Arrestan al médico que enfrentó a Castro por el infanticidio en Cuba

Fue condenado a 25 años de prisión por ser una «amenaza al Estado», tras exponer cómo en Cuba se obligan los abortos y mata a niños ya nacidos

5.776
“Es fundamental que todas las personas sigan luchando para que no se despenalice el aborto en los países que aún resisten”, Biscet. (Flickr)

El doctor cubano que hizo lo que nadie se atrevió, irrumpir el despacho de Fidel Castro para poner sobre su escritorio la evidencia de que en Cuba se cometen infanticidios, fue privado de su libertad el pasado 20 de febrero.

“En Cuba domina una dictadura totalitaria comunista que viola flagrante y sistemáticamente los más básicos derechos humanos”, dijo en una carta el doctor Óscar Biscet, que fue declarado una “amenaza para el Estado”. En 2002 fue condenado a 25 años de prisión. Pero en 2011 fue excarcelado gracias a la mediación de la Iglesia católica, bajo la condición de no abandonar la isla.

Desde entonces vive bajo asedio continuo. “El vivir en una dictadura como esta no solo te puede costar la cárcel sino la vida”, afirmó en el 2016 cuando no pudo viajar a España para recibir un premio por su “heroico trabajo en defensa de la verdad y de los derechos fundamentales de los seres humanos en Cuba, en especial del derecho a la vida de los no nacidos”.

Todo gracias a una investigación que realizó donde recopila los testimonios de las madres a las que el sistema de salud les había asesinado a sus hijos, y preparó un informe sobre una sustancia para provocar abortos en Cuba, llamada “rivanol”.

“Hice un estudio donde planteé esta situación y se la entregué a las autoridades. La Fiscalía no respondió y se lo llevé a Fidel Castro a su oficina. A partir de ese momento me encarcelaron y tuve que resistir el trato inhumano que sufren las personas en las cárceles, pero pude resistir”, declaró Biscet. «Ser provida en Cuba me costó años de torturas. No me arrepiento», anunció ante la plataforma de noticias Actuall.

En vista de que el mayor producto de exportación de Cuba son sus médicos, el modelo se sostiene a base de propaganda. Pero la realidad es que la supuesta mortalidad infantil reducida que existe en Cuba solo está en papel, emitido y autorizado por el régimen. En la práctica, en la isla hay niños a los que se les impide nacer y a otros se les asesina inmediatamente después de haber nacido.

Por denunciarlo abiertamente, Biscet es arrestado continuamente. Ninguna fuente ha revelado las supuestas razones de la Seguridad del Estado para privarlo nuevamente de su libertad. Pero cabe señalar que este médico es uno de los 75 cubanos procesados y condenados durante la ola represiva de 2003, conocida como Primavera Negra.

La noticia llegó hasta Washington, por lo que el senador republicano de origen cubano Marco Rubio anunció en redes sociales que «El Dr. Óscar Biscet, que ganó el  Premio Presidencial de la Libertad (2007) y exprisionero político, fue detenido arbitrariamente por el régimen de Castro/Díaz-Canel. La Seguridad del Estado cubano allanó su casa y eliminó las pruebas capturadas por su esposa Elsa Morejon. La dictadura es responsable de su bienestar».

La esposa de Biscet, Elsa Morejón, agradeció al senador a través de redes sociales. Sin embargo, por medio de otros usuarios se supo que las autoridades del régimen borraron las publicaciones de la esposa de Biscet. «Además de robarle todos los objetos y artículos de su casa vinculados a Internet, incluyendo los teléfonos celulares de él y la esposa», dijo Marcell Felipe, presidente de Inspire America Foundation.

Tras las denuncias, la activista opositora Martha Beatriz Roque informó a través de redes sociales que Biscet fue liberado. Pero después de recibir una multa de 500 CUP (44 dólares) por el supuesto delito de «receptación». Cabe señalar que dicho monto supera el salario promedio, que se elevó a 42 dólares en julio del 2019, mientras el sueldo mínimo mensual ronda los 16 dólares.

«El pueblo cubano puede acabar con la dictadura»

Aunque la cifra es elevada en proporción a las ganancias de los cubanos, para Biscet la defensa vale la pena por el bien de su consciencia.

Ser provida en un régimen antivida en una dictadura totalitaria es difícil porque no solo vas a tener el desprecio de las personas que promueven el aborto, sino que por expresarte libremente eres castigado. Es lo que me pasó a mí.

Garantiza que «el pueblo cubano puede acabar con la dictadura» y anima a toda Hispanoamérica a luchar por la vida y a “no dejarse llevar por la izquierda que está en el poder y que fomenta el aborto”.

“Es fundamental que todas las personas sigan luchando para que no se despenalice el aborto en los países que aún resisten”, sentencia. Y lo advierte desde el primer país en la región que legalizó el procedimiento que hoy se usa en la isla como método «anticonceptivo» e incluso, según sus investigaciones, también se mata a los niños después de nacer.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento