Centro Simón Wiesenthal advierte sobre envío de tropas iraníes a Venezuela

“Venezuela no debe convertirse en Siria”, dijo la organización israelí en una carta a la OEA ante llegada de miembros de la Guardia Revolucionaria Islámica iraní para proteger el régimen de Maduro

2.668
La Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC) trabajó conjuntamente con militares rusos para enfrentarse a los opositores rebeldes a la dictadura de Al-Assad. (Twitter)

 

Ante el posible envío de tropas iraníes para sostener a la dictadura de Nicolás Maduro, el Centro Simón Wiesenthal, la reconocida organización israelí pro derechos humanos, dirigió una carta al Secretario General de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, para que actúe en la prevención del “trasplante del Medio Oriente a las Américas”.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

La organización se refiere al ofrecimiento que hizo la República Islámica de Irán de enviar a Venezuela miembros de su Guardia Revolucionaria Islámica (IRGC, por sus siglas en inglés), recientemente designada como una organización terrorista por Estados Unidos, según información de Infobae.

Para el centro, la aceptación por parte de Venezuela de esta oferta hecha a Maduro por el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohamad Yavad Zarif, se sumaría a la llegada al país suramericano de militares y armamento de Rusia. Esta situación seria como recrear en Venezuela, el apoyo que el Kremlin le ha dado al régimen de Bashar Al-Assad en Siria.

“Venezuela no debe convertirse en Siria”, advirtió este martes el Centro Simón Wiesenthal en su página web.

La organización destaca la presencia no solo de fuerzas militares rusas en Venezuela, sino también de las del régimen cubano.

“El llamativo silencio de todos aquellos que sostienen a Maduro ante la ya existente presencia cubana, la reciente llegada de militares rusos y el anuncio de la oferta de Irán, es la aceptación de una intervención extranjera en el territorio de América Latina”, escribió el Centro a Almagro.

Las tropas ofrecidas por Irán para proteger a Maduro y su régimen son un cuerpo de élite formado por las llamadas Fuerzas Quds de Irán, que operaron en la reciente guerra civil de Siria. Este grupo actuó conjuntamente con militares rusos para enfrentarse a los opositores rebeldes a la dictadura de Al-Assad.

Según Infobae, el comandante de la Guardia Revolucionaria Islámica, Qassem Soleimani, responde directamente al Ayatolá Khamenei. Además, es considerado una pieza fundamental en la planificación exterior del régimen teocrático iraní, incluyendo las relativas a América Latina.

Aunque ninguna fuente del régimen iraní ni del venezolano han confirmado oficial y públicamente este ofrecimiento, la propuesta coincide con la inauguración el pasado 8 de abril de un vuelo directo entre Teherán y Caracas por medio de la aerolínea iraní, Mahan Air, como parte de los acuerdos bilaterales entre Irán y Venezuela.

De acuerdo con investigaciones, Mahan Air es controlada por IRGC, y además la aerolínea es conocida como medio de transporte de armas. De hecho, países como Alemania y Francia prohibieron sus vuelos, mientras que Estados Unidos la sancionó en 2011, según escribió la periodista de PanAm Post, Sabrina Martin.

Según el portal digital Israel Noticias, la aerolínea iraní “desempeña un papel integral al proporcionar al dictador sirio Bashar al-Assad la mano de obra y las armas para alimentar su esfuerzo bélico”.

En ese vuelo inaugural a Caracas la semana pasada, viajó una comitiva del régimen iraní encabezada por su titular del Departamento para las Américas del Ministerio de Exteriores, Mohsen Baharvand quien actuó como portavoz del canciller.

La comitiva, según fuentes periodísticas, habría venido a asesorar al régimen de Maduro ante la presión de la comunidad internacional para que cese la usurpación del poder en Venezuela.

El canciller de Maduro, Jorge Arreaza, escribió en su cuenta Twitter durante la visita de las autoridades iraníes que: «como lo dijo el presidente Bashar Al-Assad, tenemos la necesidad de detener a tiempo al imperialismo para que no haya en América Latina una guerra de 8 años como la que hicieron en Siria”.

Los irónico es que, de concretarse la llegada de tropas del IRGC a Venezuela, se estaría emulando -como destaca el Centro Simón Wiesenthal- una situación como la de Siria, pero esta vez con los rusos y los iraníes defendiendo la dictadura de Maduro.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento