Tribunal canadiense absuelve a Chevron por derrame petrolero en Ecuador

La gigante petrolera sostiene que el derrame de crudo en la selva amazónica fue culpa de Petroecuador, compañía estatal ecuatoriana

251
Cónsules de diversos países de América Latina pintan la “mano sucia de Chevron” en solidaridad con el reclamo presentado por Ecuador contra la petrolera. (Wikimedia)

Aunque el Tribunal de Apelaciones de la provincia de Ontario en Canadá expresó su simpatía por la situación de los aldeanos indígenas de la selva amazónica ecuatoriana, el miércoles 23 de mayo falló contra su pedido de indemnización por 9,5 mil millones de dólares contra Chevron Canadá. Esta fue la última instancia, luego de reiteradas apelaciones.

“Su frustración en la obtención de justicia es comprensible”, dijo el Tribunal de Apelaciones en su fallo, “no se puede negar que, por causas ajenas a su voluntad, los recurrentes han sufrido daños duraderos en sus tierras, su salud y su forma de vida”.

La lucha legal comenzó en 1993 cuando 47 demandantes que representaban a unos 30.000 pobladores demandaron a la compañía petrolera Texaco, que luego fue comprada por Chevron, por un derrame de 80.000 toneladas de crudo que contaminó 1,500 kilómetros cuadrados de selva en el norte de Ecuador y causó estragos sobre la salud de los habitantes.

Lo que invalida el reclamo es que la petrolera sostiene que entregó el territorio limpio y acusa como culpable del derrame a la empresa estatal ecuatoriana Petroecuador.

El actor Danny Glover posa con la mano sucia de Chevron para una campaña internacional contra la petrolera. (WikiCommons)

La situación se politizó en el 2011, cuando el gobierno de Rafael Correa buscaba explotar petróleo en la selva virgen,  conocida como Yasuní IIT, lo cual estaba prohibido bajo la constitución que se creó bajo su mandato, ya que en esa zona habitan pueblos indígenas conocidos como “no contactados”, que viven en aislamiento voluntario.

Al destacar un supuesto fracaso de la inversión extranjera, buscaba validar que el Estado estuviera a cargo de la explotación de hidrocarburos.  Eso dio inicio a la campaña “la mano sucia de Chevron”, en la que políticos hasta actores de Hollywood se ensuciaban las manos con petróleo para denunciar a la gigante petrolera.

Rigoberta Menchú, guatemalteca ganadora del premio nobel de paz en 1992 posando con la “mano sucia de Chevron”. (Flickr)

“Lo que realmente está impulsando la apariencia de los apelantes en nuestros tribunales es su incapacidad para hacer cumplir su criterio en los Estados Unidos”, escribió el juez William Hourigan para el tribunal. “(Pero) los recurrentes nos piden que modifiquemos radicalmente nuestra ley”.

Sin embargo, ante la justicia ecuatoriana, el reclamo sí fue reconocido en 2013. Pero Chevron alegó que el fallo fue fraudulento. En vista que Chevron ya no tenía activos en Ecuador, los aldeanos recurrieron a tribunales en otros países, incluidos EE. UU. y Canadá.

Por su parte, R. Hewitt Pate, vicepresidente y consejero general de Chevron, dijo en un comunicado que la decisión sigue a sentencias en Estados Unidos, Brasil y Argentina “que confirman que la sentencia fraudulenta ecuatoriana no debería ser exigible en ningún tribunal que respete el estado de derecho”.

“Nos complace que la Corte de Apelaciones de Ontario haya confirmado la clara aplicación de los principios legales del tribunal de primera instancia que demuestra que Chevron Canada Limited es una entidad legal separada que no puede ser arrastrada a este litigio fraudulento”, dijo Pate.

Mientras tanto, los aldeanos calificaron el fallo de “profundamente injusto” y dijeron que buscarían apelar ante el Tribunal Supremo de Canadá.

“Continuaremos luchando, no solo por la necesidad de hacer justicia ambiental en Ecuador, sino porque esta decisión permite que las empresas adineradas con abogados creativos logren inmunidad absoluta al colocar activos en compañías ficticias”, dijo Patricio Salazar, líder de los demandantes ecuatorianos abogado, en un comunicado. “Esta decisión debe ser resistida para proteger los derechos de los pueblos indígenas contra la injusticia corporativa en todo el mundo”.

Los aldeanos tuvieron un éxito parcial en la apelación en términos de costos. Hainey había otorgado $ 533.001 a Chevron Canada y $ 313.283 a Chevron Corp. después de rechazar el argumento de los aldeanos de que el litigio era de interés público y, como máximo, solo deberían pagar una cantidad nominal.

Cabe mencionar que estos montos son relevantes, ya que la ley en Canadá exige que el perdedor de una demanda pague los costos.

“Los apelantes están buscando hacer cumplir una sentencia en la que no tienen un interés económico directo”, señaló el Tribunal de Apelaciones. “Los fondos recaudados en la sentencia se pagarán en un fideicomiso y los fondos netos se usarán para fines de rehabilitación ambiental o atención médica. Este es un litigio de interés público “.

Como resultado, el Tribunal de Apelaciones dijo que los honorarios legales otorgados a los aldeanos eran “excesivos”. El tribunal les ordenó pagar $ 150,000 a Chevron Canada y $ 100,000 a Chevron Corp. Además, los aldeanos tendrán que pagar a Chevron $ 100,000 para cubrir los costos de la apelación.

Comentarios