Virales

Newsletter

Reforma judicial en México decepciona a un año de su implementación

Por: Elena Toledo - @NenaToledo - Ago 9, 2017, 2:01 pm
México
El gran desafío de la reforma judicial en México son los grupos criminales vinculados al narco mismos que están más fuertes que nunca. (Poder Judicial de la Federación)

La reforma judicial de México acaba de cumplir su primer aniversario de haber sido implementada sus puntos débiles han limitado su impacto.

La parte fundamental de la reforma de 2008 fue la revisión del sistema de juicios, con lo que se creó un procedimiento de juicio abierto y contradictorio basado en países como Estados Unidos. Esto, a su vez, tenía por objeto reducir la corrupción en los juicios, proteger los derechos de los acusados y racionalizar el proceso de condena y encarcelamiento de los culpables.

La reforma también incluyó una serie de disposiciones adicionales que crearon procesos alternativos para tratar ciertos crímenes, y trató de estandarizar protocolos para la policía que responde a los crímenes, entre otros cambios adicionales.

El proyecto de ley originalmente fue aprobado por un margen abrumador: 71 de los 96 senadores, junto con 462 de 468 diputados. Tal popularidad reflejó el sentimiento generalizado de que esta fue una de las iniciativas genuinamente visionarias y potencialmente transformadoras durante la administración del expresidente Felipe Calderón.

La reforma judicial fue algo muy diferente a la política de seguridad que venía manejando Calderón ya que parecía un intento de atacar las raíces de la violencia de México y construir los cimientos de un Estado de derecho moderno. En teoría, la nueva ley mejoraría la profesionalización de los hombres y mujeres que trabajan en el sistema de justicia penal y apartaría sus incentivos de la colusión con los actores criminales.

Por lo tanto, una reducción de la corrupción inspiraría una mayor confianza de la población en general y que a su vez participaría más voluntariamente en los cuerpos policiales. Este círculo virtuoso crearía, en un mundo ideal, un sistema de justicia más capaz de resistir al crimen organizado.

 

La reforma judicial estableció una ventana de ocho años para la implementación que expiró en junio de 2016. Así que ahora, un poco más de un año en la experiencia de México con la reforma completamente implementada, ¿cómo se compara con los elevados objetivos propuestos hace casi una década ?

Dos de las más recientes revisiones de la reforma judicial, del Centro de Investigación para el Desarrollo (CIDAC) encuentra algunas causas para sentir optimismo. Quizás lo más destacado es que México cumplió efectivamente el plazo de implementación de la reforma: para junio de 2016, cada uno de los 32 estados del país había instalado el nuevo sistema de juicios contradictorios. Si bien su funcionamiento es irregular, no es una proeza, y se logró a pesar de los déficit presupuestarios, la violencia que amenaza a los hombres y mujeres encargados de implementar la reforma y otros obstáculos imprevistos.

La justicia en México también apunta a un amplio apoyo de la reforma de los jueces y abogados que trabajan dentro del sistema de justicia penal. De acuerdo con su informe de 2016 de Justiciabarómetro, que es basado en la encuesta de cientos de profesionales de la justicia penal, el 89 % de los encuestados señaló que la reforma ha tenido un efecto positivo en su organización, el 90 % predijo que esta reforma fomentará la confianza en las autoridades, procedimientos criminales.

Es alentador que estas opiniones positivas provengan de las personas que están en el frente de la reforma judicial, quienes presumiblemente están mejor familiarizadas con sus aspectos positivos y negativos. Además, sus opiniones han mejorado casi universalmente desde que el Justiciabarómetro entró por última vez a indagar en la reforma en 2010.

A pesar de estos aspectos positivos la reforma no ha hecho mucho para penalizar a grupos del crimen organizado. Organizaciones como el Cartel de Sinaloa y el Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG) siguen siendo sólidos, y su motivación de lucro no ha sido alterada. Es aquí en donde se puede notar que si no se han vulnerado a los actores más importantes  dentro de la violencia en México, la reforma tiene un fuerte limitante para transformar judicialmente a México.

Fuente: Insight Crime

Elena Toledo Elena Toledo

Educadora de profesión, comunicadora por vocación. Fiel creyente de la capacidad del individuo de ser libre. Síguela en Twitter @NenaToledo.