Jorge Enrique Robledo y su peligrosa aspiración a la Presidencia de Colombia

Su figura de académico y hombre incorruptible ha logrado posicionarlo entre la opinión pública como uno de los líderes de izquierda con más opciones de poder en el país

1.242
Una de sus más recientes luchas ha sido en contra de las plataformas digitales que les permiten a los colombianos acceder a servicios de mejor calidad y mejores costos. (Facebook)

No es la primera vez que el senador Jorge Enrique Robledo se postula a la Presidencia de Colombia. El 26 de octubre de 2016 hizo pública su aspiración de llegar a poder en 2018. Sin embargo, debido a diferentes alianzas de la centro-izquierda con el ala más radical del Polo Democrático —el Movimiento Obrero Independiente y Revolucionario (Moir)—, en aquella época se decidió apoyar a Sergio Fajardo y a su fórmula vicepresidencial, la actual alcalde de Bogotá, Claudia López, para que le hicieran frente al uribismo, representado por Iván Duque. Tras la primera vuelta, el candidato de Robledo se tuvo que conformar con el tercer lugar y ver desde las gradas cómo Duque y Gustavo Petro se disputaban el poder en el balotaje. El resultado: el triunfo del uribismo con más de diez millones de votos y el fortalecimiento de la izquierda colombiana con más de ocho millones.

Ante el flojo liderazgo de Petro tras las elecciones, Robledo busca aprovechar las movilizaciones que se llevaron a cabo a finales de 2019, las cuales apoyó, como una plataforma que le permita fortalecer su candidatura y lo convierta en uno de los políticos más sólidos para arrebatarle el poder a la derecha.

La imagen de Robledo en la izquierda

Pese a militar en uno de los sectores más radicales, Robledo ha logrado fortalecer su imagen en los diferentes espectros de la izquierda. Esto se debe no solo a su imagen de hombre sabio e incorruptible que se le ha vendido a la opinión pública colombiana, sino, principalmente, a la fuerza que maneja al interior de diferentes sindicatos, que no solo representan votos, también dinero y fichas clave en diferentes sectores de la sociedad. Ejemplo de ello es la Federación Colombiana de Trabajadores de la Educación (Fecode), que tiene casi 300 000 afiliados que imparten clase en las instituciones públicas de Colombia, lo que significa que la izquierda tiene la sartén por el mango en lo que se refiere al adoctrinamiento ideológico de los estudiantes colombianos. Además, tiene el apoyo de varios de los líderes estudiantiles que han estado a la cabeza de las movilizaciones en el país.

Aunque Petro también tiene influencia en los sectores sindicales, la imagen de Robledo ante la opinión pública es mucho más sólida, pues genera menor resistencia, ya que Petro ha mostrado tener problemas para trabajar en equipo y aceptar puntos de vista, mientras que Robledo ha estado dispuesto a torcer el brazo y quitarse del medio con tal de que la izquierda llegue al poder. Muestra de ello es su apoyo a la candidatura presidencial de Fajardo en 2018 por medio de la Coalición Colombia.

Robledo y el Moir

Robledo milita activamente en el Moir, movimiento con una clara tendencia marxista-leninista-maoísta que tiene en su haber millones de muertos. Es más, la principal ficha de este movimiento es Robledo, tanto así que en su página principal tienen toda una sección dedicada a la labor de este senador. Pese a que intenta no ser relacionado con los proyectos de izquierda de la región, en 2016 en la página del Moir se aclaraba que la misión de la organización que el senador lidera es la de «dirigir la lucha de clases del proletariado colombiano por su emancipación definitiva, instaurar el socialismo en Colombia y realizar el comunismo. Defiende los intereses del pueblo y de la nación colombiana y su objetivo inmediato es la revolución de nueva democracia».

Sin embargo, tras el anuncio de la postulación presidencial de Robledo en ese año, esta misión fue borrada de la página (así lo pudo constatar PanAm Post). Si se tiene en cuenta que el senador es el principal miembro del Moir, dicha misión está en consonancia con su pensamiento y antes de ser publicada en la página web es posible que haya pasado por sus manos.

Aunque Robledo se cuida de utilizar los términos comunismo y socialismo, ha emprendido una fuerte guerra contra el libre mercado, dejando de lado la evidencia que demuestra que la calidad de vida de los ciudadanos bajo sistemas capitalistas mejora sustancialmente, e impulsa sistemas que afectada de forma radical a los que dice defender, los cuales, en la mayoría de los casos, implementan el hambre como sistema de represión.

El modelo económico de Robledo: un proteccionismo radical

Aunque en 2012 el senador Robledo afirmó que “la historia del capitalismo es la historia de la intervención del Estado en la economía”, él es el principal defensor de la injerencia de este en el mercado, impulsando un proteccionismo radical.

