Virales

Newsletter

Comunidad LGBT: llegó la hora de defender el derecho a portar armas

Por: Nelson Albino Jr. - @nalbinojr - Jun 16, 2016, 12:44 pm
(Wikimedia) LGBT
El presidente de los Estados Unidos, Barack Obama, nuevamente utiliza un evento trágico para hacer un llamado a imponer controles de armas. (Wikimedia)

La tragedia ocurrida en la ciudad de Orlando, el pasado 12 de junio, es algo que pone a pensar a cualquier ciudadano. El simple hecho de que un individuo llegue a un lugar público como una discoteca y abra fuego contra todos los presentes da pavor.

La tragedia acontecida en la discoteca Pulse, en Orlando, Florida, no sólo es la masacre más grande en la historia de los Estados Unidos de América, sino que nuevamente abre el debate sobre las armas.

Nuevamente, los progresistas están utilizando una tragedia a conveniencia para adelantar una agenda política disfrazada de agenda social. El presidente de los Estados Unidos, Obama, nuevamente utiliza un evento trágico para hacer un llamado a imponer controles de armas más fuertes en la nación, a la vez que continúa negándose a utilizar el término del “Islam radical”.

Entiendo por un lado el asunto de que el perpetrador de esta masacre, el joven de descendencia afgana, Omar Mir Seddique Mateen, no representa a toda la comunidad musulmana en el mundo, pero tampoco representa a todos los poseedores de armas excepto aquellos que se niegan a acusar al islamismo radical por los actos de este joven asesino. Son unos irresponsables al pretender desarmar a la ciudadanía, en especial cuando es evidente que el país está vulnerable a este tipo de actos de terrorismo.

Esta vez, la víctima del terrorismo islámico fue la comunidad gay, y por lo tanto es a la comunidad gay a la que le toca ahora unirse a los grupos constitucionalistas que abogan por defender la Carta de Derechos, incluida en ella la Segunda Enmienda, que garantiza el derecho no sólo a portar armas sino el derecho a la vida, porque una nación donde hay que pedirle permiso al Estado para defender tu vida, es una nación donde no existe el derecho a la vida.

Luego de que la Suprema Corte de los Estados Unidos declarara el matrimonio igualitario como constitucional hace exactamente un año, la comunidad LGBT ya no tiene por qué tener algún tipo de lealtad política hacia los grupos progresistas que antes abogaban por los derechos de los homosexuales y que, aparentemente, pareciera ser que ahora no.

Miren donde está la hipocresía de los grupos progresistas que ahora llaman por un control de armas federal para supuestamente defender a comunidades como la LGBT. El Islam como religión, ha probado en un sinfín de ocasiones ser una religión intolerante.

Los musulmanes consideran a la homosexualidad como una abominación que debe ser castigada con la muerte, es decir, no se conforman con simplemente llamarlos pecadores, sino que se creen con el derecho a quitarles la vida en el nombre de Alá.

Este tipo de creencias es una de las que el terrorismo islámico busca imponer en el mundo occidental a través del terror. Mientras el terrorismo islámico se manifiesta en distintas partes del mundo, el presidente Obama no sólo se niega a usar el término, sino que también defiende la entrada libre de este tipo de culturas a la nación.

No creo que todos los musulmanes busquen imponer la ley Sharia, yo tengo amigos musulmanes que son excelentes personas, tuve en la universidad un compañero de cuarto que era musulmán, amigo y excelente ser humano, pero el país está en una situación de emergencia y su Gobierno debe ser el primero en admitirlo.

La comunidad LGBT debe dejar de oír el discurso barato y subliminal de algunos de sus líderes acusando al Cristianismo de todos los males que les ocurren a los homosexuales. Es cierto que la Iglesia Cristiana por mucho tiempo ha discriminado a la comunidad gay, pero la realidad es que los cristianos también son perseguidos y masacrados.

Para los progresistas, los cristianos del mundo occidental son culpables de la intolerancia contra los homosexuales y los musulmanes no deben ser juzgados por sus creencias arcaicas de la edad de piedra, sin embargo nunca hablan de cómo diariamente comunidades cristianas enteras son masacradas en el Medio Oriente y África por estos mismos grupos extremistas que el presidente Obama se niega a condenar.

No es misterio y creo que ahora, con lo sucedido en Orlando menos, los musulmanes extremistas no sólo odian a los cristianos sino también a los homosexuales. Y cuando el presidente Obama se compromete a aumentar la inmigración de miles de ciudadanos de países donde debido a su religión tienen un odio abierto hacia la comunidad gay, entonces debe comprenderse que es hora de que la comunidad LGBT se pregunte si de verdad el presidente Obama y los demócratas los apoyan y respaldan como suelen decir, porque no sólo le abren las puertas a personas peligrosas que odian a esta comunidad sino que también abogan por desarmar a la comunidad gay.

Si usted como líder y ciudadano aboga por los derechos de los homosexuales y sostiene que los homosexuales son iguales ante la ley que los heterosexuales, pues entonces no abogue por desarmarlos y dejarlos indefensos.

Si usted se para frente a un podio o un micrófono a decir que los homosexuales merecen ser tratados justamente, pues defienda el derecho que ellos tienen como ciudadanos de esta gran nación a portar armas y a defenderse de un enemigo que ya es claro que les declaró la guerra.

Amigos míos de la comunidad LGBT, llegó la hora de que al igual que se levantaron para defender su derecho al matrimonio también se levanten a defender su derecho a la vida.

Muchos heterosexuales no los dejamos solos en su lucha por el matrimonio igualitario, pues no nos dejen solos en esta lucha por el derecho a la vida que también los incluye a ustedes.

Nelson Albino Jr. Nelson Albino Jr.

Nelson Albino Jr. es periodista independiente, investigador y bloguero puertorriqueño. Síguelo @nalbinojr.