos y expertos colombianos opinan sobre lo que ocurrirá con Venezuela: entrevista

Preguntamos a políticos y expertos en el tema sobre lo que podría ocurrir el sábado 23 de febrero cuando se intente entrar la ayuda humanitaria a Venezuela

6.694
Políticos y expertos colombianos opinan sobre lo que ocurrirá con Venezuela: entrevista (EFE)

El próximo sábado 23 de febrero es un día clave para el futuro de Venezuela. Juan Guaidó, presidente interino, ha escogido ese día para la entrega de la ayuda humanitaria que podría salvarle la vida a miles de venezolanos. El tirano Nicolás Maduro insiste en que no dejará pasar ni alimentos ni medicinas. Ha bloqueado con camiones el puente fronterizo Tienditas y ha realizado «ejercicios militares» en diferentes lugares de la frontera. Sin embargo, Guaidó, con el apoyo de EE. UU. y Colombia, no desiste y la entrega de la ayuda sigue agendada para el próximo sábado.

El Senador republicano Marco Rubio estuvo en Cúcuta el fin de semana, le reiteró a Guaidó que tiene todo el apoyo de Estados Unidos, y le recordó a los militares y políticos venezolanos que aún están del lado de Maduro, que no permitir la entrada de la ayuda humanitaria los condenaría «a pasar el resto de su vida huyendo de la justicia internacional, porque eso es un crimen”.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Este lunes, en Miami, Donald Trump dio un excepcional discurso sobre la situación de Venezuela. En una especie de ultimátum le dijo a los militares que protegen al tirano venezolano que pueden elegir entre la «generosa oferta de amnistía de Guaidó(…), o pueden elegir el segundo camino: seguir apoyando a Maduro. Si eligen este camino no encontrarán un refugio, no habrá una salida fácil. Lo perderán todo».

Guaidó ha convocado a los venezolanos para que miles de voluntarios formen corredores humanitarios el sábado y se logre entrar la ayuda enviada principalmente por Estados Unidos. De modo que el 23 será un día decisivo para Venezuela. Veremos si Maduro se atreve a dar la orden de enfrentar a venezolanos rodeados de militares de diferentes países, y si dado ese caso los miembros de la guardia venezolana le obedecen.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Desde Colombia la expectativa es mucha. Por supuesto nadie quiere un enfrentamiento entre militares colombianos y venezolanos en la zona fronteriza. La mejor opción es que Maduro salga del poder sin tener que llegar a ese punto. Por las últimas encuestas realizadas en Colombia es posible inferir que la actitud directa y frentera que ha tomado recientemente el presidente Iván Duque respecto a Venezuela es aplaudida por la mayoría de los colombianos.

Los analistas coinciden en que una de las dos razones fundamentales por las que Iván Duque pasa de tener una aprobación del 27,2% al 42,7% es el manejo que le ha dado al tema de Venezuela. En evaluación al gabinete el Ministro que mayor aprobación tiene es el de relaciones exteriores, Carlos Hollmes Trujillo. La mayor parte de la opinión pública quiere que Maduro salga del poder y aplaude la decisión del Gobierno colombiano de tomar el liderazgo y comprometerse con la libertad del país vecino.

Pero además de unos sondeos que muestran que la mayoría de los colombianos apoyan un papel activo de Colombia frente a lo que ocurre en Venezuela, el ambiente político también está del lado de los venezolanos que buscan libertad y la caída del socialismo.

Preguntamos a algunos políticos colombianos y expertos en el tema sobre lo que puede ocurrir el próximo 23 de febrero y sobre la actitud que debe tener el Gobierno colombiano dependiendo de lo que suceda ese día.

Gabriel Santos, representante a la Cámara, hijo del Embajador de Colombia en Estados Unidos: «El próximo 23 de febrero será una fecha crucial para la democracia en Venezuela. Hay dos posibilidades. Una: que se permita el ingreso de la ayuda humanitaria por la sobrecogedora embestida de la sociedad civil. La otra es que haya una brutal represión que yo creo que tendría una reacción adversa a lo que espera el régimen: más muertos en la frontera, más personas disgustadas con el régimen que van a terminar por envalentonar aún más a la oposición. Creo que es un día crucial, creo que el gobierno colombiano tiene que seguir empujando para que más que el cerco diplomático -que se ha demostrado funciona bien- haya un cerco económico, entre las medidas diplomáticas ha sido de las más eficientes. Asfixiar al régimen de Nicolás Maduro y quitarle las divisas de las manos, ha sido lo más efectivo».

Paola Holguín, Senadora por el Centro Democrático: «El 23 de febrero es una fecha crucial de quiebre para recuperar la libertad y la democracia en Venezuela. Vamos a formar una especie de tsunami humanitario donde demócratas de todo el mundo vamos a entrar la ayuda que el pueblo venezolano clama: alimentos y medicina. La ayuda entra a Venezuela sí o sí. Cualquier intento por parar la entrada de esta ayuda humanitaria es un delito de lesa humanidad».

Samuel Hoyos, excongresista, candidato a la Alcaldía de Bogotá: «Es urgente una transición democrática en Venezuela. El pueblo venezolano está sometido a una dictadura que viola de manera sistemática los derechos humanos y que está sometiendo al pueblo a un exterminio y a un exilio porque en Venezuela, el país más rico de América Latina, sólo hay hambre miseria y violencia.

Esa transición no va a ser fácil y desafortunadamente no será pacífica porque estamos hablando de un grupo de criminales que se tomaron el poder en Venezuela y se han enquistado en todas las ramas del poder público. La posibilidad de diálogo se agotó en Venezuela, ellos están involucrados en crímenes tan graves que no son capaces de dejar el poder. Son responsables de tanta corrupción que saben que en algún momento van a tener que pagar por eso. Así que la transición seguramente será dolorosa.

Uno esperaría que fuesen los militares venezolanos los que defendiendo al pueblo y a la constitución le dieran la espalda al régimen y lideraran ellos la transición democrática pero tampoco se ve. Así que el cerco diplomático es importante pero tampoco va a ser definitivo. Llevan 20 años y no les afecta. Yo creo que EEUU no puede descartar también la posibilidad de intervenir con los venezolanos, con los militares venezolanos, para que sean ellos los que promuevan una transición. Así que esperamos que Colombia siga siendo solidaria con los venezolanos pero tajante contra el régimen».

Pablo Victoria, Exsenador de la República: «Creo que a nadie se le escapa que el 23 de febrero es una fecha límite, una especie de ultimátum, que se le ha dado a Maduro para que salga del poder o de lo contrario se podría presentar un grave incidente en la frontera. Y a mí me parece que si el ejército interviene y hay heridos o muertos, por parte de los escuadrones militares contra el pueblo venezolano, eso podría desatar un incidente internacional en el que EEUU intervendría con su fuerza.

No obstante creo que esa intervención militar no estaría dirigida contra el pueblo de Venezuela sino que bombardearían a mi juicio -y sería lo más lógico, normal y sensato- las instalaciones militares. Primero desarticulando el sistema de comunicación de los cuarteles entre sí y la comunicación de Miraflores con los respectivos cuarteles, así como el sistema de defensa nacional de Venezuela, para que el ejército no pueda recibir ordenes por parte de sus comandantes.

Creo que esa sería una acción que ninguno de nosotros quisiera, porque lo que queremos es que Maduro abandone el poder voluntariamente y no se llegue a unos extremos absolutamente inconvenientes, pero realmente necesarios en última instancia si Maduro no abandona el poder y no deja entrar la ayuda humanitaria».

