Los escandalosos gastos de congresistas colombianos en sus viajes

5
Clara López fue secuestrada por las FARC junto a la excandidata presidencia Ingrid Betancour (Flickr)
Clara López, quien denuncia los excesivos gastos en los viajes de los congresistas, fue secuestrada por las FARC junto a la excandidata presidencia Ingrid Betancourt (Flickr)

La representante a la Cámara por Bogotá, Clara Rojas, celebré por haber sido secuestrada por la guerrilla de las FARC, denunció un excesivo gasto por parte de los parlamentarios que pertenecen a esa Cámara en boletos aéreos para realizar viajes a sus regiones, ya que se rehusaron a viajar en clase convencional y se sólo lo hacen en ejecutiva.

Las declaraciones de Rojas se suman a la polémica que hay por la aprobación del presupuesto para el próximo año y la reforma tributaria que aumentará los impuestos y la base de personas que deberán pagarlos, ya que dicha reforma busca reducir el déficit fiscal generando más ingresos por medio de tributos pero los gastos siguen siendo muy elevados como en este caso.

El valor total de los boletos aéreos durante el año 2015 llegó a COP 6.798.631.000 (USD$ 2.325.131), por lo que la congresista le hizo un llamado a sus colegas para que apliquen las políticas de ‘austeridad inteligente’ propuestas por el Gobierno en el que le piden a los funcionarios que viajen en clase turista cuando sean vuelos nacionales, ya que la mayoría no duran más de una hora.

 

Rojas agregó que en caso de que los representantes a la Cámara hubieran viajado en clase turista, el costo de sus viajes se hubiese reducido en un 72 %, lo que correspondería a un valor total de COP$ 2.575.943.240 (USD$ 880.972) por los viajes de los parlamentarios.

Esta no es la primera vez que algo así sucede. En el año 2012 el entonces vicepresidente Angelino Garzón dijo que no viajaba en clase turista asegurando lo siguiente: ” ¿Cómo pretenden que dignidades de un Estado —como un presidente, un vicepresidente o un magistrado— viajen como unos zarrapastrosos?.

En caso de que los parlamentarios se adhieran a la propuesta hecha por Rojas, Colombia podría reducir un gasto de COP$ 5.000 millones (USD$ 1.710.000) y dar un primer paso hacia lograr un Estado más eficiente que no tenga que hacer reformas para tapar déficit fiscales como que hay actualmente.

Fuente: El Espectador

Comentarios