¿Qué motiva al New York Times para declarar a Maduro inocente?

Un análisis detallado demuestra el sesgo del New York Times a la hora de tratar de exculpar a Nicolás Maduro de haber incendiado los camiones de ayuda humanitaria

5.016
Un análisis desmonta la investigación verídica del New York Times sobre el camión quemado en la frontera colombo-venezolana. (Archivo)

Este análisis fue publicado inicialmente en el medio El Tiempo Latino el pasado domingo 10 de marzo: 

Este domingo 10 de marzo, en medio del trágico acontecimiento que vive Venezuela con alrededor de tres días sin electricidad en más de 20 estados, el medio estadounidense The New York Times (NYT) decidió sacar a la luz pública un video – no televisado, aseguran –, en el que se evidencia cómo manifestantes encapuchados habrían presuntamente quemado los camiones con ayuda humanitaria que intentaron ingresar a Venezuela a través de la frontera con Colombia el 23 de febrero. En tal sentido, el régimen de Nicolás Maduro terminaría siendo “inocente” de las acusaciones hechas por el gobierno de los EEUU al respecto.

Sin embargo, en este análisis desglosamos el material audiovisual para entender la motivación detrás de la publicación y el objetivo del medio, más allá del bloqueo de la entrada de la ayuda humanitaria, la represión y la utilización de fuerzas paramilitares (colectivos y presos) para atacar a la población que manifestaba a favor de la entrada de los insumos en contra del régimen de Nicolás Maduro.

Desglose:

El trabajo inicia desde el minuto 0:28 enfocado en señalar a funcionarios de la administración del presidente Donald Trump como los que responsabilizaron a la dictadura de Maduro de quemar la ayuda humanitaria, en lugar de ofrecer hechos concretos o describir a detalle cómo los efectivos de seguridad bloquearon el acceso de los camiones o la represión hacia población que clamaba el ingreso de los camiones. Justo en el minuto indicado lanzan la primera captura de un tuit del senador Marco Rubio, quien cita a otra publicación en la red social del medio colombiano NTN24, la cual asegura que los vehículos fueron quemados por la Policía Nacional Bolivariana (PNB).

“La investigación del New York Times muestra que los funcionarios del gobierno de EEUU levantaron juicios sin los hechos completos”, dice la narración.

“La crisis venezolana llegó a su punto crítico a principios de 2019, cuando el líder de la oposición, Juan Guaidó, se declaró a sí mismo presidente “, narra el video en el minuto 0:47, pero no especifican los fundamentos constitucionales en los que se basó el presidente de la Asamblea Nacional para sumir sus funciones, tampoco qué lo llevó a tomar esa acción legal y legítima, con el respaldo del cabildo abierto realizado en la capital del país, Caracas (artículos 233 y 333). Tampoco habla de otros “puntos críticos” del régimen de Maduro con las protestas de 2014 y 2017, asesinados, heridos y presos políticos.

Estos dos artículos son mencionados en la biografía de la cuenta oficial del presidente encargado, Juan Guaidó, como respaldo del cargo que ejerce:

–       Art. 233: Serán faltas absolutas del Presidente o Presidenta de la República: su muerte, su renuncia, o su destitución decretada por sentencia del Tribunal Supremo de Justicia; su incapacidad física o mental permanente certificada por una junta médica designada por el Tribunal Supremo de Justicia y con aprobación de la Asamblea Nacional; el abandono del cargo, declarado como tal por la Asamblea Nacional, así como la revocación popular de su mandato. Cuando se produzca la falta absoluta del Presidente electo o Presidenta electa antes de tomar posesión, se procederá a una nueva elección universal, directa y secreta dentro de los treinta días consecutivos siguientes. Mientras se elige y toma posesión el nuevo Presidente o la nueva Presidenta, se encargará de la Presidencia de la República el Presidente o Presidenta de la Asamblea Nacional

–       Art. 333: Esta Constitución no perderá su vigencia si dejare de observarse por acto de fuerza o porque fuere derogada por cualquier otro medio distinto al previsto en ella. En tal eventualidad, todo ciudadano investido o ciudadana investida o no de autoridad, tendrá el deber de colaborar en el restablecimiento de su efectiva vigencia.

En el video reporte, específicamente en el minuto 1:07 se menciona el bloqueo de la frontera por parte de Maduro, para impedir el acceso de la ayuda humanitaria. Se muestran unos segundo del Puente Internacional Simón Bolívar con barreras físicas, incluidas parte de lo que parece un camión de carga de combustible o agua y del lado contrario de la vía, un contenedor.

En el minuto 1:22 se especifica que las fuerzas de seguridad de Maduro repelieron a los manifestantes que trataron de entrar junto al camión. Hay tres segundos de video en pantalla cuando los efectivos de seguridad lanzan bombas lacrimógenas. Sin embargo, no ofrecen reporte de heridos, ni cifras de funcionarios del régimen que desertaron hacia Colombia en pleno operativo de contención de entrada de la ayuda humanitaria. Tampoco se ve ningún testimonio al respecto.

La narrativa del video reporte (1:30) señala al gobierno colombiano de proveer un material audiovisual manipulado e incompleto, con el objetivo de implicar al régimen de Maduro como el causante del fuego, ya que muestra con círculos a efectivos policiales justo al lado del camión que empieza a quemarse. Luego, se afirma que ese video enviado por el gobierno de Colombia, estaba 30 segundos adelantado a lo que denominaron el “momento crítico”.

Transcurridos 1:59 minutos, exponen en pantalla una grabación no televisada obtenida – afirman  –  en la que se muestra la misma escena, unos segundos atrás, así que retroceden el material y posteriormente sincronizan con el video seguridad del gobierno colombiano.  Allí se observa cómo encapuchados arrojan rocas y bombas molotov a la barrera de efectivos de seguridad del régimen, una de estas últimas desviada hacia los camiones. Sin embargo, no se dice en el material audiovisual quiénes eran esos encapuchados, sino que se asumen como parte de los manifestantes, ya que estaban del mismo lado. ¿Fue un accidente, lo propiciaron con intención los mismos protestantes o fueron infiltrados? No se sabe. Tampoco muestran el momento cuando los mismos manifestantes salvaron lo que pudieron rescatar de los suministros mientras se quemaban los vehículos.

En el minuto 2:40 el medio concluye que el fuego fue iniciado por las bombas molotov y no por las fuerzas de seguridad de Maduro.

Entre el minuto 3:04 y 3:05 hay una transición que corta la continuidad de la grabación. Según NYT se trata de un video de un presunto periodista que se pasa hacia el lado donde supuestamente habría caído la bomba molotov que inició el incendio y muestra el camión en llamas.

(3:19) “Este fue el inicio del fuego que se esparció rápidamente y consumió tres camiones”, dice la narración, sin mostrar alguna otra prueba, más que la del inicio del fuego con la bomba en uno de los camiones, de que el resto también se quemó debido a esta misma acción. Aparentemente, en este punto, se trata de una presunción, no de hechos. No hay más detalle de lo que pasó en el marco de tiempo en el que se propagó el fuego.

El video reporte retoma abiertamente el tema político en el minuto 3:36, con el que da inicio y dice que el incidente se convirtió rápidamente en una “tormenta política”, tal como la califica el mismo NYT.

(3:40) En este punto, vuelven a mostrar el tuit de NTN24, citado inicialmente por Marco Rubio y lanzan en pantalla de nuevo el mismo tuit del senador con la cita. Seguidamente unos segundos más tarde aparece en pantalla de nuevo el tuit de John Bolton, para en el minuto 3:50 descubrir el tuit de Mark Green, administrador de USAID.

Tuits:

Marco Rubio (@MarcoRubio): “La Policía Nacional de Maduro prende fuego a un camión de ayuda que lleva comida y medicina mientras el pueblo en Venezuela está muriendo de hambre. #23AyudaHumanitaria”.

John Bolton (@AmbJohnBolton): “Matones enmascarados, civiles asesinados por municiones y la quema de camiones que llevan las tan necesitadas comida y medicina. Esta ha sido la respuesta de Maduro a esfuerzo pacíficos para ayudar a los venezolanos. Los países que todavía reconocen a Maduro deberían tomar nota de lo que están respaldando”.

Mark Green: (@USAIDMarkGreen): “Orden de Maduro de disparar y quemar camiones llenos de ayuda humanitaria y atacar voluntarios es inconcebible. Condeno los asesinatos y abusos de DDHH cometidos por Maduro. Los ataques violentos contra la ayuda para salvar vidas en Venezuela son despreciables”

Pompeo (@SecPompeo): “Denunciamos la negativa de Maduro de dejar que la ayuda humanitaria entre a Venezuela. Qué clase de tirano enfermo no deja que la comida llegue al pueblo hambriento. Las imágenes de camiones quemándose llenos con ayuda son nauseabundas”.

Si bien el tuit del senador Rubio dice que la policía habría quemado los camiones con ayuda humanitaria basado en el tuit de NTN24, Bolton, Green y Pompeo no hacen tal acusación contra los efectivos, sino que responsabilizan a Maduro (sin especificar las vías o personas usadas para tal fin). Sin embargo, la pieza audiovisual muestra al dictador como inocente, pues la ayuda habría sido presuntamente quemada con una bomba “molotov” de los mismos protestantes Guaidó.

No hay ningún tipo de investigación que brinde más detalles sobre el origen de estos encapuchados, ni más información que respalde la inocencia de Maduro en este aspecto. En otras palabras, el tema político cobra fuerza por encima del objetivo de la ayuda, que sería brindada a un país en crisis humanitaria. No se habla de cifras de enfermos crónicos, desnutridos, de pacientes que necesitan diálisis o insulina, así como tampoco se profundiza en la utilización de colectivos (paramilitares) para reprimir a los manifestantes. Adicionalmente, el propio Guaidó, confirmó el uso de presos uniformados por parte del régimen para tales fines (el mismo Abrams lo dice en un segmento de sus declaraciones).

Aunque se le da el beneficio de la duda sobre la autenticidad del material obtenido, debido a la credibilidad del medio que lo publica, el foco pareciera ser político contra la administración del presidente Donald Trump, por encima de le emergencia que vive el país, que en términos periodísticos tiene muchas aristas para sacar filo.

(3:59) Aseguran que ninguno de los funcionarios ofrecieron evidencias que apoyaran sus reclamos, pero NYT tampoco probó quiénes eran los encapuchados, ni hizo una investigación a profundidad al respecto, sino que libró de culpa a Nicolás Maduro, en un trabajo que publican en medio de la mayor crisis económica política y social (humanitaria) que ha vivido el país caribeño en su historia, que para la hora de la publicación permanecía en penumbras por alrededor de tres días consecutivos por fallas en el suministro eléctrico.

Elliott Abrams ante el Consejo de Seguridad de la ONU:

(4:21): “…criminales armados liberados de prisión, movilizados para controlar la frontera, sus acciones llevaron a la quema de la asistencia humanitaria, en vez de su protección”, dijo Abrams.

(4:35) “Es verdad que Maduro tiene un horrendo registro de DDHH y que desplegó bandas armadas llamadas colectivos, para aterrorizar a la oposición, pero en este incidente específico, nuestro análisis muestra que los funcionarios de EEUU usaron denuncias no verificadas para darle la vuelta a su lado de la historia”.  El medio emite esta afirmación en la narración como parte de un comentario editorializado para intentar equilibrar la motivación política del trabajo, pero no ofrecen evidencias de esto tampoco. Por cierta que sea, es una opinión. No ofrecen cifras atribuidas, declaraciones oficiales, testigos, etc.

El video reporte finaliza haciendo la aclaratoria de que los funcionarios contactados para declarar sobre esta investigación no emitieron comentarios, mientras que usan el trabajo audiovisual para exponer la perspectiva del medio sobre la divulgación de noticias falsas en línea o a través de las redes sociales.

“Un rumor o denuncia sin pruebas se hace, es amplificado por personas que tienen influencia (en las redes). Los medios de comunicación tradicionales lo llevan a las masas y en este caso, con consecuencias en la vida real”, concluye la narración, mientras que hace un cierre clave: el vicepresidente de EEUU, Mike Pence, anunciando más sanciones para funcionarios de la dictadura de Maduro.

Veces que se muestran tuits o intervenciones de funcionarios de Trump en pantalla:

1. Marco Rubio, senador republicano (0:28)

2. John Bolton, asesor de seguridad nacional (0:32)

3. Marco Rubio, senador republicano (3:43)

4. John Bolton, asesor de seguridad nacional (3:48)

5. Mark Green, administrador de USAID (3:50)

6. Mike Pompeo, secretario de estado (3:54)

7. Mike Pompeo, secretario de estado (4:06)

8. Elliott Abrams, enviado especial para Venezuela (4:21)

El video:

Acá el enlace a la publicación original, escrita por Ricardo Sánchez-Silva para El Tiempo Latino. 

Comentarios