Virales

Newsletter

Flemming Rose: el “fundamentalista” de la libertad de expresión buscado por Al Qaeda

By: Adriana Peralta - @AdriPeraltaM - Feb 20, 2017, 3:30 pm
Flemming Rose ganó el Premio Milton Friedman a por avanzar la libertad que es otorgado por el Cato Institute. (UFM)
Flemming Rose ganó el Premio Milton Friedman por avanzar en la libertad que es otorgado por el Cato Institute. (José Castro Lemus/UFM)

“Debemos de restablecer la cercanía entre tolerancia y libertad, si queremos que la libertad de expresión florezca en el siglo XXI” expresó Flemming Rose durante la Lección Inaugural 2017 de la Universidad Francisco Marroquín (UFM) en Guatemala.

Flemming Rose es un escritor y periodista danés especializado en literatura e idioma ruso. En 1999 comenzó a trabajar en el periódico danés Jyllands-Posten donde fue editor de asuntos internacionales hasta diciembre de 2015.

En septiembre de 2005, Jyllands-Posten publicó una serie de 12 caricaturas editoriales llamadas “La cara de Muhammad”. Dos semanas después de su publicación, un grupo de embajadores de países musulmanes le solicitaron al Gobierno danés una condena a las caricaturas. Dinamarca se negó al explicar que ellos no pueden interferir con la libertad de expresión de un medio.

Desde ese momento hasta finales de enero de 2006 la controversia por las cariacturas era sobre todo en Dinamarca, pero el 4 de febrero de 2006 las embajadas de Dinamarca y Noruega en Siria fueron incendiadas debido a ellas. Al día siguiente, una turbia incendió la embajada de Dinamarca en el Líbano. En total 138 personas murieron en manifestaciones llevadas a cabo desde Nigeria a Palestina.

Desde ese momento Rose ha sido un hombre marcado por Al-Qaeda como enemigo por su uso de libertad de expresión para criticar el fundamentalismo islámico. Rose se considera un “fundamentalista de la libertad de expresión”. Para plasmar sus experiencias sobre la serie de caricaturas Rose escribió su libro “La Tiranía del Silencio” publicado en 2010 en Dinamarca y en 2014 en los Estados Unidos por el Cato Institute

Tolerancia y libertad de expresión

Sobre las amenazas y la situación actual de la libertad de expresión alrededor del mundo fueron las palabras que Flemming les dedicó a los estudiantes de la UFM.

Para Rose, el concepto de tolerancia ha sido tergiversado, es una de las ideas que más ha sido de-construida y malentendida. Durante su charla en la UFM comentó que la UNESCO define a la tolerancia como “el respeto, la aceptación y el aprecio de la rica diversidad de las culturas de nuestro mundo, de nuestras formas de expresión y medios de ser humanos. La tolerancia consiste en la armonía en la diferencia”.

Para Rose es errónea e implica que una persona minimice su opinión crítica sobre otras personas y sus culturas, aunque estas impliquen algún tipo de mal.

Según Flemming la tolerancia “no es sobre la armonía, la tolerancia se refiere a las discrepancias, a la confrontación, al conflicto pero sin recurrir a la violencia”. Es poder enfrentar un problema analizando la raíz de el, las opiniones, sin que uno de los lados quiera imponer su punto de vista por la fuerza.

Esto es una necesidad urgente en la actualidad. Las ciudades son cosmopolis, son lugares multiculturales, donde los migrantes traen consigo su cultura y puntos de vista. Donde chocan estas ideas, se puede dar lugar a la violencia. Tolerar, enfrentando y contrastando los puntos de vista es la práctica que hace que las sociedades logren convivir en paz. Pero solo callar sin criticar, abre la puerta a que opiniones equivocadas puedan ser las predominantes.

 

No todas las costumbres de todas culturas son las ideales para vivir, por eso se deben de contrastar esas culturas cuando se encuentran.

Leyes actuales que amenazan la libertad de expresión

Una tolerancia mal entendida lleva a muchos Gobiernos a establecer reglas y leyes que atentan con la libertad de expresión. Actualmente entre los peligros más grandes que atentan en contra libertad de prensa están diversas formas en la que los Gobiernos dictan qué deben de expresar los ciudadanos.

Las leyes en contra de los discursos de odio son reglas que en la vida cotidiana se usan para que un grupo de una sociedad le dice a otro qué debe de decir y cómo debe de decirlo.

Leyes en contra de las noticias falsas representan el peligro que estas leyes dejen en manos del Gobierno determinar qué es verdad y que no. Muchos Gobiernos autoritarios pueden decidir qué se habla y qué no se habla en la prensa, bajo el argumento de que una noticia no deber de ser mencionada porque “no es verdad”. De la mano de esta ley, está la de regular cómo un evento histórico se debe contar.

Hay países en donde negar el holocausto es crimen, aunque esto en teoría suena bien, es un arma de doble filo, países pueden usar esta misma idea para que solo la versión oficial de los hechos se conozca, este tipo de censura se puede usar para que el estado defina qué es la verdad.

Para Rose es una paradoja que en la era donde muchas personas tienen el conocimiento del mundo en su mano y la capacidad de expresar sus pensamientos sin un medio como intermediario, se dude aún de la libertad de expresión como un derecho inherente al ser humano.

La libertad de expresión es un derecho que antecede a la existencia del Estado, por lo tanto no es un derecho otorgado por el aparato estatal, por ello el Estado no puede arrebatar ese derecho.

Adriana Peralta Adriana Peralta

Adriana Peralta es amante, promotora y defensora de la libertad. Ha sido pasante en el Cato Institute y Atlas Network en Washington D.C. y miembro de la junta directiva de @CREO_org en El Salvador. Actualmente trabaja en el departamento de desarrollo de la Universidad Francisco Marroquín. Síguela en Twitter: @AdriPeraltaM.

Aumento del salario mínimo en Colombia será devorado por la reforma tributaria

By: Julián Villabona Galarza - @julianvillabona - Feb 20, 2017, 3:12 pm
Colombianos gastarían el aumento del salario mínimo pagando impuestos gracias a la reforma tributaria (Wikimedia)

Un estudio realizado por la Red de Justicia Tributaria determinó que el aumento del salario mínimo en Colombia no se verá reflejado en el bolsillo de los ciudadanos ya que el 89 % del alza, será consumida por los impuestos que hay que pagar gracias a la reforma tributaria del Gobierno. Esto, sin contar la inflación del país. Lea más: Colombia mantiene baja calificación en Standard & Poor's pese a reforma tributaria Lea más: Nuevo atentado en Bogotá: explosivo y panfleto contra la reforma tributaria El estudio determinó que el 70 % de los hogares colombianos que tengan ingresos bajos y medios tendrán que utilizar el 6,5 % de sus ingresos para pagar los impuestos que se crearon con la reforma, mientras que el 30 % de las personas de más ingresos únicamente deberán destinar el 0,4% de su dinero para el pago de cargas impositivas. El vocero de la iniciativa, Mario Alejandro Valencia, aseguró en declaraciones para el diario El Espectador que esta "es una situación que se advirtió y se probó en el Congreso de la República, pero que la Unidad Nacional no quiso atender, pues aumentar el IVA al 19 % en medio de una crisis económica, es inconveniente para el crecimiento, regresivo fiscalmente y violatorio de la Constitución en términos de equidad.” googletag.cmd.push(function() { googletag.display('div-gpt-ad-1459522593195-0'); });   Según la perspectiva de este estudio, Colombia podría aumentar su medida de desigualdad y volver al top diez de los países más desiguales del planeta, ya que quedaría por encima de otros países como Lesoto, Guatemala y Brasil según lo advierten los académicos en su informe sobre las consecuencias que traerán para los colombianos la reforma tributaria. Lo anterior demostraría lo que han argumentado muchos críticos de la reforma tributaria y es que quienes tengan menores ingresos son los que más deberán afrontar cargas impositivas, por lo que se estaría yendo en contra de la Constitución que dice que los impuestos aprobados en el país sudamericano deben ser progresivos. Hasta el momento la reforma tributaria ha recibido muchas críticas por no haber logrado los resultados esperados, entre ellos, mejorar la calificación crediticia que tiene el país, ya que la firma Standard & Poor's mantuvo la imagen negativa sobre Colombia. Fuente: El Espectador

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.