Virales

Newsletter

¿Por qué se empecina el presidente uruguayo en comprar un avión?

Por: Hana Fischer - @hana_fischer - Ene 19, 2017, 8:15 pm
Tabaré Vázquez avión
El presidente Tabaré Vázquez . (Agencia Andes)

Los presidentes uruguayos siempre se trasladaron en aviones de línea, o de la Fuerza Aérea, o le han “hecho dedo” a sus colegas de la región cuando asisten a eventos internacionales comunes. Sin embargo, Tabaré Vázquez se ha emperrado en tener un avión presidencial. Y no uno cualquiera, sino llamativamente, uno que “casualmente” pertenece a un amigo.

Se trata de un Hawker HS 125-700A de 1979, por el que se pagará US$ 1.010.000. Su dueño es Carlos Bustin, empresario uruguayo con negocios en Brasil, México, Ecuador y Uruguay. Es presidente de Autolíder, representante de Mercedes Benz en Uruguay y Ecuador.  Mediante Floridian S.A., es importador-exportador en el área de los transportes.

Entre los principales clientes de Autolíder se encuentra C.U.T.C.S.A., compañía de buses cuyo presidente es Juan Salgado, amigo personal tanto de Bustin como de Vázquez. Salgado es asesor honorario en logística de la Presidencia de la República. También el Estado es un cliente importante, Autolíder es el tercer proveedor de vehículos oficiales.

Desde que Vázquez es presidente por segunda vez, se está buscando el modo en que se realice la mencionada compra, a pesar de que el Tribunal de Cuentas observó en dos ocasiones ese gasto.

La crónica de lo acontecido es llamativa:

El 2 de marzo de 2015 -día siguiente de la asunción de Vázquez- Floridian S.A. le envió una carta expresando que tenía “conocimiento que el Estado se encuentra en vía de invertir en plataformas aéreas para mejorar la rapidez de los traslados sanitarios”, y le ofreció una aeronave modelo Hawker 700 (avión pequeño donde caben 9 pasajeros) “en óptimas condiciones de vuelo”, a un precio de US$ 1.260.000.

Esta movida de Floridian denota dos cosas: cercanía con el poder y premura en que la venta se realice.

Cualquiera que viva en Uruguay conoce (y sufre) su burocracia kafkiana. Sin embargo, la nota “voló” por las dependencias estatales y en  tiempo récord, la propuesta fue analizada por el Ministerio de Defensa Nacional y el Poder Ejecutivo, que afirmaron que la aeronave era “un bien escaso”, única de su tipo en el país y el precio correspondía al valor promedio del mercado internacional.

No fue por casualidad que se la catalogó de ese modo, sino para justificar la compra directa. En ese lapso Vázquez y Danilo Astori, ministro de Economía, utilizaron el avión en un viaje al Brasil.

Sin embargo, el Tribunal de Cuentas observó ese gasto expresando que el organismo actuante no había acreditado “debidamente la notoria escasez de aeronaves similares en la región”.

Debido a ello se realizó una licitación. Pero despertó suspicacias que se solicitara un avión precisamente con las características del Hawker HS 125-700A, y que en el pliego de la licitación la Fuerza Aérea otorgara el 20 % del puntaje a los oferentes que tuvieran el “certificado de aeronavegabilidad” emitido por la Dirección Nacional de Aviación Civil e Infraestructura Aeronáutica, documento con el cual contaba la referida aeronave y difícil de conseguir.

Nuevamente el Tribunal de Cuentas observó el gasto, señalando que los proponentes no tendrían el tiempo suficiente para tramitar ese certificado, por lo que no podrían competir “en igualdad de condiciones con oferentes que contaran con dicho certificado”. Uno de sus ministros, Álvaro Ezcurra, afirmó que nunca había visto una licitación “tan dirigida como esta”.

Entre los que votaron a favor de observar el gasto, estaba el ministro Óscar Grecco, propuesto por el oficialismo. Y aquí nuevamente ocurre algo “llamativo”: poco después de eso renunció (¿o lo hicieron renunciar?) a su cargo.

Vázquez decidió ignorar las dos objeciones planteadas por el Tribunal de Cuentas y resolvió adjudicar la licitación a Floridian S.A. (único oferente), para ser utilizado por la Presidencia y para el traslado urgente de pacientes.

 

Aquí no terminan las cosas “misteriosas”, hay más. Cada avión tiene una matrícula única y existe un registro internacional de cada aeronave. Si se consulta la página web planelogger.com, se puede saber quiénes fueron y son actualmente los dueños de cada una. Allí surge que en 2009 Floridian S.A. la compró, y en 2013 se la vendió a la Fuerza Aérea uruguaya. Es el último dueño que aparece.

En octubre de 2012, el entonces presidente José Mujica viajó a Lima en ese avión. En 2013 se le ordenó a la Fuerza Aérea que lo comprara. En junio de 2013, en un artículo de una revista especializada se informaba, que “La Fuerza Aérea de Uruguay deslinda parcialmente responsabilidades por la compra de dos viejos HS-125 como aeronaves VIP (…) la compra de dos antiguos Hawker HS 125/700A y 600A de origen británico y de 1978, uno de ellos definitivamente fuera de vuelo, como aviones VIP y, para hacerla más discreta ante la opinión pública, como eventuales unidades aeromédicas (con acceso sólo a 5 aeropuertos del país por carencia de pistas adecuadas a reactores), no ha sido decidida por la Fuerza Aérea, sino por ‘la Presidencia de la República’”.

Expertos en el tema aseguran que el avión que Vázquez quiere comprar a toda costa, dejará de ser operativo en tres años, es un modelo obsoleto por lo cual no se consiguen repuestos, no puede aterrizar en varios aeropuertos uruguayos por el tamaño de pista que necesita, y no sirve como avión sanitario debido a su tamaño y al diseño de la puerta. Para colmo, el avión que pretende adquirir por más de un millón de dólares, se consigue en el mercado por US$ 400 mil o US$ 500 mil.

Desde la oposición se levantaron voces de indignación. El senador Javier García afirmó que “Se trata de un avión caro, viejo y sospechoso”; planteó que quizás hubo “sobreprecios” en una licitación hecha “a medida”.

Además, es una decisión absolutamente inmoral. Vázquez se “encapricha” en tener un avioncito propio, y Astori dice que “no hay problema”, mientras los uruguayos están sufriendo una subida brutal de los impuestos y de las tarifas de los servicios públicos estatales monopólicos, para tapar “los agujeros negros” que los gobiernos izquierdistas vienen produciendo desde 2005.

Hana Fischer Hana Fischer

Hana Fischer es uruguaya. Es escritora, investigadora y columnista de temas internacionales en distintos medios de prensa. Especializada en filosofía, política y economía, es autora de varios libros y ha recibido menciones honoríficas. Síguela en @hana_fischer.