RAE rechaza el lenguaje inclusivo en su primer manual de estilo

La RAE publicó un compilado de la evolución de la lengua española adaptado a la era digital pero sin doblar los pilares fundamentales y rechaza la feminización de la lenguaje

1.961
La Real Academia de la Lengua publicó el primer manual que actualiza la evolución de la lengua en la era digital y rechaza el “lenguaje inclusivo”. (Twitter/RAE informa)

Por primera vez el idioma español, la lengua castellana, tendrá un manual de estilo. Salió el lunes 26 de noviembre, publicado por la La Real Academia de la Lengua Española (RAE) en conjunto la Asociación de Academias de la Lengua Española (ASALE) y ha dejado en claro que no reconoce términos de “género neutro“, llamados “inclusivos” como “todos y todas”, “todes” , “[email protected]” y “todxs”.

De acuerdo con Víctor García de la Concha, director honorario de la RAE, “no debe abandonar sino acoger todas las normas lingüísticas ya existentes”.

Así lo afirma el manual de 504 páginas titulado Libro de estilo de la lengua españolasegún la norma panhispánica, en su primer capítulo, donde afirma que la institución considera innecesario el uso del doble género, y rechaza el “lenguaje inclusivo”.

El manual busca responder dudas sobre la evolución de la lengua hispana y la ortografría en la era digital, mientras deja en claro que los pilares de la lengua se mantienen. Por ejemplo, aclara que el género masculino, “por ser el no marcado, puede abarcar el femenino en ciertos contextos”. Es decir, palabras como “todos” abarcan la totalidad.

La Real Academia de la Lengua se vio ante la necesidad de aclarar por escrito y de forma impresa la nulidad del “lenguaje inclusivo” debido mayormente a que la vicepresidenta del Gobierno de España, pretendía modificar el texto de la Constitución para reflejar mayor paridad entre hombres y mujeres, y pidió asesoría de la RAE al respecto.

Aunque la decisión final de la RAE sobre dichas modificaciones recién se debatirá y aprobará o no en diciembre, el director saliente de la RAE, Darío Villanueva, que dejará su cargo el 13 de diciembre, declaró que “el problema es confundir la gramática con el machismo” y declaró que “no habrá grandes novedades” frente a la votación.

Sin embargo, el campo de director podría modificar esta decisión.

El tomo, editado en una primera tirada de 10.000 ejemplares y con un precio de 24,90 euros, incluye una ortotipografía de signos digitales y un glosario de términos como tuit, yutubero o guasap. Todo ello, manteniendo el principio policéntrico que la institución viene aplicando desde hace decenios con el objetivo de “mejorar el uso de nuestro idioma común, una lengua muy extendida y con muchas modalidades que deben ser atendidas”, según ha explicado su director Darío Villanueva.

A través de redes sociales, cualquier inquietud que surja en cuanto al uso adecuado de la lengua puede ser respondida a través del segmento “RAE consultas” a través de la página “RAE informa”, donde ya aclaró que expresiones utilizadas por la izquierda española y también de América, “ciudadanos y ciudadanas” es no solo redundante sino innecesario.

Además consideran que va contra el principio de economía del lenguaje. Es decir, agregar palabras que representan lo mismo es “artificioso” y agrega tiempo al discurso que lo vuelve reiterativo.

Quienes consideran que el uso de la lengua propuesta por la academia, sepan que incluye vocablos propios de la era digital alusivos al uso de programas como Whatsapp y Twitter, muchos de ellos términos naturales a la lengua inglesa adaptados a la fonética española.

No obstante, de acuerdo con grupos feministas activistas, tanto en las calles como en la academia y en el parlamento de diversos países del habla hispana, modificar el lenguaje ayuda a cambiar paradigmas sociales y por eso llegan hasta la mayor instancia de la lengua, la RAE, quien hoy les cerró la puerta.

Aunque no indica cuáles son ni señala quienes son los causantes, explica que “se funda en razones extralingüísticas” la actual tendencia al desdoblamiento indiscriminado del sustantivo en su forma masculina y femenina va contra el principio de economía del lenguaje“.

Francia también adscribe a esta tendencia. Declaró que no se aplicará “lenguaje inclusivo” en documentos oficiales.

Ahora, en colaboración con le Editorial Espasa, 10.000 ejemplares manifestarán la decisión de la Real Academia Española: el género masculino como forma plural no discrimina, sino que abarca, engloba e incluye al femenino.

Comentarios