Una de sus más recientes luchas ha sido en contra de las plataformas digitales que les permiten a los colombianos acceder a servicios de mejor calidad y mejores costos. Pese a esto, y a que afirma estar del lado de las personas de menores recursos, se ha abanderado de la lucha contra el funcionamiento de Uber, en consonancia con el oligopolio de taxis que busca limitar toda oferta para acaparar el mercado y cortarles a miles de conductores de diferentes plataformas sus ingresos.

También ha criticado duramente los tratados de libre comercio que se han realizado en las últimas tres décadas, y propone crear cuotas de importación, lo cual encarecería los productos, perjudicando así a los de menores recursos, pero beneficiando a sectores que hoy lo respaldan.

En 2016, tras la postulación de Robledo a la Presidencia, el economista Luis Guillermo Álvarez afirmó:

Se ha destacado en el congreso más por su constancia que por su sabiduría. Siempre se ha visto y proclamado como el paladín de los pobres y los despojados. Paradójicamente, las políticas económicas que impulsa reducen la oferta disponible de bienes y servicios de los pobres que dice defender al tiempo que elevan los ingresos de terratenientes, productores ineficientes y de buscadores de renta que se lucran de la intervención parasitaria del Estado.

Aunque Robledo propone acabar con “el capitalismo de amigotes”, sus propuestas solo evidencia que busca reemplazar unos amigos por otros, beneficiando a los sectores que no solo lo ayudarían a llegar al poder, sino que lo mantendrían en él.

Su ambigua postura sobre Venezuela

Así como ha intentado evitar ser relacionado con el comunismo y el socialismo, Robledo evita referirse a la crisis política y social que enfrenta Venezuela. En la más reciente entrevista realizada por la periodista colombiana Vicky Dávila para Semana se le preguntó si catalogaba al régimen de Nicolás Maduro como una dictadura. En medio de su incomodidad afirmó que “los rótulos se han ido volviendo difíciles para definir las cosas” y se escudó en “la autodeterminación de los pueblos” para evitar ahondar en el tema.

Cuando Dávila le pidió definir con una palabra a Maduro, se negó y acudió nuevamente al argumento de los rótulos, pero sí acudió a estos cuando la periodista le pidió definir al presidente interino de Venezuela, Juan Guaidó. Robledo afirmó: “patético. Lo de Guaidó es terrible”. O sea, sus palabras fueron más fuertes contra quien llegó constitucionalmente en enero de 2019 a la Presidencia de Venezuela que contra quienes han sumido a este país en la miseria por medio de la represión y la tiranía.

En la entrevista también afirmó que de llegar a la Presidencia de Colombia mantendría unas buenas relacionas con el régimen y se opuso a toda acción internacional que ayude los venezolanos a librarse del yugo socialista en el que viven.

El peligro que representa Robledo para Colombia

Robledo representa una de las alas más radicales de la izquierda colombiana, el Moir, que busca implementar el socialismo en Colombia. Su apasionamiento por el proteccionismo ha mostrado que su verdadero interés no son los ciudadanos ni los sectores más necesitados, sino los sectores que lo respaldan y lo mantienen en el poder.

Su figura de académico y hombre incorruptible ha logrado posicionarlo entre la opinión pública como uno de los líderes de izquierda con más opciones de poder en el país. Robledo podría capitalizar la votación obtenida por Petro en 2018, y si a esto se le suma el adoctrinamiento ejercido en las instituciones públicas por integrantes de movimientos de izquierda que lo respaldan, sus opciones de poder son más que reales, quizás no tanto para el 2022, pero sí para el 2026, cuando se verían los frutos de la labor ejercida por maestros y estudiantes al interior de las aulas.

Sus posturas económicas, que ha defendido a ultranza desde el Senado, llevarían a Colombia a una de las mayores crisis, pues su postura de renegociar tratados de libre comercio bajo sus condiciones de cuotas; fortalecer los sindicatos y gremios que lo apoyan; la modificación del sistema educativo (con un mayor adoctrinamiento que el actual); el aumento del gasto público, entre otras, traerían como consecuencia la salida masiva de capitales del país, una inflación disparada, el fortalecimiento del narcoterrorismo (al no combatir con fuerza las narcoguerrillas colombianas que se han radicado en Venezuela con la protección del régimen chavista), el aumento de la deuda externa, el desempleo y la pobreza.

Cuando comenzamos el PanAm Post para tratar de llevar la verdad sobre América Latina al resto del mundo, sabíamos que sería un gran desafío. Pero fuimos recompensados por la increíble cantidad de apoyo y comentarios de los lectores que nos hicieron crecer y mejorar.

¡Forma parte de la misión de difundir la verdad! Ayúdenos a combatir los intentos de silenciar las voces disidentes y contribuye hoy.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento