Indígenas arhuacos en Colombia denuncian ataque de paramilitares en sus reservas

5
Indígenas arhuacos denuncian presencia de grupos paramilitares en sus resguardos (YouTube)
Indígenas Arhuacos denuncian presencia de grupos paramilitares en sus resguardos (YouTube)

La Sierra Nevada de Santa Marta, al norte del país, es el hogar de varias comunidades indígenas que han logrado establecer allí sus resguardos e históricamente la han tratado como un lugar sagrado. Sin embargo, esa tranquilidad que se vivía en ese lugar fue interrumpida por un grupo de hombres armados que llegaron a amenazar a los habitantes del sector de La Mesa el pasado 19 de febrero.

Según indican las comunidades indígenas de la Sierra en un comunicado, al lugar llegaron varias personas armadas que se identificaron como desmovilizados de las Autodefensas Unidas de Colombia, amedrentaron a los Arhuacos que se encontraban en ese lugar y quemaron parte de los puntos que consideraban como sagrados.

Los hechos fueron denunciados por las comunidades indígenas de la Sierra Nevada ante la Fiscalía. Según las declaraciones del comunicado, publicadas en el diario El Espectactador, esto podría ser una “estrategia de reposicionamiento de los paramilitares que tienen intereses en este lugar”, que ya anteriormente había sido coptado por ese grupo armado.

 

Los hombres armados que llegaron hasta el lugar acusaron a los indígenas de practicar brujería y los amenazaron con quemar el pueblo en caso de que aumentaran las presiones para que ellos abandonen el lugar, según afirma un líder indígena en declaraciones publicadas también por El Espectador, lo que tiene con mucha preocupación a los habitantes del lugar.

Sin embargo, este no es el único sector donde se han presentado amenazas. El mamo Francisco Gil de la comunidad Kogui también ha recibido amenazas por hombres que dicen ser paramilitares y que la comunidad Wiwa está siendo perseguida por tratar de defender sus territorios. Todas estas tribus indígenas se ubican en la Sierra Nevada de Santa Marta.

Fuente: El Espectador

Comentarios