Virales

Newsletter

La nueva Bachelet, ¿aún más hacia la izquierda política?

Por: María Teresa Romero - @mt_romero - Nov 14, 2013, 11:52 am

EnglishSegún los sondeos, el próximo domingo Chile, uno de los países más desarrollados y modernos de América Latina, vivirá con tranquilidad y sin gran preocupación una nuevas elecciones presidenciales y legislativas que seguramente producirán un nuevo cambio de gobierno en la primera vuelta electoral. La estabilidad política chilena, construida a lo largo de varias décadas de dolorosas vivencias y grandes esfuerzos, permite que el paso de un gobierno de derecha a uno de izquierda (o viceversa) no se convierta en un drama ni represente una preocupación generalizada, al contrario de lo que pasa en la mayoría de los países latinoamericanos.

Es por este motivo que estas elecciones no han despertado gran interés en la población. Según el más reciente sondeo de Opina Research, el cual también vaticina que la ex presidenta Michelle Bachelet ganará con holgura sea en la primera o segunda vuelta electoral, evidencia que sólo un 13,6% de los chilenos entrevistados asegura haber seguido “mucho” la campaña electoral; mientras que un 42,5% declara haberla seguido “poco” y un 43,1% afirma no haberla seguido “nada”.

La mayoría de los chilenos parecen tener confianza en que una nueva administración de Bachelet será como su primera, que hará reformas pero que no pateará de ninguna forma el hilo constitucional ni se saldrá del marco político, económico y social democrático construido desde 1988 hasta el presente, en base a un acuerdo nacional pluralista. Ello a pesar de sus lógicas diferencias y especificidades programáticas y de estilo con respecto a la gestión de Sebastián Piñera. Basándose en lo que hizo durante su primera gestión, esa mayoría parece estar segura que la candidata centroizquierdista continuará la modernización y democratización chilena, tal y como lo hizo Piñera después de haber recibido de manos de la propia Bachelet la Presidencia de la República en marzo de 2010.

No obstante, algunos políticos, empresarios, expertos, periodistas e intelectuales chilenos han manifestado públicamente preocupación y dudas en relación a este nuevo gobierno de la Dra. Bachelet, pensando que podría inclinarse aún más a la izquierda de lo que estuvo su primer gobierno (2006-2010) y, en consecuencia, afectar no el status quo y el sistema democrático prevaleciente, sino el buen crecimiento económico y político que sigue el país. El propio presidente Sebastían Piñera ha alertado que el programa gubernamental de la candidata opositora es de “anti-crecimiento”.

A quienes andan preocupados no les faltan razones. Es de temer que ahora la ex presidenta se presente a los comicios apoyada de una nueva plataforma política que va más allá de la conocida Concertación de Partidos de la Democracia, coalición ganadora en el plebiscito de 1988 que impidió la continuidad del régimen dictatorial de Augusto Pinochet y que gobernó el país desde 1990 al 2010. La Nueva Mayoría ahora agrupa a los partidos de la antigua Concertación más el Partido Comunista de Chile y algunos partidos menores que se salen del marco de la centro izquierda chilena.

También son de temer algunas de las propuestas gubernamentales que Bachelet y su nueva coalición política exponen a futuro, tales como la reforma tributaria, con la que se pretenden recaudar 9 mil millones de dólares eliminando exenciones tributarias y beneficios de las pymes, o aumentando el impuesto de timbres y estampillas; la educación gratuita sin fines de lucro, que tendrá un costo de 3.500 millones de dólares; y la propuesta de convocatoria de una Asamblea Constituyente para elaborar una nueva Constitución. La falta de claridad en cuanto a la forma y contenido de una nueva carta magna, hacen temer que Chile siga las pautas constitucionales de otros países vecinos, en particular los integrantes del ALBA, que incluyen más estatismo, menos libre mercado y mandatos poco democráticos como a través de la reelección presidencial indefinida.

Sólo la realidad postelectoral nos mostrará el camino que terminará tomando la nueva administración chilena, que seguramente será presidida por Michelle Bachelet. Mucho dependerá de que la variopinta y voluble coalición política que la apoya, logre la mayoría parlamentaria necesaria para cumplir con su ambicioso y populista programa de gobierno.

Pero aun cuando logre ese triunfo mayoritario y contundente, la ex presidenta tendrá que moverse con cuidado, pues si bien la mayoría de los chilenos está a favor de ciertas reformas populistas, no están dispuestos a convalidar un gobierno que frene el desarrollo y la calidad de vida logrados hasta ahora, ni que tenga las características que muestran los actuales vecinos del llamado Socialismo del Siglo XXI. Regímenes éstos que, además de devaluados, ya no cuentan con la misma influencia política en la región que tenían durante el primer mandato de Bachelet.

María Teresa Romero María Teresa Romero

Periodista con Maestría y Doctorado en Ciencias Políticas, especializada en política internacional. Es profesora titular de la Universidad Central de Venezuela, escritora en varios periódicos venezolanos e internacionales, y autora de varios libros. Síguela en Twitter: @MT_romero.