El FMI no quiere decirle al Gobierno argentino dónde ajustar

En una nueva estrategia, el organismo internacional quiere desmarcarse de las medidas incómodas que deberá afrontar Macri.

108
La entidad crediticia no está dispuesta a ser “el chivo expiatorio para pagar los ajustes” que necesita hacer el Gobierno argentino/C5N

El Fondo Monetario Internacional decidió ser general en las recomendaciones y no le va a decir al Gobierno argentino donde deberá recortar los gastos del Estado. Si bien las negociaciones van en buen rumbo, el organismo internacional pondrá las condiciones de corrección del déficit, pero el detalle de dónde se realizarán los recortes (o aumentos de impuestos) dependerá de las autoridades locales.

Apenas se supo del pedido del presidente argentino, Mauricio Macri al FMI, una vez más las manifestaciones de izquierda se volcaron a las calles de Buenos Aires con las tradicionales consignas en contra del Fondo. El kirchnerismo también aportó sus críticas, ya que el fallecido Néstor Kirchner había pagado la deuda argentina con el organismo, y ahora Macri es el que vuelve a pedir fondos a la entidad.

Se tiran la pelota

La actitud de desmarcarse de cualquier cuestionamiento ante los inevitables recortes del gasto público para poder acceder a los fondos, se asemeja a la estrategia de Macri, que también busca tirar “la pelota afuera”. Varias fuentes de Casa de Gobierno coinciden que la reducción del déficit que no se hizo al comienzo del mandato de Cambiemos, ahora será impulsada con la excusa de que “es una exigencia del Fondo”. Pero si el FMI se niega a precisar por donde tiene que “pasar la tijera”, Macri puede seguir teniendo dificultades, ya que de todas las carteras solicitarán que el ajuste pase por otro lado.

“El FMI no será el chivo expiatorio”

El economista argentino Claudio Loser, que trabajó en el pasado en el Fondo Monetario Internacional, advirtió que la entidad crediticia no estará dispuesta a ser “el chivo expiatorio para pagar los ajustes” que necesita hacer el Gobierno argentino. Para el economista “el Fondo quiere que el programa sea argentino y no que sea visto como una imposición”.

Para Loser, el FMI tomó nota de las críticas sufridas en el pasado, por lo que ahora tiene “otra cintura política” y que “no se va a meter en los detalles del programa como podría haber sido el caso de antes”.

Negociaciones avanzadas

Alejandro Werner, Director del Departamento del Hemisterio Occidental del FMI, es optimista con las negociaciones, a las que calificó como “bien avanzadas.

Para el funcionario, las autoridades locales han mantenido “un diálogo muy constructivo” en el marco de la solicitud, por lo que el Fondo Monetario Internacional está dispuesto a dar “apoyo financiero para el plan económico”.

“Como hemos dicho desde el principio, este será un plan impulsado por las prioridades del Gobierno argentino, con un enfoque particular en la protección de los más vulnerables y el fortalecimiento de la economía a la luz de la reciente turbulencia en los mercados financieros”, resaltó Werner.

Primeras medidas: más control a las jubilaciones anticipadas

Desde el ministerio de Trabajo se confirmó que se creará una “Comisión Técnica Permanente” que tendrá como objetivo “entender, analizar y expedirse” con relación a las solicitudes de jubilaciones anticipadas. De esta manera, la cartera comandada por Jorge Triaca buscará mantener un control más detallado sobre los casos “previsionales diferenciados” con relación a los requisitos de edad, fondos aportados y otras cuestiones. Según la normativa, que será publicada el lunes en el Boletín Oficial, la comisión tendrá un máximo de un año para expedirse en cada caso.

Comentarios