Paraguay elige entre más oficialismo o la alianza de centro-izquierda

Las encuestas de mayor impacto dan como vencedor a Abdo Benítez, con una ventaja promedio de 25 puntos sobre Alegre.

48
Tanto el candidato liberal como Ganar han rechazado los resultados de las encuestas argumentando que las empresas que las elaboraron están ligadas al Gobierno o al Partido Colorado. (Twitter)

Asunción, 18 abr (EFE).- Los paraguayos deciden el domingo entre el continuismo que representa Mario Abdo Benítez, el candidato a la Presidencia del gobernante Partido Colorado, y la propuesta de cambio que plantea el liberal Efraín Alegre, líder de una coalición que tiene en el Frente Guasu su ingrediente de izquierda.

Ambas visiones, la conservadora del Partido Colorado y la de centro izquierda de Ganar, el nombre de la alianza opositora que encabeza Alegre, se dirimen en unas elecciones de las que saldrá también el nuevo Congreso, una de las principales batallas de la cita del 22 de abril.

Los principales sondeos del país pronostican la victoria de Abdo Benítez, con una ventaja de 25 puntos sobre Alegre, quien resta valor a esos augurios.

El exsenador Abdo Benítez parte con la ventaja de tener tras de sí la maquinaria del Partido Colorado, con millón y medio de afiliados y una historia de 130 años, gran parte de ellos en el poder, incluido el periodo en el que dio su apoyo al dictador Alfredo Stroessner (1954-1989).

El candidato presidencial colorado, que es hijo de quien fuera secretario privado de Stroessner, se ha manifestado partidario de convocar una Asamblea Nacional Constituyente en la que se aborde la reforma del Poder Judicial, tan politizado como desacreditado, como forma de erradicar la corrupción y la inseguridad jurídica.

También ha prometido “una revolución educativa en el Paraguay” y un objetivo: dedicar al sector el 7 % del PIB, el mínimo mundial de la ONU, y con ello mejorar un sistema educativo en el que se invierte el 4,28 % del PIB y que se ha mostrado ineficiente a la hora de aprovechar el bono demográfico del país, con cerca de un tercio de su población menor de 17 años.

En lo económico se ha pronunciado por ampliar la base contributiva de Paraguay, uno de los países con más bajos tipos impositivos, aunque matizando que no desea que se pierdan esas ventajas competitivas, uno de los atractivos para el inversor extranjero.

En el último mes de campaña, Abdo Benítez se ha centrado más en el discurso partidario, en actos junto al presidente, Horacio Cartes, en los que ha primado la mística colorada para asegurarse el voto en bloque de todos los colorados.

Por su parte Alegre, que es el presidente del Partido Liberal y se presenta por segunda vez a la Presidencia, combina su mensaje a la parroquia liberal con mítines con su candidato a la Vicepresidencia, Leo Rubin, la aportación a la alianza Ganar del Frente Guasu, del expresidente Fernando Lugo.

La alianza fue buscada ya que ambas formaciones no se bastan para doblegar en votos al Partido Colorado si marchan por separado a unas elecciones.

De hecho, esa alianza ya fue practicada en 2008, si bien a la inversa, cuando fue Lugo el candidato y luego ganador de las elecciones de ese año.

En 2012 esa alianza se hizo pedazos, al apoyar los liberales el juicio parlamentario que destituyó a Lugo.

De nuevo juntos, Alegre presentó este mes los cinco decretos que pondrá en marcha en caso de llegar al Gobierno.

Entre ellos la reducción del coste de la tarifa de electricidad, en base a que el país cuenta con dos importantes centrales hidroeléctricas: Itaipú, compartida con Brasil, y Yacyretá, con Argentina.

Además de este decreto, Alegre ha prometido salud básica gratuita, un salto cualitativo y cuantitativo en el sector de la educación y la convocatoria, al igual que Abdo Benítez, de una Asamblea Nacional Constituyente para sanear el poder judicial.

Las encuestas de mayor impacto, las divulgadas por los diarios más importantes (ABC Color y Última Hora), dan vencedor a Abdo Benítez, con una ventaja promedio de 25 puntos sobre Alegre.

Tanto el candidato liberal como Ganar han rechazado esas encuestas con el argumento de que las empresas que las elaboraron están ligadas al Gobierno o al Partido Colorado.

En Ganar señalan además que los colorados han tocado techo en la intención de voto y que Alegre y el resto de candidatos de la alianza siguen avanzando.

Las encuestas también dan como futuros senadores a Lugo, que busca repetir escaño, y a Cartes, número uno en la lista colorada al Senado.

Comentarios