El hambre hace que regresen las protestas a Venezuela

108
(Twitter)
Desde hace varios días en diferentes localidades de bajos recursos, se han generado protestas. Son pequeñas manifestaciones de un grupo de vecinos hastiado. (Twitter)

El hambre hace que regresen —después de varios meses—, las protestas a Venezuela. No de la misma forma; pero en estados como Anzoátegui y Bolívar, algunas calles amanecieron trancadas.

No ha sido la libertad ni la falta de democracia. Tampoco algún usual golpe de Estado. Esta vez el hambre impulsó a venezolanos a retomar las calles.

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario

«Ciudad Guayana [estado Bolívar] amaneció por segundo día consecutivo con protestas por comida. Los retrasos en la entrega del CLAP motivan las manifestaciones, lo que comprueba lo erróneo de una política que lo que hace es maquillar el racionamiento alimentario en Venezuela», escribió en su cuenta de Twitter el periodista del Correo del Caroní, Oscar Murillo.

Otros usuarios de la red social reportaron focos de manifestaciones en San Felix, Puerto La Cruz y en otras ciudades. Trancaron las calles; en algunas zonas quemaron cauchos.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

De acuerdo con los medios y reporteros de las zonas, las personas habrían estado protestando para exigir al régimen de Nicolás Maduro que cumpla con las dádivas que ofreció. Se habla de un «bono navideño» que fue ofrecido por el Partido Socialista Unido de Venezuela al que apoyara a Maduro en las urnas el pasado diez de diciembre.

Otros aprovecharon para reclamar la tardanza de los Comités Locales de Abastecimiento y Producción (CLAP), que son las cajas con alimento que el régimen otorga a precios accesibles a los hogares. Muchas familias dependen exclusivamente de esta política.

Cerca de Caracas también hubo protesta. De acuerdo con el medio Efecto Cocuyo, «vecinos del sector Marapa, Catia La Mar [Vargas], protestaron este martes, 19 de diciembre, por comida. Pero en vez de recibir soluciones por parte de las autoridades, efectivos de Polivargas reprimieron con perdigones y bombas lacrimógenas».

Una vecina de la zona, Dilaris Fernández, cuenta a Efecto Cocuyo: «Tenemos más de un año sin recibir una bolsa de leche para nuestros hijos. Más de un mes tenemos que esperar por una bolsa [CLAP] y la miseria que nos llegan son cuatro harina PAN, una harina de trigo, un kilo de arroz, un aceite y un kilo de azúcar. Eso no alcanza para un mes en una casa donde hay seis personas».

La desbordante inflación, aunado a la escasez de alimentos, ha generado una tormenta devastadora para los hogares de Venezuela. Para muchas familias es imposible poder garantizar su alimentación adecuada. El régimen les ofrece la bolsa o caja CLAP; sin embargo, aunque también implica un costo, tampoco se trata de una solución perfecta.

Fue por la falta de alimentos. Por la crisis y por la mediocridad del régimen —en al menos, la entrega de la miseria—; lo que provocó que los vecinos de Vargas trancaran en la mañana la entrada del sector Marapa. Inmediatamente llegaron las autoridades para dispersar la manifestación.

Lanzaron bombas lacrimógenas y perdigones. La protesta no se prolongó. Vecinos desarmados; mujeres, jóvenes; todos hambrientos; fueron reprimidos. Y a un hombre, que se encontraba entre los manifestantes, se lo llevaron detenido.

«Estamos trancando por la comida, por el agua y por los beneficios que dan para el barrio y que no llegan. Antes en mi casa se comía tres veces pero ahora se come una, para poder darle a mi hijo», contó Alicia Mora a el Efecto Cocuyo.

Pero no ha sido solamente este 19 de diciembre. Desde hace varios días en diferentes localidades de bajos recursos, se han generado protestas. Son pequeñas manifestaciones de un grupo de vecinos hastiado; pero que representan un pequeño vestigio de dignidad entre la miseria.

Contribuya hoy al PanAm Post con su donación

Suscríbase gratis a nuestro boletín diario
Suscríbase aquí a nuestro boletín diario y nunca se pierda otra noticia
Puede salirse de la lista de suscriptores en cualquier momento