Hans Rosling: una vida dedicada a contar el progreso humano con números

20
Hans Rosling murió ayer después de enfrentar el cáncer pancreático. (TED)
Hans Rosling murió ayer después de enfrentar el cáncer pancreático. (TED)

“Tener los datos no es suficiente. Tengo que mostrarlos en maneras que las personas entiendan y disfruten” era la mentalidad de Hans Rosling, el doctor en medicina, académico, estadístico y orador público, que murió el día de ayer de cáncer.

Durante su vida Rosling se dedicó a enseñar datos sobre el mundo de una manera atractiva y clara; de esta manera explicó cómo el mundo se ha desarrollado desde la Revolución Industrial y cómo el capitalismo ha sacado de la pobreza a billones de personas.

“Las mejores estadísticas que verás” era el deseo de Rosling que se hizo famoso en el 2006 durante una conferencia TED llamada “Estadísticas que moldearan tu visión del mundo”. En esta charla Rosling desmitificó ideas sobre el tercer mundo y resaltó la importancia de analizar los datos para ver de verdad cómo está el mundo en la actualidad.

La labor de Rosling es fundamental: explicar el progreso humano a través de datos que desmitifiquen que el capitalismo crea pobreza, pero es todo lo contrario. En su video “200 países, 200 años, en cuatro minutos” Rosling enseña cómo en 250 años la humanidad progreso más que en los 10,000 primeros años de civilización.

En el video Rosling explicó como en 1810 el humano en promedio vivía 40 años, su ingresos eran US$400 al año y los países eran pobres. Comenzó la Revolución Industrial y poco a poco la salud y expectativa de vida comenzó a aumentar.

La Revolución Industrial hizo que bajaran los precios y que la capacidad de compra aumentara. Las guerras mundiales y epidemias desaceleraron el progreso de la humanidad. Para 1948 la mayor parte de los países ya no eran pobres. El mundo había cambiado.

“Creando puentes entre las estadísticas y su interpretación” era una de las frases que caracterizaron a Hans. Explicaba de manera sencilla datos complejos del desarrollo de la humanidad. Para él, los datos eran música que había que escribir y tocar. Con eso buscaba enseñarles el mundo a sus estudiantes y durante sus conferencias.

Para ello fundó Gapminder en febrero de 2005, junto a su hijo Ola y su nuera, Anna. Gapminder es “un fact-tank”, una institución encargada de explicar con datos el estado actual del mundo. El objetivo de Gapminder es “luchar en contra de devastadores concepciones erróneas sobre el desarrollo global”. Gapminder promueve una visión centrada en datos que todos puedan entender.

Gapminder busca evitar comentarios negativos que aseguran que el mundo está peor que nunca, para ello usan datos que demuestran lo contrario.

 

Rosling se consideraba a sí mismo como un “edutainer”, al juntar las palabras educador con entretenedor. Una de sus mejores charlas en mi opinión fue cuando explicó la maravilla moderna que es una lavadora casera.

Hans tenía cuatro años cuando vio por primera vez una lavadora en su casa. Sus padres habían ahorrado por mucho tiempo para poder adquirirla. Hasta su abuela estaba presente la primera vez que la iban a ocupar, su sorpresa fue tanta que ella se sentó a ver el ciclo completo.

Esto fue un cambio importante en la vida de su madre, ella ya no tenía que pasar horas y horas lavando ropa. Ya tenía horas extras en sus manos, esas horas extras las ocupó en algo que para ella era una inversión: la educación de sus hijos. Ya que tenía una ayuda casera, la familia Rosling aprovechó para ir a la biblioteca para educar mejor a sus hijos.

Explicar de manera sencilla datos complejos, enseñar el mundo como realmente es y contar historias entretenidas mientras desmitificaba mentiras que están en los medios.

Unir datos y entretenimiento y hacer de las estadísticas algo claro y divertido fue lo mejor que Hans Rosling le dio al mundo. Explicar cómo se ha desarrollado el mundo gracias al ingenio humano nos da esperanza a todos, que a pesar de las malas noticias que nos abruman cada día el mundo sí esta mejor que nunca.

Comentarios