Joker: un análisis sobre la ideología del destruccionismo

"La realidad supera la ficción", el temor que alguien imite al Guasón ignora que la película es la que imita a la historia de quienes, al no poder crear, tapan sus fracasos destruyendo lo existente.

10.700
LOS ÁNGELES (ESTADOS UNIDOS), 30/09/2019.- Fotograma cedido este lunes por Warner Bros donde aparece el actor Joaquin Phoenix durante una escena de la película «Joker»

Por Jeffrey A. Tucker:

«Es una película sobre el descenso de un hombre a la locura, nada más», me advirtió el vendedor de entradas en el cine, después de que le dije qué película iba a ver: Joker.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

¿Por qué me hizo una reseña anticipada de la película el vendedor de entradas? La frase parecía demasiado ensayada, una advertencia para los espectadores como una forma de evitar lo que le preocupaba a la gente, a saber, que el caos ficticio de la película generaría imitadores en el mundo real.

Aún así, su mini reseña me dio cierta tranquilidad. Tuve que arrastrarme para ver la película de la que todos hablan. Los avances fueron demasiado espeluznantes. La vida es lo suficientemente dura sin películas que presentan más tristeza, que precisamente por eso soy fiel al estilo de cine más alentador.

De forma superficial, el vendedor tenía razón. Solo se trata de este hombre. Incluso después de irme, me seguía diciendo eso a mí mismo. Y sin embargo, después que terminó, experimenté precisamente lo que tantos otros han advertido. La película imparte un aura que no puedes sacudir. Lo llevas a casa contigo. Duermes con eso. Te levantas por la mañana y vuelves a ver esa maldita cara. Piensas en las escenas. Luego recuerdas cosas. Entonces todo comienza a tener sentido, no en un sentido moral sino narrativo.

También fue una visión tremendamente desagradable, las más de dos horas más difíciles de ver, en una película, que puedo recordar. También es brillante y apasionante en cada cuadro. La banda sonora es perfecta. Y la actuación no parecía tal sino algo natural.

En cuanto a la interpretación de «solo un hombre», es difícil de sostener. Las escenas callejeras. Los subterráneos llenos de gente con máscaras de payaso que se dirigieron a la protesta. El hombre de negocios rico y establecido que se postula para alcalde y las protestas que causa. La extraña forma en que esta figura inquietante y violenta se convierte en un héroe popular en las calles. Seguramente hay un punto más grande aquí.

Sí, he visto el tira y afloja habitual en Twitter sobre lo que significa. ¡Es a favor de Antifa! ¡Es una advertencia conservadora contra la política extremista! ¡Es una mancha de derecha contra la deriva hacia la izquierda de los demócratas! Es una apología de izquierda para el ascenso de los trabajadores contra las élites, por lo que, por supuesto, ¡es necesario romper muchos huevos para hacer una tortilla!

El problema es que ninguna de esas narraciones explica los diversos giros y vueltas, y la inquietud y la ambigüedad que la película crea dentro del espectador.

Me llevó un día completo encontrar una teoría alternativa. La tesis probablemente se refiere a todas las representaciones de Joker en forma impresa o cinematográfica, pero esta es particularmente premonitoria porque su único enfoque está en un personaje, con la historia de fondo más elaborada hasta ahora. El problema comienza con fallas personales en la vida. Si bien este hombre está preocupado, a veces piensas que quizás no está tan lejos como para ser irredimible. Él podría funcionar bien. Él puede superar esto, al igual que todos los demás lidian con sus propios demonios. Joaquin Phoenix hace un gran trabajo al entrar y salir de la locura. Parece comportarse bien con su madre. Tiene interacciones que no están totalmente arruinadas por su excentricidad.

Sin embargo, hay circunstancias de la vida que lo conducen cada vez más hasta el punto en que pierde el amor por la vida tal como es. Él pierde la esperanza y abraza completamente la desesperación como una forma de pensar y vivir. Y luego hace el mal y descubre algo que lo empodera: su conciencia no proporciona un correctivo. Por el contrario, el mal lo hace sentirse empoderado y valorado.

Para revisar: su vida no estaba funcionando; finalmente encontró algo que le funcionó. Luego lo abrazó.

¿Qué es esa cosa que abrazó? Tiene un nombre particular en la historia de las ideas: destruccionismo. No es solo una inclinación. Es una ideología, una ideología que pretende dar forma a la historia y al sentido de la vida. Esa ideología dice que el único propósito de la acción en la vida de uno debería ser derribar lo que otros han creado, incluida la vida misma. Esta ideología se hace necesaria porque hacer el bien parece prácticamente imposible, porque uno todavía necesita hacer alguna diferencia en el mundo para sentir que su vida tiene alguna dirección, y porque hacer el mal es fácil. La ideología del destruccionismo permite a una persona racionalizar que el mal al menos de alguna forma está preparando el terreno para un mejor estado de la sociedad en el futuro.

¿Cuál es ese mejor estado? Podría ser cualquier cosa. Tal vez es un mundo donde todo es de todos por igual. Quizás sea un mundo sin felicidad o un mundo con felicidad universal. Quizás es un mundo sin fe. Quizás sea producción nacional sin comercio internacional. Es una dictadura, sociedad conforme a una sola voluntad. Es la ausencia de patriarcado, un mundo sin combustibles fósiles, una economía sin propiedad privada y tecnología, producción sin la división del trabajo. Una sociedad de perfecta moralidad. El ascenso de una religión. Sea lo que sea, es iliberal y, por lo tanto, inviable e inalcanzable, por lo que el defensor eventualmente debe encontrar consuelo no en la creación, sino en la destrucción del orden existente.

La primera vez que leí el concepto fue en el libro Socialismo de Ludwig von Mises, publicado en 1922. Lo menciona hacia el final, después de haber demostrado que el socialismo en sí mismo es imposible. Si no hay nada positivo que hacer, ningún plan real para lograr algo socialmente beneficioso, debido a que, para empezar, la idea es camaleónica, los proponentes deben abandonar la teoría o encontrar satisfacción en la demolición de la sociedad tal como existe actualmente. Mises dice que la actitud es muy obvia en el comunismo. Pero dice que está muy presente en las versiones socialdemócratas porque sus planes para lograr el ideal utópico en etapas son igualmente insostenibles en la práctica.

El destruccionismo se convierte en una psicología de los restos impartidos por una ideología que es un fracaso en la teoría y la práctica. Joker fracasó en la vida y se propone a destruirla para otros. También sucede con aquellos consumidos por una visión ideológica a la que el mundo se niega obstinadamente a conformarse.

Es por eso que cualquier interpretación izquierda / derecha de Joker es demasiado limitada. En nuestros tiempos, los medios y la política nos atormentan con visiones insanas de cómo debería funcionar la sociedad. No debería sorprendernos cuando estos visionarios finalmente se enojan, luego deshumanizan a sus oponentes y por último traman planes para derribar lo que existe solo por el gusto de hacerlo. Ese «qué» podría ser el comercio mundial, el consumo de energía, la diversidad, la elección humana en general, la existencia de los ricos, una raza degenerada, la frustración de un hombre con su ausencia de poder efectivo.

El destruccionismo es la segunda etapa de cualquier visión inalcanzable de cómo debería ser la sociedad frente a una realidad que se niega a conformarse. El destruccionismo también demuestra ser extrañamente convincente para los movimientos populistas que están ansiosos por exteriorizar a sus enemigos y golpear a las fuerzas que se interponen en su reafirmación de poder. Finalmente, descubren la satisfacción en la destrucción, como un fin en sí mismo, porque les hace sentir vivos y le da sentido a su vida.

Joker, entonces, no es solo un hombre, no es solamente una persona trastornada, sino la instauración de los peligros locos y mórbidos asociados con el fracaso personal persistente, respaldado por la convicción de que cuando hay un conflicto fundamental entre una visión y la realidad, solo se resolverá mediante la creación de caos y sufrimiento. Tan desagradable como es, Joker es la película que necesitamos ver para comprender y luego prepararnos para los horrores que esta mentalidad desenfrenada puede desatar en el mundo.

En otras palabras, Joker ya ha creado imitadores, y lo ha estado haciendo durante siglos. La película es el imitador.


Jeffrey A. Tucker es director editorial del Instituto Americano de Investigación Económica. Es autor de muchos miles de artículos en la prensa académica y popular, y ocho libros en 5 idiomas, más recientemente The Market Loves You. También es el editor de The Best of Mises.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento