Legisladores se retiran de homenaje al Che en Parlamento uruguayo

El partido oficialista, Frente Amplio, celebró el martirio del ícono comunista y generó indignación entre los opositores

1.034
Legisladores se retiran de homenaje al Che en Parlamento uruguayo (W)

El Che Guevara fue homenajeado en el parlamento uruguayo. Apenas salieron los legisladores oficialistas, sus homónimos del Partido Colorado se retiraron en señal de protesta.

Se ha convertido en una tradición. Hace dos años el partido de gobierno –el Frente Amplio– fue enfrentado por un legislador del Partido Blanco, el nacionalista, quien respetó la «cortesía parlamentaria» que permite tales homenajes, pero expuso la naturaleza sanguinaria, censurador y racista del comunista.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

A través de redes sociales, referentes del partido blanco hicieron eco de ese discurso y llamaron abiertamente genocida a quien fue conocido como el «Carnicero de La Cabaña«, por las ejecuciones que efectuó y ordenó durante la revolución que condujo al comunismo en Cuba.

Sin embargo, en plataformas digitales hubo múltiples quejas porque el Partido Blanco no actuó este año frente al parlamento, como sí lo hizo el Partido Colorado.

Aunque en los medios locales se emite que la razón principal por la cual el Partido Colorado se retiró fue porque el Frente Amplio le hizo un homenaje al Che Guevara mientras que lo negó para el expresidente Battle.

PanAm Post se comunicó con Juan Friedl, presidente de la Agrupación Libertad, que opera dentro del Partido Colorado, cuya lista a las elecciones internas integran referentes liberales como Isaac Alfie, Álvaro Diez de Medina, Guillermo Sicardi, entre otros, indica que ese fue un motivo secundario.

Como presidente de la Agrupación Libertad, que opera dentro del Partido Colorado, ¿cómo defines el hecho que los parlamentarios se retiraron?
Respetable, honorable, propio de un partido republicano e históricamente liberal

Hace dos años un parlamentario blanco ya se manifestó enfáticamente en contra del homenaje al Che Guevara, ¿por qué todavía se permite usar el parlamento para estos fines o considera que debería permitirse por «cortesía parlamentaria»?

Los homenajes en el Parlamento están sujetos a un reglamento, pasan por una comisión. Dentro de mi conocimiento, no hay un consenso entre liberales acerca de si debiera o no prohibirse la apología u homenaje de ideas políticas (o en este caso, figuras) reñidas con los derechos individuales.

Hoy tenemos una hegemonía cultural -socialismo bueno, capitalismo malo- que canoniza a este tipo de personajes. Creo que lo fundamental, más que la norma, es preguntarnos por qué aún hay gente que ni pestañea cuando un legislador promueve ensalzar la persona de semejante delincuente.

¿El hecho que el partido de gobierno use a una figura abiertamente racista y perseguidor de homosexuales es producto de la ignorancia, el cinismo, una mezcla o una forma tácita de infundar que lo indecible es correcto si lo hacen ellos «por el bien común»?

La realidad nunca les importó mucho.

La pregunta fue más larga que la respuesta…

Puedo agregar que cuando el bien y el mal no se definen por criterios sino por la mera pertenencia a colectivos antagónicos (y esto con base a un dogma) es de esperar que ocurran cosas del estilo.

Por último, el hecho que el hijo del presidente uruguayo se encarga de proveer al régimen de Maduro de seguridad informática, ¿cuán funcional es normalizar el socialismo para mantener el relato oficial?

Sin ir a un caso concreto, los negocios de la nomenklatura uruguaya son conocidos internacionalmente, no acostumbro pensar en que para taparlos se hagan operaciones tan complejas.

Primero, porque en algunos casos uno dudaría de la capacidad que puedan tener algunos de organizar cosas mucho más simples.

Segundo, porque no todo lo que coincide tiene detrás un plan. La impermeabilidad de la nomenklatura a la crítica, incluso alardeando de sus capacidades morales diferentes -el caso de nuestra petrolera, las cooperativas, las llamadas «finanzas alternativas», mas todo lo que han prohibido investigar- puede que sea una faceta más de esa mentalidad «nosotros los ungidos» contra «ellos los enemigos» que te mencionaba. El socialismo en sí es un proyecto mesiánico. Un amigo, ex izquierdista, que ya tiene sus años, decía: «El Frente Amplio no es un partido político, es una secta.»

Recomiendo el ejercicio de examinar esta afirmación en detalle, con todo lo que implica, y sacar cada uno sus conclusiones.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento