Ironía: argentinos marchan contra “violencia policial” con bandera del Che

El Che Guevara mató a 213 personas por mano propia, sin contar las ejecuciones sumarias que agregó

7.840
Pese a haber fusilado en ejecuciones primarias, hoy el Che Guevara es un símbolo de resistencia al abuso de poder policial. (Fotomontaje de PanAmPost)

El abuso policial fue repudiado por quinto año consecutivo en las calles de las principales ciudades de Argentina, bajo la consigna «gatillo fácil», alegando la supuesta facilidad con la que los policías disparan contra civiles. Lo sobresaliente en esta edición es la simbología presente entre los manifestantes y sus consignas de extrema izquierda, pues los regímenes de esta tendencia ideológica no solo disparan contra sus detractores, sino que sus referentes anunciaban lo mucho que disfrutaban haciéndolo, entre ellos Ernesto “Che” Guevara.

«Fusilamientos sí, hemos fusilado, fusilamos y seguiremos fusilando mientras sea necesario. Nuestra lucha es una lucha a muerte», declaró Guevara ante la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en representación de Cuba.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

Paradójicamente, y pese a sus declaraciones ante la ONU, ahora ondea el rostro de Guevara en medio de quienes exigen que las fuerzas estatales no actúen con violencia contra la población civil.

Lo que más preocupa a estas agrupaciones es la incipiente «Doctrina Chocobar», —llamada así por el apellido de un policía que mató a tiros a un ladrón que apuñaló 11 veces a un turista extranjero—. En caso de aplicarse validaría la legítima defensa.

Mientras la justicia argentina sancionó al policía —e incluso emitió un embargo en su contra por abatir al ladrón y potencial homicida—, el ejecutivo lo premió. El presidente Mauricio Macri recibió al policía en la Casa de Gobierno como un héroe.

«La grieta»: una parte de la sociedad exige defensa frente a una agresión, mientras otra pide compasión para el agresor

Casos como este son demostrativos de lo que en Argentina se conoce como «la grieta», aquella brecha de valores con arraigo político que lleva a los adherentes de la derecha a exigir la capacidad de defenderse de una agresión y justicia en caso de ser víctimas de ella; mientras que la izquierda política pide compasión para el agresor y sanciona al que se defiende.

Para justificarlo, estos últimos se respaldan en lo que se denomina “justicia social”, donde no importa el accionar del individuo sino el fin: la justicia que trae a un grupo determinado de oprimidos.

El Che Guevara surge como héroe de quienes hoy piden un alto a la presunta violencia policial; a pesar de su legado sanguinario, «gatillo fácil» y persecución abierta, usando las fuerzas represoras del Estado.

“Tengo que confesarte, papá, que en ese momento descubrí que realmente me gusta matar”, le confesó por escrito Guevara a su progenitor.

En pleno desconocimiento de este suceso histórico, o bien desde el cinismo, los manifestantes piden un cese a la violencia por parte de los agentes de seguridad del Estado, mientras portaban la bandera de quien se vio guiado por la frase:

El odio es el elemento central de nuestra lucha, el odio tan violento que impulsa al ser humano más allá de sus limitaciones naturales, convirtiéndolo en una máquina de matar violenta y de sangre fría. Nuestros soldados tienen que ser así.

En otras palabras, según Guevara, mientras mayor sea la represión y la crueldad hacia las víctimas, más fiel es el soldado en función del socialismo.

De acuerdo con el Foresight Cuba, el Che Guevara asesinó a 213 personas por mano propia, sin contar las ejecuciones que comandó en la fortaleza convertida en prisión para reclusos sin juicio, donde se llevaban a cabo ejecuciones sumarias. Fue ahí donde se ganó el apodo de «El Carnicero de La Cabaña». Solo en el primer mes de la revolución comunista, enero de 1959, Guevara asesinó a 52 personas.

Manifestantes glorifican a quien ignoró el debido proceso

Contrario al legado de su héroe, uno de los reclamos fundamentales de la marcha en Buenos Aires es el “abuso de poder” por parte de los policías, al hacer justicia por mano propia.

Algo que estaría en plena consonancia con lo dicho por Guevara: «Para enviar hombres al pelotón de fusilamiento, la prueba judicial es innecesaria. Estos procedimientos son un detalle burgués arcaico. ¡Esta es una revolución! Y un revolucionario debe convertirse en una fría máquina de matar motivado por odio puro».

Guevara condenaba a homosexuales a campos de trabajo forzado

Los manifestantes argentinos también reivindican la causa LGBT como víctimas del abuso policial. Cuando en realidad si el Che Guevara estuviese al mando, estarían todos en campos de trabajo forzado.

La homosexualidad, y la transexualidad que era asumida por sinónimo, se debía «compensar» en las Unidades Militares de Ayuda a la Producción. Ese «fetiche burgués», guiado por la preferencia individual y no por el amor a la revolución, hacía que un hombre dejara de ser apto para la revolución armada.

De hecho, desde 1965 que «la universidad es para los revolucionarios». Entonces empezó una purga interna, una «depuración moral» dentro de las universidades, donde todo hombre sospechoso de homosexualidad era denunciado y acosado hasta lograr que se retirara de la institución. Cómo se vestía, cómo lucía e incluso cómo miraba a los demás era suficiente para quedar fuera de la universidad. Esto desencadenó en una ola de suicidios, según los estudiantes de la época.

Dentro de esa persecución, agentes mujeres se encargaban de pasar un algodón por el rostro de los varones sospechosos. En caso de encontrar un rastro de maquillaje, y por tanto quedar revelado el travestismo de estos, podían ser condenados a cumplir entre seis meses y un año de prisión por la pena de «conducta impropia».

Esto fue un problema particularmente para los estudiantes y profesionales de teatro, cuyo oficio requería maquillaje. Y por el mero hecho de tener polvo en el rostro podían ser privados de su libertad.

Pero los manifestantes desconocen esta parte de la historia la o no parece importarles, pues exaltan al Che Guevara mientras protestan contra la violencia policial.

Para lograr implantar esta contradicción histórica como verdad, los defensores del socialismo «resignifican» los procesos históricos.

Así, pese a que El Che Guevara fusilaba en nombre del Estado y tenía como política perseguir a la comunidad homosexual, hoy la izquierda exhibe el rostro del guerrillero como si fuera símbolo de la lucha contra el abuso de poder y de la causa LGBT.

El poder del periodismo. La importancia de la verdad.

¡Su contribución lo hace todo posible!

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

 

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento