Peña Nieto asciende a militar que jugó polémico papel en tragedia de Ayotzinapa

0
Ayotzinapa
El poderío militar de Alejandro Saavedra Hernández solo han crecido desde de los trágicos eventos de Ayotzinapa en 2014. (Proceso)

El presidente de México Enrique Peña Nieto ordenó un polémico ascenso dentro de la estructura militar que implica a uno de los involucrados en los hechos que llevaron a la desaparición de 43 estudiantes de la escuela normal de Ayotzinapa en septiembre de 2014.

Se trata de Alejandro Saavedra Hernández, quien a partir de este jueves 1 de diciembre es el nuevo inspector y contralor general del instituto castrense.

Saavedra Hernández era el general de división a cargo de la Zona Militar 35 en la ciudad de Chipalncingo, Guerrero, y a su vez era el líder del 27° Batallón de Infantería que tiene su sede en Iguala, donde desaparecieron los normalistas.

Los padres de los 43 desaparecidos acusan al militar de ser pieza clave en el caso Ayotzinapa, ya que el papel que jugó el Ejército de México en esa noche ha sido una de las partes más oscuras y aún no aclaradas dentro de toda la trama.

Sin embargo, esto no ha sido suficiente para detener el ascenso de Saavedra Hernández dentro de la institución militar, ya que a tan solo dos meses de los trágicos hechos fue nombrado Comandante de la IX Región Militar en Guerrero.

Luego de los eventos en Ayotzinapa, Saavedra fue propuesto por el gabinete del presidente mexicano para coordinar la nueva estrategia de seguridad en Guerrero.

 

Ahora, dos años después de la desaparición de los normalistas y con Guerrero atravesando su peor crisis de violencia en los años recientes, el cuestionado militar fue ascendido a una nueva posición con amplios poderes.

El Ejército se ha negado a permitir que sus cuarteles sean revisados o a rendir declaración respecto a lo sucedido, aún cuando la versión oficial de los hechos afirma que los militares estuvieron activos esa noche de 2014 en la que se presume que miembros de un cártel raptaron a los normalistas para posteriormente incinerarlos en el basurero de Iguala.

Fuente: El País.

Comentarios