Virales

Newsletter

EE.UU. se rehúsa a incluir a Cuba en lista negra de tráfico de personas

By: Elena Toledo - @NenaToledo - Jun 30, 2016, 4:18 pm
Cuba
Cuba fue retirada de la lista negra en 2015, se había mantenido en esta desde 2003. (La Prensa)

El Gobierno estadounidense mantuvo este jueves 30 de junio a Cuba fuera de su lista negra sobre tráfico de personas, una decisión que durante el último año le ha merecido críticas del Congreso, pero que Washington defiende por considerar que La Habana está haciendo “esfuerzos significativos” por combatir este flagelo.

Cuba, que había estado en la lista negra desde al menos 2003, fue retirada el año pasado de esa categoría y colocada en otra, llamada de “observación especial”, en el informe anual sobre el tráfico de personas en el mundo que elabora el Departamento de Estado.

 

Esa decisión fue criticada por varios congresistas estadounidenses, que acusaron al Departamento de Estado de mejorar esa calificación de Cuba -y retirarla de una lista que puede llevar a la imposición de sanciones- para no entorpecer el proceso de normalización de relaciones bilaterales con la isla.

En la nueva edición del informe anual, publicada hoy y relativa a 2015, el Departamento de Estado mantuvo a Cuba en la categoría de “observación especial” junto con otros países como Bolivia, Costa Rica, China, Arabia Saudí, Tailandia y Ucrania.

“El Gobierno de Cuba no cumple completamente con los estándares mínimos para la eliminación del tráfico de personas; sin embargo, está haciendo esfuerzos significativos para hacerlo”, indica el informe publicado este 30 de junio.

“Pese a esas medidas, el Gobierno no demostró, en general, un aumento en sus esfuerzos contra el tráfico de personas en comparación con el anterior periodo (el año 2014), por lo que Cuba vuelve a estar en la categoría de observación especial por segundo año consecutivo”, agrega.

Cuba reconoce que niños y adultos sufren de explotación

Según Estados Unidos, Cuba “es un país de origen y destino de adultos y niños sujetos al tráfico sexual y los trabajos forzados”, y el Gobierno cubano “ha reconocido indirectamente la presencia de víctimas extranjeras de tráfico de personas” en la isla.

Además, “algunos participantes en las misiones médicas en el extranjero y otras fuentes aseguran que los funcionarios cubanos fuerzan o coaccionan a la participación en el programa, pero el Gobierno y algunos participantes dicen que el programa es voluntario y está bien pagado en comparación con los empleos en Cuba”.

El Gobierno cubano también “usa a algunos estudiantes de instituto en áreas rurales para recolectar cosechas y no les paga por su trabajo, pero asegura que ese trabajo no se hace bajo coacción”, sostiene el informe.

En el último año, el Gobierno de Raúl Castro “fue más transparente a la hora de proporcionar detalles sobre sus esfuerzos contra el tráfico de personas y su programa de misiones médicas en el extranjero”, de acuerdo con el informe.

“Pero el Gobierno no prohibió el trabajo forzado, no informó de esfuerzos para prevenir el trabajo forzado ni reconoció el trabajo forzado como un posible problema que pueda afectar a sus ciudadanos en las misiones médicas en el extranjero”, apunta el documento.

Donde parece haber más avances es en la esfera de la explotación sexual, dado que el Gobierno “informó de esfuerzos continuos” contra esa lacra, “incluido el procesamiento y condena de 18 traficantes sexuales en 2014, el último año con datos disponibles, y la provisión de servicios a 13 víctimas en esos casos”.

Estados Unidos recomienda a Cuba “aprobar una ley integral” que “prohíba y castigue suficientemente todas las formas del tráfico de personas, incluidos los trabajos forzados y el tráfico sexual de los niños de 16 y 17 años”, además de “investigar y procesar vigorosamente” a quienes se impliquen en esas actividades.

Fuente: VOA Noticias

Elena Toledo Elena Toledo

Educadora de profesión, comunicadora por vocación. Fiel creyente de la capacidad del individuo de ser libre. Síguela en Twitter @NenaToledo.

Exjefe de sicarios de Pablo Escobar quiere ser congresista en Colombia

By: Julián Villabona Galarza - @julianvillabona - Jun 30, 2016, 3:54 pm
Alias Popeye hablando en el documental "Pablo Escobar, la vida secreta (YouTube)

EnglishJohn Jairo Velásquez, mejor conocido con el alias de Popeye, famoso por haber sido la mano derecha del narcotraficante más temido de la historia colombiana: Pablo Escobar, anunció que quiere ser Senador de la República de Colombia, una vez se haga efectiva la justicia transicional que se propone en las negociaciones entre el Gobierno del país y la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC). Lea más: Acuerdo Santos-Farc incrementaría el número de congresistas Lea más: ¿Ha llegado al fin la hora de trabajar en el Congreso de Colombia? Lea más: Políticos colombianos apoyan entregar 26 escaños del Congreso a FARC Popeye, quien es culpable de 3.000 asesinatos según sus propias cuentas, manifestó su deseo de llegar al parlamento colombiano en un conversatorio con la escritora Maritza Neila Wills, quien está escribiendo un libro sobre la mano derecha de Escobar y que los ha llevado a una disputa jurídica. La bandera política de Popeye consistiría en luchar por los derechos de los capturados y contra la corrupción que hay en el país, ya que considera que es el mayor problema que tiene Colombia en estos días. “Cuando la justicia transicional se haga en el país yo me voy a lanzar al Senado (…) Tengo muchas cosas por las que trabajar. Si Timochenko [jefe de las Farc] va a tener curul, yo también tengo derecho. Yo pagué mis años de cárcel", manifestó Popeye. Además, aseguró que cuenta con el apoyo suficiente para lograr una silla en el Senado, ya que en días pasados lanzó su propio canal en YouTube, donde ha hecho bastantes críticas a los políticos colombianos y que ha tenido una gran acogida por parte de la audiencia colombiana. Popeye aspira a traducir esta acogida en votos, para llegar a ser parlamentario. //   Finalmente, alias Popeye aprovechó para hablar sobre el pleito jurídico que tiene con la escritora Wills y la señaló de haberlo engañado. Dijo que el libro sobre su vida, titulado Jhon Jairo Velásquez. Mi vida como sicario de Pablo Escobar, no está autorizado por él. “Esta no es una biografía autorizada. Ella me engañó. Yo la desautoricé porque me di cuenta que era una mentirosa. El libro de ella tiene párrafos completos de otros libros, es un plagio y estoy listo para demandar, para ir a los tribunales", dijo quien alguna vez fuera uno de los hombres más temidos en Colombia. A estos señalamientos, Wills respondió que Popeye era un cínico y un mentiroso, y que no puede negar las afirmaciones que hizo ya que, según ella, tuvo que rectificar todas y cada una de las declaracines de Popeye, pues dudaba de su palabra. Además, le dijo que sus historias ya no las compra nadie. “Me tomé la molestia de verificar todas y cada una de las palabras que él mencionó. Las palabras de Jhon no son creíbles, tuve que verificarlas”, manifestó Wills. Lo único cierto en este punto es que es difícil que Popeye llegue a ser habilitado para ocupar cargos públicos, ya que la justicia transicional únicamente le da cabida a los actores del conflicto armado. Sin embargo, el narcotráfico es uno de los factores que más ha estado ligado a la violencia en Colombia, ya que ha sido el motor de la guerra y ha demostrado que la forma en la que se combate no está siendo efectiva y que es necesario mirar nuevos horizontes, como el de la legalización. Fuentes: El Espectador

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.