Chile: Empresas CMPC reconoce colusión con Kimberly Clark para aumentar precio de pañales

2
Según CMPC, dichas prácticas habrían comenzado el año 2002 y que si bien desconoce “la fecha exacta en que estas conductas se habrían terminado”, agrega que de acuerdo a los antecedentes aportados, los contactos entre ejecutivos habrían finalizado en 2009 (Univisión)
Según CMPC, dichas prácticas habrían comenzado el año 2002 y que si bien desconoce “la fecha exacta en que estas conductas se habrían terminado”, agrega que de acuerdo a los antecedentes aportados, los contactos entre ejecutivos habrían finalizado en 2009 (Univisión)

La Fiscalía Nacional Económica de Chile (FNE), inició el 28 de octubre de 2015 una investigación en donde descubrió una colusión entre las empresas CMPC en acuerdos de precios del mercado por más de 10 años. El portal digital de La Tercera tuvo acceso a los más recientes informes de las autoridades y revelaron que Kimberly Clark negoció para aumentar los precios de los pañales.

La CMPC reconoció ante la FNE que concretó con la multinacional varios acuerdos de alzas de precios, de actividades promocionales, de convenios de posicionamiento y de intercambio de información,  “que habrían afectado al negocio tissue que afectaron al negocio sanitario”, según señaló el informe.

Las reuniones entre los ejecutivos de ambas compañías se realizaban en distintos hoteles de la capital. CMPC relató que la primera de estas reuniones se habría efectuado el 2002, en el restaurante del ex Hotel Carrera.

Esos acuerdos “se habrían alcanzado principalmente en relación a pañales de bebé”, por medio de una coordinación de precios entre las marcas de pañales Huggies de Kimberly Clark y Babysec de CMPC.

Las dos empresas manejan el mercado de ese producto con 36 % cada una.

 

Por otro lado, ninguna de las dos compañías se ha manifestado con respecto a este escándalo que ha provocado fuertes críticas por parte del gobierno y del empresariado.

La Fiscalía por su parte aseguró que se encuentran en una “investigación en curso” pero el delito de colusión en el que incurrieron ambas empresas prescribió, por lo que no habrá acciones legales en su contra debido a que el acuerdo que tenían para subir los precios concluyó en el 2009.

Finalmente, la legislación chilena prevé un plazo de cinco años para abrir un proceso judicial.

Fuente: La Tercera

Comentarios