China lanza guerra informática para culpar a EEUU del coronavirus

China silenció y apresó a los médicos que advirtieron el peligro del coronavirus pero, ahora pretende proclamarse héroe y denominar a EEUU verdugo

9.445
Gracias al coronavirus la guerra comercial entre China y EEUU se convirtió en una guerra informática. (EFE)

La guerra comercial entre EE. UU. y China terminó mediante acuerdos. Pero con el auge del coronavirus, la negociación quedó en pausa y el enfrentamiento pasó al plano informático.

Donald Trump llamó al COVID 19 el “virus chino”, debido a que nació allí. En respuesta, las autoridades chinas han llegado incluso a acusarlo de xenofobia y racismo.

China silenció y persiguió a los médicos que advirtieron los riesgos del coronavirus

Mientras que el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, redobló la apuesta y dijo públicamente que «este brote en Wuhan fue encubierto». Afirmó que los médicos que advirtieron sobre el peligro del virus en sus inicios fueron encarcelados o silenciados.

«Probablemente le costó a la comunidad mundial dos meses responder, y en esos dos meses … podrían haber reducido drásticamente lo que sucedió en China y lo que ahora está sucediendo en todo el mundo», agregó.

El caso más sobresaliente fue el oftalmólogo Li Wenliang, una de las ocho personas detenidas por «difundir rumores» sobre el brote de la enfermedad mortal.

Li llegó a tener 1,5 mil millones de lectores en su blog sobre el coronavirus. Fue censurado en diciembre y falleció contagiado de coronavirus en febrero.

El Secretario de Defensa de EE.UU. objetó la desinformación difundida por el régimen comunista chino

Por ello el secretario de defensa de EE. UU., Mike Pompeo, le pidió al Partido Comunista de China que detenga la desinformación difundida por los medios de propaganda que afirman que el nuevo coronavirus se propagó por primera vez en China por el ejército de los EE. UU.

Pompeo le dijo así al director de la Oficina de Asuntos Exteriores del Partido Comunista de China,  Yang Jiechi, mediante una llamada telefónica.

Mediante un comunicado emitido por el Departamento de Estado, Pompeo «transmitió fuertes objeciones de los EE. UU. a los esfuerzos de la RPC para echar la culpa del COVID-19 a los Estados Unidos».

«El secretario enfatizó que este no es el momento de difundir desinformación y rumores extravagantes, sino más bien un momento para que todas las naciones se unan para luchar contra esta amenaza común», concluye el comunicado.

Puesto que China tiene a dignatarios de alto nivel, como el subdirector general del «Departamento de Información» de China, Lijan Zhao, al igual que Lin Songtian, embajador de China en Sudáfrica, impartiendo propaganda contra EE. UU. en redes sociales.

Zhao, por ejemplo, compartió recientemente un artículo que alega que el coronavirus originó en EE. UU.

Pese a que la evidencia disponible hasta el momento muestra que Wuhan, China, es la “zona cero” del coronavirus, el gobierno chino busca desvincularse de su culpa y adjudicarle a su principal rival comercial: EE. UU.

Acusan la existencia de un «ejército de bots» programados para difundir propaganda a favor del régimen comunista de China

La campaña de desinformación presuntamente incluye un ejército de “bots” para desinformar. Así lo afirma Raheem Kassam, editor en jefe de National Pulse, ex asesor principal del líder del Brexit, Nigel Farage y miembro de la junta asesora académica del Institut des Sciences Sociales

«Bots» en lenguaje cibernético alude a los usuarios creados para impartir propaganda.

Para detectarlos, lo común es que sean perfiles con pocos seguidores o ninguno. La fecha en la cual fueron creados los perfiles también indican la falsedad de su origen, sobre todo los fines. En vista que la mayoría datan de marzo del 2020, Kassam acusa que han sido creados bots para promover propaganda china.

China alega haber vencido al coronavirus, el pueblo grita «¡Falso, todo falso!»

Incluso el Ministerio de Propaganda publicó un manual en seis idiomas, como programa de acción para el resto del mundo, titulado “Una batalla contra la epidemia: el combate de China contra el COVID-19 en 2020″.

Está disponible en inglés, francés, español, ruso y árabe, además del chino. Pero desde la población civil gritan en chino: «¡Falso, todo falso!». Así gritaron desde las ventanas de sus departamentos los habitantes de un conjunto residencial, durante la visita del viceprimer ministro Sun Chunlan, uno de los funcionarios de más alto rango del partido.

Según la prensa local, los gritos fueron motivados por una falsa de entrega de comestibles a departamentos cerrados, cuando en realidad los residentes estaban siendo confinados y descuidados y además denunciaron los moradores que se hizo una limpieza improvisada justo antes de la visita del funcionario.

En defensa del régimen, los canales estatales People’s Daily  y China Central Television (CCTV ) publicaron videos del incidente alegando que el gobierno central estaba en contra de tales inspecciones por etapas y criticaron el encubrimiento de los problemas reales por parte de los funcionarios locales.

Dado que el régimen comunista chino controla lo que se dice en el país que nació la pandemia del coronavirus, ahora su mayor defensa es impartir al mundo la narrativa que mantiene en casa.

Ya empezaron los gritos que afirman que lo dicho por el régimen es falso en China, ahora le queda ese rol al resto del mundo.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento