La política de Puerto Rico, la última víctima del huracán María

125
(Wikimedia)
(Wikimedia)

No existe ninguna duda de que el huracán María cambió a Puerto Rico para siempre.El daño en infraestructura, las fatalidades, los retos que ha provocado en temas como la educación, salud e emigración masiva de puertorriqueños hacia losEstados Unidos continentales, ha provocado que Puerto Rico tenga que cambiar muchas cosas de una vez por todas.

Siempre aparecen los que quieren aprovecharse políticamente de la tragedia, como lo está intentando hacer actualmente la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz, quien ha estado intentando utilizar los 15 minutos de fama que el presidente de los Estados Unidos Donald Trump le dio a través de Twitter para construir una futura candidatura a la gobernación de la isla en las elecciones del 2020, pero el deseo del pueblo de levantarla isla de nuevo es mucho más fuerte que la hipocresía y las ambiciones de poder de Yulín.

El pueblo debe tomar esta oportunidad para reflexionar lo que debemos cambiar para que Puerto Rico se levante más fuerte que nunca, para que el día que la naturaleza decida nuevamente manifestarse estar preparados y listos para la recuperación. Yo no soy creyente en las casualidades, mucho menos cuando los cambios son provocados por la naturaleza. Yo creo que la vida, o Dios, o en lo que usted quiera creer, nos ha enviado un mensaje de que debemos cambiar y tomar un nuevo rumbo. Es hora de que Puerto Rico realice los cambios radicales que ha estado reacio a hacer.

La pasada semana el comentarista de la cadena NotiUno 630, Enrique “Kike” Cruz, escribió en su cuenta de Twitter que los líderes del anexionismo tienen que buscar la manera de como “detener a la alcaldesa”, porque hay “billetes corriendo”. También escribió que Yulín quiere “descolonizar a Puerto Rico” pero no se atreve a decir la palabra independencia.

Kike Cruz no ha dicho nada nuevo. Esto lo he dicho desde que se supo el resultado de las elecciones el año pasado. La maquinaria del Partido Popular Democrático (PPD) donde milita Yulín está en el suelo, su liderato es invisible, están sin dinero y tuvieron que nombrar a Hector Ferrer como presidente del partido otra vez porque se quedaron sin un líder fuerte. El paso del Huracán María se ha convertido en la carta a la que el equipo de Carmen Yulín ha apostado para su candidatura a la gobernación en el 2020. Tiene a los sindicatos locales y al sector radical del Partido Demócrata (compuesto mayormente de sindicatos en la nación) de su lado. Eso significa que va a tener mucho dinero disponible para la campaña, ya que se venden como organizaciones de “justicia social”, pero participan más del inversionismo político que cualquier empresa o corporación. Los sindicatos y las organizaciones de izquierda en la nación son poderosos donantes y ella tendrá a su disposición fondos de esa gente para su campaña, lo que significa que posiblemente su campaña será la más fuertemente financiada en la historia política de Puerto Rico. Veremos mucha propaganda.

 

Ella ha sabido aprovechar sus 15 minutos de fama en los medios nacionales con sus actuaciones dignas de un Oscar “llorando” y hablando de descolonización, pero sin decir en ningún momento como busca descolonizar la isla, ya que eso representaría el fin de su carrera política y de sus ambiciones, ya que el ideal que ella cree no pasa del 2.5% del voto popular cada 4 años y con la creciente influencia del gobierno federal en la isla y la atención mediática que ha recibido Puerto Rico en los Estados Unidos en el que se nos ha reconocido como ciudadanos estadounidenses, ese 2.5% puede que se reduzca aun más. Los líderes anexionistas la subestiman porque piensan que al ella simpatizar con los ideales de izquierda, el pueblo no la elegiría gobernadora. No se duerman de ese lado, los líderes de izquierda son los mejores apelando a la pasión y a los sentimientos y lo estamos viendo con toda la propaganda que se ha publicado de Yulín en páginas como NowThis Politics y Al Jazeera. Al nivel que en la nación hay anglosajones que simpatizan con ella sin saber que en la isla ella ha participado de mítines anti-americanos. Así de poderosa es la propaganda.

La ciudad de San Juan continúa llena de escombros y basura. ¿Cuál es el propósito de permitir eso? ¿Dejar a San Juan hecha un desastre para decir que es culpa del gobierno federal?

La cúpula del PPD no la quiere y no encuentran la manera de deshacerse de ella y de su combo, entre ellos el niño malcriado de Manuel Natal, porque saben que ella no comulga con los ideales en los que ese partido fue fundado.

¿Ustedes recuerdan cuando en mayo del año pasado dijo frente a las cámaras de un programa del canal Wapa Televisión, que el Estado Libre Asociado (ELA) era una “colonia”?

Entonces si ella no cree en el ELA, pero tampoco cree en la anexión como estado de la Unión, ¿en qué cree? Creo que la pregunta se responde por sí sola, no es ninguna ciencia.

Si Carmen Yulín llegara a convertirse en gobernadora, Puerto Rico tendría residiendo en la Fortaleza por primera vez en su historia a un gobernante independentista a pesar de que la última vez que el ideal independentista superó el mísero 5% en el voto popular fue en las elecciones generales de 1956, cuando todavía ni siquiera el anexionismo había tenido su primer triunfo electoral.

¿Pero cómo sería posible que un independentista llegara a la Fortaleza si en las últimas tres elecciones generales, el Partido Independentista Puertorriqueño (PIP) apenas superó el 2% en el voto popular?

La respuesta es sencilla, porque el PPD lleva años siendo infiltrado por independentistas que saben que la única manera de llegar a posiciones de poder es disfrazándose de estadolibristas en el PPD. Ser independentista y militar en el PPD es una contradicción total. Los estadolibristas creen en la ciudadanía estadounidense para los puertorriqueños y creen en la unión con Estados Unidos, así sea como una colonia, pero el asunto es que creen en esa relación de unidad.

Si esos son los ideales en los que el ex-gobernador Luis Muñoz Marín fundó el PPD en 1938, ¿cómo sería posible que una independentista como Carmen Yulín fuera la candidata de ese partido a la gobernación del territorio en las próximas elecciones del 2020?

Nuevamente sencillo, gracias a la propaganda. Estamos viviendo unos tiempos donde todo aquel que esté en contra del Presidente Donald Trump, aunque sea un corrupto y un mentiroso, es una “buena persona” y ella ha sabido sacarle ventaja política a eso. Desde que el Huracán María azotó la isla y Yulín ha ido por ahí haciéndose la víctima, ya nadie recuerda que las oficinas del Municipio de San Juan fueron allanadas por el FBI y que unos arrestos por delitos de corrupción que el FBI realizó este año incluyeron a personas que tenían contratos con el Municipio de San Juan. La gente ha olvidado los jugosos contratos por hacer nada a personas como Clarissa López, hija del ex-convicto federal Oscar López Rivera y Pedro Julio Serrano. Han olvidado los mítines anti-americanos en los que ella ha participado y han olvidado que ella no es quien dice ser.

A mi como puertorriqueño no me da ninguna gracia imaginar a una gobernadora siendo aconsejada y asesorada en privado por una persona como Oscar López Rivera, y esa sería Carmen Yulín si llegara a ocupar el cargo.

Si usted no cree en la independencia y considera darle el voto a Carmen Yulín, pues buena suerte tratando de resolver esa contradicción. Si Yulín llegara a ser gobernadora, los responsables de eso serían solamente los líderes del anexionismo, ya que desenmascarar a esta señora no es ninguna ciencia. Continúen subestimándola y verán los resultados de aquí a tres años. No digan que no se los advirtieron.

 

Comentarios