José Miguel Santamaría, empresario y corredor de bolsa, precandidato a la Gobernación de Cundinamarca: «El 23 de febrero es un día clave y un día muy complicado. Es complicado porque uno no sabe cuál va a ser la reacción de los matones de Maduro. No sabemos si se va a poder entrar la ayuda humanitaria. Pero la apuesta que está haciendo el gobierno Duque es clara. El presidente Duque le está apostando a que Venezuela vuelva a ser una democracia y su lucha va en cuatro frentes, porque no hay nada que le pueda generar mejores dividendos a los colombianos y a Colombia que Venezuela retorne a la democracia.

Lo digo en 4 factores: 1- Se acaba la guarida de los bandoleros y los narcoguerrilleros. Mejora la seguridad. 2- Vuelven los venezolanos a su país y se nos soluciona un problema social que tenemos muy grande con tanta migración. 3.-La reactivación económica de Venezuela que va a durar muchísimos años. No hay nadie más cercano y con más capacidad que los colombianos. Las empresas colombianas llegarán a Venezuela y generarán reactivación económica. 4-Liderazgo regional. Todos sabemos que Iván Duque es el artífice de gran parte de esto que está pasando. Si él saca esto adelante eso lo convertirá en un líder regional».

José Jaime Uscategui, representante a la Cámara: «Lo que pueda suceder el 23 de febrero en la frontera con Venezuela es completamente incierto. Estuve precisamente el fin de semana pasado en Cúcuta en mi calidad de presidente de la comisión de derechos humanos de la Cámara de Representantes para ver cuáles son los protocolos de seguridad que hay para esa fecha y cuál es la agenda que va a haber en el proceso de entrega de la ayuda humanitaria. Nadie sabe qué esperar para ese día. Pueden suceder muchas cosas como puede que no suceda nada importante. Y ése cerco diplomático que se ha querido apretar, aún está lejos de ser la solución definitiva a la dictadura en Venezuela.

Podría suceder que Maduro en un acto sorpresivo, decida dejar la ayuda humanitaria. La otra opción es que la dictadura mantenga su actitud hostil de mantener cerrada y bloqueada la frontera. Ahí vamos a ver qué sucedería si la guardia nacional de alguna forma cede en un acto de rebelión a la dictadura y permite el ingreso de las ayudas que podría ser un escenario interesante porque sería desafiar a la dictadura y mostrar incluso que los militares toman partido por el pueblo. Pero también existe la incertidumbre de no saber qué pasaría con esos colectivos o grupos paramilitares que ha conformado Maduro y que podrían tener algún tipo de reacción violenta y sería un escenario también impredecible y que podría desencadenar en algún tipo de violencia.

Confiemos en que las autoridades, los diputados exiliados y que la comunidad internacional, siga apretando ése cerco a ver si definitivamente Maduro y sus secuaces salen del poder. Lo cierto es que tenemos que estar presentes en la frontera y hacer todo lo posible por generar cada vez más presión a la dictadura y que los militares se vean cada vez más convocados a la sublevación. Esperemos a ver qué sucede.

Orlando Avendaño, escritor venezolano en Colombia: «Esperemos que, con el 23 de febrero, Juan Guaidó haya impuesto un deadline, tanto para los militares como para la cúpula civil que tiene a Venezuela secuestrada. La euforia, la emoción y la mayor energía de todos los venezolanos se debe invertir en lograr que ingrese la ayuda humanitaria en los próximos días. En ese momento los militares venezolanos tienen un dilema: o permiten que entre o la obstaculizan. Lo que esperamos del Gobierno de Iván Duque es que apoye a los venezolanos que podrían tropezar con unos militares peligrosos y crueles. Hay que aprovechar la coyuntura para darle el último gran golpe a la dictadura, generar el quiebre necesario que derive con la salida de Nicolás Maduro y poder rescatar la libertad. No se puede permitir que esto se dilate, con el riesgo de que Maduro logre una miserable estabilidad en la región y se convierta en el Bashar al-Assad de América».

 

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento