El profesor comunista que le declaró la guerra a Perú y asesinó a miles

Pasó de predicar el marxismo en el aula a practicarlo en el campo, su movimiento terrorista produjo al menos 70.000 muertes

5.048
Aulas universitarias en los tiempos de Sendero Luminoso (Twitter)

Por: Lawrence W. Reed

Desperdiciar tu vida persiguiendo delirios ya es bastante malo. Sacrificar vidas inocentes sin remordimiento mientras persigues esas fantasías es francamente criminal. Te define como un sociópata y un maníaco homicida.

Abimael Guzmán es todo eso y peor. A los 85 años, actualmente reside en una prisión de máxima seguridad en una base naval peruana cerca de Lima. Sin arrepentirse y sin lamentarlo, pero para un puñado de aduladores radicales, es un testimonio vivo del terrible poder del extremismo socialista. Hace 30 años, era el hombre más buscado de Perú.

«El socialismo en general tiene un historial de fracasos tan flagrante que sólo un intelectual podría ignorar o evadir», observó una vez el economista Thomas Sowell. «El hecho más fundamental de las ideas de la izquierda política es que no funcionan. Por lo tanto, no debería sorprendernos encontrar a la izquierda concentrada en instituciones donde las ideas no tienen que funcionar para sobrevivir».

Guzmán venía de una de esas mismas instituciones que Sowell estaba describiendo. Era un académico.

Comencé mi carrera como profesor universitario, así que me doy cuenta de que la academia no es monolítica, y sus filas no están universalmente podridas. Sin embargo, especialmente en las ciencias sociales, es un mundo repleto de pontificadores socialmente disfuncionales que estarían, de otro modo, desempleados.

A menudo protegidos de la realidad por la titularidad y los impuestos y que suelen gotear autoimportancia, los peores de ellos se deleitan en los chismes, en estrictos detalles y en las políticas departamentales, y eso es en su tiempo libre cuando no están envenenando las mentes jóvenes idealistas con dogmas desacreditados.

Pocos de ellos podrían manejar, comercializar o planear estratégicamente su salida de una bolsa de papel empapada, por lo que una regla de contratación inteligente en empresas productivas es mantenerse alejado de los académicos. Muchos albergan un profundo resentimiento hacia la libre empresa; odian que ésta recompense a los individuos no por los títulos académicos que han adquirido sino por el valor que crean en el mercado. Hoy en día, son una fuente significativa de las «ideas» que están echando a perder partes de nuestros centros urbanos y campus universitarios.

Hace dos años, la facultad de la Universidad Carnegie Mellon en Pittsburgh celebró una fiesta de cumpleaños del bicentenario de Karl Marx. Como señaló Paul Kengor del Grove City College, abordar los 100 millones de muertos por los regímenes marxistas no estaba en la agenda. Tal vez esto es lo que el filósofo británico Bertrand Russell tenía en mente cuando dijo, «Los hombres nacen ignorantes, no estúpidos; se vuelven estúpidos por la educación».

En los años 60 y 70, Guzmán enseñó filosofía en una Universidad de Ayacucho, Perú. Desde sus primeros días en el aula, empapó a sus estudiantes en el marxismo y se volvió cada vez más radical a medida que lo hacía. Fue arrestado más de una vez por participar en violentas protestas callejeras. Disfrutaba denunciando a otros profesores y visitando a oradores que no compartían su punto de vista (la integridad intelectual y la objetividad no eran sus puntos fuertes). Formó una organización terrorista clandestina llamada Sendero Luminoso y en 1980, él y su alegre banda de senderistas le declararon la guerra al Perú, a su gobierno y a todos los campesinos prescindibles que se interpusiera en su camino. El resultado fueron dos décadas de caos desenfrenado que se cobró la vida de 70.000 peruanos.

También murió un americano de 25 años llamado Gus Gregory de Torrance, California. Estaba en Perú para enseñar a los campesinos pobres técnicas para criar ovejas y alpacas de calidad superior. El jeep que él y un amigo veterinario peruano conducían fue emboscado por los hombres del camarada Guzmán. Gregory recibió un disparo en la nuca como advertencia a todos los que aún no se habían inscrito en la revolución «popular». Irónicamente, Gregory se consideraba de izquierda pero no lo suficiente para Sendero Luminoso.

Para saber qué piensa de Guzmán le pregunté a mi amigo Edwar Escalante, nativo de Perú y ahora profesor (¡uno bueno!) de la Universidad Estatal de Angelo en Texas. Me escribió:

«Abimael Guzmán se convirtió en el enemigo número uno de Perú. Aunque su revolución marxista prometía un cambio a favor de los pobres, la represión de Sendero Luminoso fue despiadada contra las comunidades más empobrecidas. Guzmán tenía un desdén por los arreglos locales del campesinado. Creía que los pobres se adherirían a su causa sin dudarlo. Sin embargo, fueron los más pobres de los pobres quienes rechazaron sus reglas e iniciaron el masivo movimiento de autodefensa que lo derrotó».

Otro amigo peruano, Luna Vladimir, de la Asociación de Educación Económica de los Andes, me informó de que la Comisión de la Verdad y la Reconciliación del 2001 acusó a Sendero Luminoso de asesinato masivo deliberado contra cualquier persona que considerara enemiga de su plan de poder:

Esto se tradujo en consignas como «golpear la tierra», que implicaba el asesinato de autoridades, especialmente locales: alcaldes, gobernadores, jueces. Las características diabólicas de Sendero Luminoso están descritas en los documentos de sus propios partidos políticos, y en las directivas a sus militantes, de «pagar la cuota de sangre» e «inducir al genocidio» ya que habían calculado que «el triunfo de la revolución costará un millón de muertos».

El rastro de muerte y destrucción de Guzmán incluía volar cabinas de votación, bombardear edificios e intersecciones, torturar por torturar y otras diversiones de la «vanguardia del proletariado». Karl Marx fue una de las inspiraciones intelectuales del exprofesor de filosofía para estos crímenes, pero su Dios era el Mao Zedong de China.

Guzmán visitó China en 1965. Hizo el tour oficial de los tontos y partió con admiración por las brutales políticas de Mao que mataron a 20 millones de personas en nombre de la creación de un paraíso socialista. En 1988, durante una rara entrevista en medio de la guerra, Guzmán dijo esto:

«Con respecto a la violencia, partimos del principio establecido por el Presidente Mao Zedong: la violencia, que es la necesidad de la violencia revolucionaria, es una ley universal sin excepción. La violencia revolucionaria es lo que nos permite resolver contradicciones fundamentales por medio de un ejército, a través de la guerra popular».

Theodore Dalrymple es un psiquiatra inglés, exmédico de la prisión y un distinguido miembro del Instituto Manhattan de la ciudad de Nueva York. En un artículo de 2006 para el New English Review, escribió:

«La peor brutalidad que he visto fue la cometida por Sendero Luminoso en Perú, en los días en que parecía posible que llegara al poder. Si lo hubieran hecho, creo que sus masacres habrían empequeñecido a las del Jemer Rojo. Como médico, estoy acostumbrado a las vistas desagradables, pero nada me preparó para lo que vi en Ayacucho, donde Sendero se desarrolló por primera vez bajo la influencia de un profesor de filosofía, Abimael Guzmán. Tomé fotografías de lo que vi, pero los periódicos las consideraron demasiado inquietantes para ser impresas».

Cuando los medios justifican el fin, como en la mayoría de las ideologías, el asesinato en masa se hace más probable, tal vez incluso inevitable en los estados ideologizados. La capacidad de crueldad, y el disfrute de la crueldad, que yace latente en casi todos los corazones humanos, se alía entonces con un propósito supuestamente más elevado, incluso trascendente. El pecado original se encuentra con el condicionamiento social. Se establece un círculo vicioso: y eventualmente, la misma crueldad es tomada como un signo tanto de lealtad como de un propósito más elevado.

La grandeza de un crimen es, por lo tanto, una garantía de la grandeza de su motivo: porque ¿quién ordenaría la deportación de naciones enteras, por ejemplo, causar hambrunas, trabajar millones hasta la muerte, disparar a números incalculables, a menos que tuviera algún propósito superior digno? Y cuanto más despiadadamente se hacen todas estas cosas, más elevado debe ser su propósito para justificarlas.

La torre roja de marfil de Guzmán se derrumbó cuando fue arrestado en septiembre de 1992 en la casa de un profesor de baile de Lima. Ese evento es relatado vagamente en una novela de 1995, El Bailarín de Arriba, y en una película del 2002 del mismo título producida y dirigida por John Malkovich. Guzmán fue sentenciado a cadena perpetua por su asesinato; en 2018, fue juzgado de nuevo y sentenciado a una segunda cadena perpetua.

Si le interesan los detalles de la vida desperdiciada y empapada de sangre de este profesor chiflado, no le decepcionará el libro 2019 de Orin Starn y Miguel La Serna, El Sendero Luminoso: Amor, Locura y Revolución en los Andes. Sería un gran regalo de Navidad para cualquier amigo de Antifa que tengas. Un lector verá de primera mano cómo las malas ideas deben inevitablemente producir malos resultados, incluso si los autores piensan que tienen «el bien común» como motivación. Termino con un párrafo de ese libro:

«Todo comenzó con intenciones loables, incluso nobles. El gran anhelo comunista de redimir a la humanidad de la miseria y la injusticia motivó a Sendero Luminoso a su guerra. Cuando los demacrados frailes franciscanos desembarcaron en Perú con los conquistadores españoles, ofrecieron la salvación en la otra vida. Los senderistas y su fe comunista prometieron el cielo terrenal más inmediato de un nuevo orden socialista… En el brillante nuevo mundo, como Marx lo imaginó vagamente, una humanidad liberada renunciaría a la infeliz búsqueda de la ganancia. El destino evolutivo de nuestra especie estaba en el bendito estado del comunismo de responsabilidad mutua y el bien común».


Lawrence W. Reed es presidente emérito de FEE, habiendo servido por 11 años como presidente en funciones. Su website es www.lawrencewreed.com.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento

Boletín electrónico

¡Recibe lo último de PanAm Post por correo electrónico!

Nunca compartiremos tu correo electrónico con nadie.