Del aula a la mara: pandilleros salvadoreños tienen estudios universitarios

9
Las pandillas es un fenómeno social que marca la vida en El Salvador. (El Nuevo Diario)
Las pandillas es un fenómeno social que marca la vida en El Salvador. (El Nuevo Diario)

La idea del pandillero perteneciente a una mara está cambiando. El antropólogo Jordan Palma compartió su opinión con el periódico salvadoreño, El Diario de Hoy, y no dudó en estimar que el pandillero tradicional, “de tatuajes por todo el cuerpo y cabello rapado” está quedando atrás “Hoy parecen universitarios de camisa cuadriculada y jeans. Estos mareos no tatuan su cuerpo con símbolos de la mara”.

Datos de la Dirección General de Centros Penales de El Salvador revelan que en las 23 cárceles de El Salvador hay 78 pandilleros que estuvieron en las aulas de educación superior. De estos, 46 cumplen condena y 32 están a la espera de una.

En El Salvador hay 14,307 pandilleros presos, por lo que se estima que uno de cada 200 son universitarios. Si hay 66,000 pandilleros activos en El Salvador, es posible que haya 330 pandilleros estudiando en las universidades salvadoreñas.

Pandilleros con mira a largo plazo

“Tener un nivel académico más alto les da ventaja competitiva. Fuerza. Además favorece el involucramiento de estas personas en actividades delictivas de mayor sofisticación”, opina el criminólogo Carlos Carcach. “Son menos irracionales y menos impulsivos. Esto los hace aptos para entrenamientos de mayor planificación”.

Para Carcach las prioridades han cambiado, hoy, pasar desapercibidos ante la Policía o las pandillas rivales queda en segundo plano. Lo más importante para los pandilleros es acceder a instituciones educativas y profesionales.

El nivel de escolaridad de los pandilleros encarcelados es diverso. (El Diario de Hoy)
En El Salvador el nivel de escolaridad de los pandilleros encarcelados es diverso. (El Diario de Hoy)

 

Para Carcach si es que hayan pandilleros estudiando química, facilitaría la fabricación de droga u otras sustancias de consumo ilegal. Es posible que pandilleros estén tras carreras afines a las leyes y la contabilidad, puesto que el dinero de extorsiones, tráfico de droga u otros delitos, ya está siendo administrado por contadores.

“Los profesionales infiltrados, de saco y corbata; profesionales de carrera y sin tatuajes. Y los pandilleros de la calle. Los primeros van camino al poder, los otros camino a la tumba”, explica “Adolfo”, quien trabajó rehabilitando pandilleros y pidió a El Diario de Hoy no revelar su verdadera identidad.

Fuente: El Diario de Hoy

Comentarios