Según Maduro viaje de niños venezolanos a Perú fue orquestado por EE. UU. como un “ataque” en su contra

19
niños venezolanos
Como generalmente ocurre en los discursos del dictador, Maduro vuelve a acusar a EE.UU. de realizar acciones conspirativas en su contra.(Flickr)

El dictador de Venezuela, Nicolás Maduro, asegura que fue Estados Unidos el que ordenó sacar a la centena de niños venezolanos que intentaban reencontrarse con sus padres en suelo peruano.

Según el mandatario, el viaje coordinado por la ONG Unión Venezolana en Perú fue uno de los “ataques por órdenes del Gobierno de los Estados Unidos” en su contra.

“Afortunadamente, la Fiscalía actuó rápido. Están presos los responsables y estamos buscando a los responsables internacionales y los vamos a solicitar por código rojo [de Interpol]”, afirmó el jefe de Estado, en referencia a los cuatro imputados en el caso por supuesta trata de menores, asociación para delinquir y uso de documentos falsos.

 

Los cuatro detenidos (dos miembros de la ONG Venezolanos en Perú y dos familiares del presidente de la ONG) fueron acusados por el Ministerio Público tras encontrar supuestas irregularidades en algunos de los permisos de viaje de los niños.

Por su parte, el abogado Carlos Daniel Moreno afirmó que aunque “efectivamente pareciera que hay algunos documentos que presentan algunas inconsistencias, ni los voluntarios fueron apoderados por los padres para la realización de trámites, ni los voluntarios tampoco tramitaron los permisos de autorización de viaje”.

Es necesario recordar que los 130 niños que se disponían a salir de Venezuela, lo iban a hacer gracias a un proyecto de la ONG antes mencionada que buscaba juntar a los niños que se encuentran en Venezuela, con sus padres, que residen en suelo peruano tras haber emigrado debido a la crisis económica, política y social que atraviesa su país de origen.

La ONG debió recaudar fondos a través de una campaña de microfinanciación en la plataforma GoFundMe, además de haber aceptado aportes directos y donaciones para poder financiar la campaña “Una Luz de Esperanza”.

Sin embargo, el proyecto fue frustrado cuando funcionarios del gobierno de Maduro decidieron suspender el vuelo de los niños, les anularon sus pasaportes y además detuvieron a los cuatro colaboradores de la campaña.

Otro “ataque de EE. UU.”

El  acusar a Estados Unidos de realizar acciones conspirativas contra su gobierno, se ha vuelto muy común en gobiernos tiránicos como los de Cuba, Bolivia y Venezuela.

Maduro, continuando con su discurso antiimperialista esta vez acusó también a Estados Unidos de ordenar el asalto a una instalación militar en el que “robaron un grupo de fusiles” y tres pistolas de una unidad de la Guardia Nacional.

El asalto habría sido presuntamente perpetrado por el exinspector del Cuerpo de Investigaciones Científicas, Penales y Criminalísticas (Cicpc), Óscar Pérez.

Según el mismo Óscar Pérez, el asalto forma parte de “una operación táctica impecable” en la que tratan de “recuperar las armas del pueblo y para el pueblo”.

Pérez vive en la clandestinidad tras haberse sublevado ante el régimen dictatorial de Maduro y prometer que realizaría más acciones contra la dictadura venezolana.

“¿Qué se cree esa gente, que puede asaltar un núcleo de la Fuerza Armada, robarse unos fusiles y amenazar la democracia y van a ser tolerados?”, se preguntó Maduro al mismo tiempo en que pidió “tolerancia cero con los grupos terroristas que amenazan con armas la paz de la República”.

Comentarios