Gobierno ecuatoriano reconoce reunión con polémico exjefe de campaña de Trump

27
(Flickr)
Se solicitó “al presidente que recibiera a una delegación de una empresa china” de la cual Manafot formaba parte. (Flickr)

El Gobierno de Ecuador reconoció que el presidente Lenín Moreno se reunió con el exjefe de campaña del mandatario estadounidense Donald Trump, Paul Manafort, acusado de lavado de dinero y otros cargos por un gran jurado federal desde el pasado octubre.

De acuerdo al comunicado de la Secretaría Nacional de Comunicación (Secom) del país, Moreno se reunió con Manafort luego de haber sido anunciado como ganador de la presidencia el 2 de abril de 2017.

Manafort lideró la campaña presidencial de Trump entre junio y agosto de 2016, cuando renunció por un escándalo de corrupción que lo vinculaba a influencias rusas en Ucrania.

La reunión se llevó a cabo como otras serie de contactos con “mandatarios, diplomáticos y representantes del más amplio espectro ideológico para fortalecer la presencia de Ecuador en el mundo”.

De acuerdo a la información publicada por Secom, el mandatario se reunió con Manafort porque en ese entonces él era parte de la delegación “de una empresa china que había expresado interés por adquirir un porcentaje de las acciones de la Corporación Nacional de Electricidad (CNEL EP)”, propuesta que no se materializó por ir en contra de las normativas.

Dicha reunión fue solicitada por el director de la empresa encuestadora que trabajaba con Moreno durante su campaña electoral, Santiago Cuesta, en momentos en que aún “no existía ningún tipo de cargo judicial en contra de Manafort”, según señala el comunicado de Secom.

La explicación del Gobierno se produce a solo dos días de que el antecesor de Moreno, Rafael Correa, criticara que se hubiese mantenido “oculta” la visita, exigiendo explicaciones al actual Gobierno.

Para Correa, Moreno tenía “algo que esconder” de dicha reunión si la mantenían en secreto.

“Si lo ocultan es porque algo esconden”, dijo entonces el exmandatario resaltando que a su juicio “es muy preocupante que haya habido la visita de un tipo como Manafort y que se haya mantenido oculta, escondida, esa visita al pueblo ecuatoriano”.

Sin embargo, el pasado mes de septiembre un portavoz de Moreno ya había mencionado que el presidente se había reunido con Manafort, aunque no se explicaron las razones de dicha reunión.

La publicación de la prensa por la que Correa se enteró de la reunión entre Manafort y Moreno concuerda con el comunicado del Gobierno ecuatoriano, en que señala que el expresidente de campaña de Trump viajó “por el mundo proponiendo posibles acuerdos de negocio, con un particular interés en China”.

 

Asimismo, el artículo del New York Times que revela por primera vez la reunión entre ambos personajes señala que la reunión se produjo mientras Moreno aún no era presidente. Además indica que se enfocó sobre asesorías a empresarios y banqueros chinos.

Un artículo publicado por el diario 4 pelagatos señala que las declaraciones de Correa fueron “como casi siempre” mal intencionadas, “distorsionando el verdadero sentido que ese medio (New York Times) da a la reunión” entre Moreno y Manafort.

Paul Manafort, enfrenta 7 cargos por no reportar cuentas en bancos del exterior; además está acusado por conspiración contra su país (Estados Unidos), lavado de dinero, por no registrarse como agente de una entidad extranjera, por proveer información engañosa en documentos sujetos a la Ley de registro de agentes extranjeros en el país y suministrar declaraciones falsas.

Manafort se ha declarado inocente; sin embargo, la acusación asegura que el exjefe de campaña de Donald Trump habría recibido decenas de millones ocultos durante su trabajo como consultor político, y que estos ingresos fueron lavados mediante “decenas de corporaciones, asociaciones y cuentas bancarias estadounidenses y extranjeras”.

Fuentes: La República; El Telégrafo; CNN; 20 minutos; El Comercio; 4pelagatos.

Comentarios