La última opción para Bolivia: el repudio internacional

El Tribunal Supremo Electoral está sometido a la voluntad de Morales, no hay instancias nacionales para apelar, Bolivia necesita del mundo

3.599
«Evo Morales, con todo este fraude electoral, es un usurpador». (Efe)

La palabra dictador resuena en las calles de Bolivia, ahora que Evo Morales entra a su cuarto mandato y por tanto 14 años en el poder. No bastó con su candidatura inconstitucional y antidemocrática, Morales pasó por encima de los resultados electorales y anuló la segunda vuelta para reapropiarse del poder.

Al ser un calco al método castrochavista para eternizarse al mando, bolivianos enardecidos derribaron una estatua de Hugo Chávez para dejar en claro su rechazo al modelo que les han impuesto por más de una década.

Ahora la única opción para Bolivia es el repudio internacional, que las naciones del mundo no reconozcan los resultados electorales fraguados ni a Evo Morales como presidente, ya que en Bolivia, Evo Morales es un dictador que, emulando fielmente el método chavista,  ha asumido el control del Tribunal Supremo Electoral y de todos los poderes del Estado. Ante lo cual los bolivianos no tienen ninguna instancia legal local para recurrir, entonces acuden al mundo.
La sociedad boliviana está en “resistencia civil” y necesita la ayuda de las democracias del mundo.

Así lo afirma para PanAm Post Carlos Sánchez Berzaín, exiliado político por la dictadura de Evo Morales, cinco veces ministro, exdiputado, abogado experto en derecho constitucional, máster en ciencia política y máster en Sociología.

¿Cuál es la situación actual dado el desconocimiento de la segunda vuelta electoral?

Para entender lo que pasa en Bolivia, hay que recordar que hay dos Américas, una América democrática y una América dictatorial, desde 1999 que Chávez llegó a la presidencia de Venezuela, corre a Cuba y salva a la última y única dictadura, la dictadura castrista, que con Fidel Castro pasaba lo peor de su período especial y con el dinero de Venezuela ponen en marcha lo que en principio se llamó el movimiento bolivariano, el proyecto ALBA, después el socialismo del siglo XXI y que ahora se le llama el castro chavismo.

El castrochavismo que ha extendido de una dictadura la cubana a cuatro dictaduras actualmente, pues la dictadura cubana controla a Venezuela, a Nicaragua y a Bolivia. Y estas dictaduras son tales porque rompen todas las reglas, todos los elementos esenciales de la democracia establecidos en la Carta Democrática Interamericana. Buscan permanecer indefinidamente en el poder. Para lograrlo, cometen cualquier tipo de delitos, violaciones de derechos humanos, han convertido sus países en un narco-Estado, son una amenaza para la paz y la seguridad regional, etcétera.

En ese escenario, lo que estamos viendo en Bolivia es simplemente la repetición de la aplicación de la agenda que tiene el sistema castro chavista para permanecer indefinidamente en el poder.

Son dictaduras electoralistas. Utilizan las elecciones para tratar de darle legitimidad o legalidad. Se vota pero no se elige. Lo hemos visto en Venezuela desde el tiempo de Chávez. Lo hemos visto en Venezuela cuando Nicolás Maduro toma el poder y ganó la elección al candidato Capriles. Lo hemos visto en el Ecuador de Correa, lo hemos visto en la Nicaragua de los Ortega e inclusive ahora en Cuba, que dizque acaban de hacer una reforma constitucional con voto popular. Dictaduras donde la gente es llevada a votar. Pero la decisión está tomada por el régimen para perpetuarse en el poder y ajustar sus mecanismos de detentación indebida del poder.

En Bolivia lo que está pasando es la aplicación de esa agenda. Bolivia sufrió la suplantación de su Constitución Política del Estado en el año 2009. Liquidaron la República de Bolivia, establecieron un Estado plurinacional que es un modelo castrochavista. Lo que se llama ahora la Constitución del Estado Plurinacional es la copia de la Constitución impuesta en Venezuela, de la que en su momento hizo Correa para el Ecuador. Es el constitucionalismo traído de España.

¿Es lo correcto pedir una segunda vuelta o eso valida la candidatura de Evo y lo pertinente es invalidarla, es posible?

Primero, Evo Morales nunca debió ser candidato, porque después de que suplanta a la Constitución, liquida la República de Bolivia y crea en el Estado Plurinacional en el modelo castrochavista. Ellos introducen la reelección consecutiva por una vez. Cuando Evo Morales llega al poder el año 2006, llega elegido por cinco años sin derecho a reelección inmediata y hoy día ya va a cumplir el próximo enero 14 años y está tratando de hacer un fraude para permanecer cinco más. El solo tiempo de permanencia de Evo Morales en el poder demuestra que es un dictador. Entonces, para hacer esta ampliación y seguir detentando el poder, Evo Morales hace un referéndum el 21 de febrero de 2016 pidiendo que se autorice la elección reelección indefinida pierde ese referéndum. Eso es conocido como el 21 F, cuando Bolivia dijo no.

Él ya no podía ser candidato, pero después de eso empieza una serie de maquinaciones, entre las que podemos citar tres. La primera es que su Tribunal Constitucional es de su control total, porque en Bolivia no hay división, independencia de poderes ni Estado de derecho, es el Tribunal Constitucional declara que es derecho humano de Evo Morales ser candidato cuantas veces quiera. Después de eso se produce la decisión de su Tribunal Supremo Electoral, este mismo que está manejando las elecciones, que lo habilita como candidato. Después va a Bolivia el señor Almagro dice que Evo Morales podría ser candidato porque si no sería discriminatorio no permitir que él haga algo que otros presidentes han hecho. Con todo eso, Evo Morales va a una campaña y en la campaña electoral hace que participen ocho candidatos de oposición.

¿Qué opciones les queda a los bolivianos para la restitución del orden institucional?

La oposición ha sido muy criticada por tres cosas. Primero, por ir desunida, por permitir que Evo Morales en segundo lugar, participe y tercero, porque la campaña ha sido una pelea entre opositores y no una campaña contra Evo Morales, y por eso han merecido el nombre hasta de opositores funcionales.

Antes de que termine el proceso preelectoral. Se empezaron a reunir en Bolivia cabildos, reuniones cívicas para conminar al Gobierno y a la oposición que si se hacía fraude electoral el 20 de octubre, el pueblo no iba a reconocer. Se empieza a montar la resistencia civil con carácter previo al fraude electoral y lo que pasa a partir del domingo y ha sucedido toda esta semana y el mundo lo ha podido ver. Es un gran acto de fraude electoral.

Estaban los datos avanzando y parecía que no iba a conseguir Evo Morales la diferencia de 10 por ciento respecto al segundo, que en efecto no consiguió si esto fuera algo legal. Y empezaron, primero apagaron las máquinas e hicieron una interrupción de aproximadamente 20 horas.

Evo Morales dice que ganó la elección en primera vuelta y hay una encendida reacción popular. En medio de esto, la OEA, los observadores de la OEA, la Unión Europea y países como Estados Unidos, Brasil y la propia Argentina han señalado que debería hacerse una segunda vuelta. Están señalando fraude electoral y lo que hay en Bolivia, después de todo este largo resumen, es una situación de crisis en la que el pueblo pide que el dictador Evo Morales, que se está robando la elección o haga prontamente la segunda vuelta, cosa que Morales no acepta o deje el poder. El pedido del pueblo boliviano hoy es «¡Evo fuera!» porque se ha robado la elección.

¿Cuál es el mensaje que transmiten las calles, perseverarán las exigencias?

Es muy crítica la situación en este momento en Bolivia, porque hay paro cívico prácticamente en todo el país. Evo Morales, que ha proclamado su triunfo en reiteradas ocasiones, además ha declarado que hay un golpe de Estado en su contra, ha acusado a la derecha y al exterior del país, que es la misma muletilla, el mismo argumento, que utiliza Maduro en Venezuela. Utilizó Correa en Ecuador y utiliza Ortega en Nicaragua, después de cometer delitos.

Ellos cometen los delitos contra el pueblo. De inmediato acusa al pueblo y ponen en marcha una represión intensa. Evo Morales está en la etapa de implementar esa represión. El pueblo boliviano resiste los datos importantes sobre el paro cívico en todo el país. La movilización de los grupos de choque de Evo Morales, movimientos sociales, sindicatos de cocaleros, que son los productores de la coca ilegal y la cocaína. Y lo que se espera es que el pueblo pueda resistir.

Ahora el pueblo está esperando prácticamente un milagro. Evo Morales, con todo este fraude electoral, es un usurpador. O sea, ningún país puede reconocer el resultado de esa elección. Y si no reconoce el resultado de la elección, no pueden reconocer la posesión de Evo Morales como presidente en enero.

Evo Morales, que ha declarado en el marco de su legalidad que es dictatorial, abusiva, criminosa, que ha ganado la elección en la primera vuelta y que debería ser el presidente por cinco años más, está enfrentando el desconocimiento interno del país 70, 80 % del país lo repudia, pero además está enfrentando el no reconocimiento internacional. Países de América Latina, Estados Unidos, la Unión Europea y la OEA han pedido la segunda vuelta, que es lo que corresponde, y ellos no van a reconocer este triunfo en primera vuelta y, en consecuencia, cuando Morales se quiera posicionar en enero del próximo año no va a ser reconocido como presidente. Es un usurpador, está en la exacta situación de Nicolás Maduro de Venezuela y tenemos ya, en vez de un usurpador y una dictadura castrochavista más en Venezuela consolidada la dictadura de Bolivia y el usurpador Evo Morales. Y todo eso bajo la dirección del castrismo de Cuba, que además controla Nicaragua.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento