México: no hay violencia estructural contra la mujer, hay impunidad total

9 de cada 10 víctimas fatales son varones, el feminismo en lugar de reducir la violencia en su totalidad busca trato desigual

1.014
Protesta por feminicidios en México (Foto: EFE)

Agrupaciones feministas destrozaron patrimonio nacional en México en protesta por los «femicidios». Ahora amenazan con paralizar el país, situación que se reproduce en varias naciones del habla hispana. El feminismo, que aboga por la igualdad, no no exige justicia por el 90 % de las víctimas de asesinatos en el país: los hombres.

En México, a ambos sexos les afecta un mismo mal: la impunidad. 98,6 % de los crímenes no se castigan y 93,6 % no se investigan siquiera, según informa Miguel Ángel Gómez Jácome, coordinador de comunicación de la asociación civil Impunidad Cero.

Según la evidencia presentada, lo que hay en México no es un problema de violencia hacia las mujeres sino una ausencia de justicia para todos.

«La impunidad en México es muy generalizada. Una de nuestras investigaciones arrojó que hay un 1,14 % de probabilidades de esclarecer un delito, desde que se denuncia hasta que hay una sentencia. Estamos hablando de 98,86 % de impunidad», indicó Gómez Jácome a Efe.

Es menor al 70 % la probabilidad que reciba una resolución judicial adversa un presunto delincuente luego de que haya sido presentado ante un juez, de acuerdo con el «Ránking de procuradurías y fiscalías estatales 2018» de Impunidad Cero.

Bajo AMLO, México vivió el año más violento de su historia

Y la tendencia empeora. México cerró el 2018 con 93,7% de impunidad, 4,9 % menos que en  2019. Bajo la administración de Andrés Manuel López Obrador, la impunidad aumentó y por tanto violencia empeoró. El primer año del gobierno de López Obrador fue el más violento de la historia de México. 34 582 personas fueron asesinadas.

De ese total, se registraron 976 presuntos delitos de feminicidio en el 2019, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública.

Cuando López Obrador asumió la presidencia de México en diciembre de 2018, había un promedio diario de 79,7 homicidios. Tras ocho meses de gestión las cifras no mejoraron y el 1 de septiembre de 2019 fueron asesinadas 102 personas. Con esa cifra se oficializó el promedio de 100 víctimas fatales por día en el país. Solo durante el primer fin de semana de septiembre 292 personas murieron en crímenes violentos.

Hasta el 14 de febrero, fecha en la cual la activista feminista Frida Guerrero increpó al presidente AMLO, había 265 feminicidios reportados. Es decir, hay cada vez más violencia contra las mujeres.

Pero lo cierto es que las mujeres también han sido ejecutoras de violencia. El caso más evidente fue el de Fátima, una niña de 7 años que fue secuestrada por una mujer, luego entregada a un hombre y una mujer que le torturaron y finalmente asesinaron.

No obstante, AMLO acusó al «neoliberalismo» por el aumento de la violencia, pese a que ha sido bajo su gobierno cuando más violencia han sufrido los mexicanos de todo sexo y edad.

Para los medios las mujeres no matan, solo mueren

Lo cierto es que la forma en la cual los medios masivos abordan la problemática también suma al clima de paranoia y prejuicio. Cuando una mujer mata, en particular a sus hijos, los titulares tienden a anunciar que murieron, no que fueron matados.

Vísperas de la movilización del día internacional de la mujer trabajadora, una madre se arrojó a las vías del metro junto a su hijo, dejando en el abandono a otro (ambos menores de edad) en la estación. Es decir, se mató, mató a su hijo y hizo al otro testigo del horror. Los principales medios mexicanos no hacen aparecer a la madre como asesina.

De hecho, una de las consignas principales del paro nacional convocado por agrupaciones feministas el 9 de marzo apunta a que las mujeres tengan la libertad de matar a sus hijos exigiendo el «derecho al aborto».

Es decir, la motivación de las protestas no es contra la violencia, la exige. Tampoco busca la igualdad ante la ley sino la supremacía.

Es más, la Primera Sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación estableció que la muerte violenta de una mujer no solo tendrá distinto peso ante la ley que la muerte violenta de un hombre, sino que además su gravedad dependerá del sexo del asesino y ahora cuando se investigue, «además de realizar las diligencias que se hacen en cualquier caso de esta índole, las autoridades investigadoras deben identificar la posible presencia de motivos o razones de género que originen dicha muerte», explicó la SCJN en un boletín.

En México 40% de los hombres sufre maltrato cometido por mujeres

La violencia sufrida por varones, que son más del 90 % de las víctimas de asesinatos en México, es ignorada. 4 de cada 10 hombres mexicanos ha sufrido maltrato por parte de una mujer y solo el 4% de los varones afectados por cualquier tipo de violencia ha presentado una denuncia.

“Es una cuestión de sometimiento, eso es lo que la contraparte violenta quiere, sea hombre o mujer, quieren tener el control, quieren tener a la persona sometida a su disposición”, declaró la psicóloga Beatriz Sepúlveda a Foro TV.

De modo que no es válido decir que en México la violencia es un tema que afecta a las mujeres, afecta a todos y la presidencia de López Obrador no solo que no lo ha sabido remediar, lo ha empeorado.

El mejor ejemplo de la impunidad agravada fue la liberación del hijo del narcotraficante «El Chapo» Guzmán, cuyos matones enfrentaron con balas a las fuerzas de seguridad.

Frente a la imploración de los pobladores afectados por la violencia ejercida por el narcotráfico, López Obrador declaró que no usará las armas para enfrentar al crimen organizado, alega que «es pueblo».

Difícilmente disminuirá la violencia en México mientras no se trate a los criminales como tal y se considere que la violencia es unilateral. Para que haya justicia debe haber igualdad ante la ley, prinicipio fundamental que se quiebra cuando se aborda de forma distinta la vida y por tanto la muerte de una persona de acuerdo a su sexo, como sucede con la figura del «femicidio» y el activismo que conlleva a ignorar la muerte de 9 de cada 10 víctimas de asesinato por el mero hecho de ser varones.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento